Por Pacto Fiscal, municipios cordobeses recibirán unos $200 M más

La Provincia recibirá unos $1000 millones más para compensar pérdidas por cambios del impuesto al Cheque y Ganancias. Lo referido a la modificación del Fondo del Conurbarno no se reparte.



Por estos días, la alianza de radicales y referentes del Pro en Córdoba está ocupada en sus diferencias internas de frente a la carrera a la gobernación en 2019, por lo que -coyunturalmente- perdieron protagonismos los reclamos por la coparticipación de los municipios. De ninguna manera quiere decir que no regresará.
En enero Córdoba recibió $78 millones más de coparticipación en compensación a las modificacions impuesto al cheque y la eliminación del artículo 104 de Ganancias. Estos recursos se reparten a los municipios. No así los del Fondo del Conurbano, que el mes pasado fueron $648 millones. De los $1000 millones anuales de compensación que recibirá la Provincia para amortiguar la caída de la coparticipación, pone en juego la transferencia de $200 millones a comunas y municipios (reenvía el 20%) para que ambos niveles queden en condiciones iguales a lo que sucedería de no existir el pacto fiscal. El cálculo es del Iaraf, la consultora de Nadín Argañaraz.
En el caso de Catamarca,por ejemplo, donde la coparticipa es del 25%, siguiendo la misma lógica, debiera enviar a sus municipios $37,5 millones para lograr la mentada equiparación. En enero, cuando comenzó a impactar el nuevo Consenso Fiscal, Córdoba recibió $78 millones de pesos más como compensación de lo que perdió por la eliminación del artículo 104 del Impuesto a las Ganancias y el Impuesto al Cheque que ahora va todo a la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses). De ese total, los municipios recibieron $ 15,6 millones.
Desde el Iaraf subrayan que no debe confundirse este análisis de la compensación, con el hecho de que el consenso fijó también un destino y un administrador específico (las provincias) para los fondos que antes eran del Conurbano y de Necesidades Básicas Insatisfechas. En este caso, la directiva de que estos fondos sigan siendo administrados por los gobernadores y no se incluyan en la masa coparticipable con municipios. Lo que se busca es mantener a las propias provincias con un nivel de ingresos para administrar por coparticipación federal similar al existente previo a la firma del acuerdo.
Si las jurisdicciones se vieran en la situación “de convertir a estos ex fondos en recursos coparticipables, enviando los correspondientes porcentajes a sus niveles inferiores claramente su situación sería una en la que terminarían administrando menores ingresos en comparación con lo que hubiera ocurrido sin el consenso, situación que evidentemente no hubiera sido aceptada por ninguna de las 23”, plantea la consultora.
Los cambios claves que rigen este año son la prórroga del impuesto al cheque hasta el 2022 con su reasignación (antes sólo se enviaba a la masa coparticipable un 30% de lo recaudado y el resto a Anses; ahora va todo al organismo) y la eliminación del artículo 104 de Ganancias, lo cual implica el fin de las detracciones (20% a Anses; 10% al Fondo del Conurbano, 4% al Fondo de Necesidades Básicas Insatisfechas y 2% ATN).
En el primer caso, Córdoba recibirá una coparticipación inferior en $3.100 millones a la que hubiera obtenido y, en el segundo, la masa a recibir se incrementa en $7.100 millones. Por la eliminación del Fondo del Conurbano y del de NBI, salvo CABA y Buenos Aires (gran “ganadora”) todas las provincias pierden fondos; a Córdoba le ingresarán $4.500 millones cuando antes eran $9.500 millones.
Es decir, por Ganancias Córdoba gana $7.100 millones por un lado, mientras que resigna $5.000 millones por el otro. Un neto a favor de de $2.100 millones; como por Cheque resigna $3.100 millones, surge una necesidad de compensación de $1.000 millones para este año.
El Iaraf insiste en que el pacto fiscal, por más que tuvo el objetivo de no cambiar el nivel de coparticipación a cada provincia respecto a la situación “pre-consenso”, sí generó una modificación hacia el interior de las provincias al fijar un administrador y un destino específico para la compensación. En caso de que los gobernadores no incluyan estos montos dentro de la masa a repartir con sus municipios, se verificará efectivamente una caída en los fondos que reciben en comparación con 2017.



1 Comentario

  1. ¡Ah, menos mal que van para los Municipios! ¿Porquè los legisladores de UPC no reclamaron que esos fondos, mejor vayan para reparar los Hoteles de Embalse, ya que tienen tanto “interes” en ellos? Es muy fácil pedir. Esos hoteles estàn abandonados desde HACE AÑOS y justo AHORA, cuando el país sufre una crisis profunda, se “acordaron” de reinvidicarlos, cuando hay OTRAS PRIORIDADES mas URGENTES

Dejar respuesta