CGT Córdoba “acata pero no cumple” marcha moyanista

La central obrera que conduce el estatal José Pihen definió no movilizar hoy en apoyo a la convocatoria del líder del gremio de camioneros. Cada sindicato tendrá libertad de acción.



Por Marcos Duarte

En épocas de la colonia, la fórmula “acátese pero no se cumpla” era utilizada cuando un representante de la corona aceptaba la legitimidad de un mandato superior pero se abstenía de ejecutarlo por no considerarlo viable en determinado contexto.
La CGT Córdoba emuló aquella paradójica sentencia: no movilizará hoy por las calles de la ciudad, pero comparte los argumentos que esgrimen quienes adhieren a la convocatoria del moyanismo a nivel nacional. De esta manera intenta contener a las distintas opiniones que conviven en la central obrera.
Luego de una semana en la que todos los referentes gremiales sentaron posición sobre la marcha a realizarse hoy en la ciudad de Buenos Aires, la conducción de la CGT impulsó la realización de un “Acto con los cuerpos orgánicos en apoyo a la Jornada Nacional de Movilización”.
El heterodoxo título grafica las dificultades que enfrentan los distintos sectores del movimiento obrero para realizar acciones unitarias. En relación a la movilización de hoy, lo que divide opiniones es, ni más ni menos, que quien lidera la protesta: el histórico Hugo Moyano.
El remozado protagonismo del líder camionero produjo una fragmentación creciente en el mundo sindical. Dos de los tres miembros del triunvirato que lidera la CGT (Héctor Daer y Carlos Acuña) anunciaron que no apoyan la marcha y la mayoría de los sindicatos grandes no aportará su poder de movilización.
La principal acusación que repitieron al unísono todos los referentes que se mostraron críticos con la convocatoria es que Moyano manipula las demandas legítimas de los trabajadores para hacer una demostración de fuerza en el marco de la disputa que mantiene con el gobierno nacional. Los más ácidos sugieren que los problemas judiciales que enfrenta el jefe sindical son la causa principal de su escalada combativa.
La situación de tensión que atraviesa el mundo sindical tiene su traslado en Córdoba. Las diferentes posiciones que mantienen los referentes gremiales hacen inviable una réplica local de la jornada moyanista.
A pesar de esto, los representantes de los sindicatos alineados en la central obrera que lidera José Pihén pudieron acordar un documento crítico a la política del gobierno nacional.
“Si el fin del año anterior estuvo marcado por el escándalo de la Reforma Previsional y su descarado robo a los haberes de los jubilados nacionales, el comienzo de este año ratifica la voluntad del Gobierno Nacional de impulsar políticas que agreden a los trabajadores y que esta CGT Regional ha venido denunciando en forma permanente” comienza el duro comunicado que hicieron conocer en el día de ayer.
Hubo también un párrafo dedicado al Jorge Triaca, titular de la cartera laboral del ejecutivo nacional. “El escándalo de un Ministro de Trabajo con empleados en negro a los que además de maltratar se designa en sindicatos intervenidos para blanquear su remuneración”, consigna el texto del documento.
Más allá de los ásperos calificativos, la participación concreta de los sindicatos cordobeses más afines al reclamo tendrá dos modalidades. La primera será una concentración en el local cegetista de la calle Chacabuco, donde la primera plana de la dirigencia se dará cita a fin de prestar un apoyo simbólico a la protesta.
La segunda, que protagonizarán los sectores más comprometidos con los convocantes, será el traslado de grupos de militantes a la movilización que se producirá en la ciudad de Buenos Aires. Esta opción será la que tomarán los dirigentes de Luz y Fuerza, cercanos al moyanismo, y de UEPC, alineados nacionalmente con la CTA kirchnerista de Hugo Yasky.
La secretaria adjunta de la CGT y diputada provincial de Unión por Córdoba, Ilda Bustos, avaló esta modalidad. “Adherimos a los reclamos que dan lugar a la movilización de mañana, muchos gremios van a viajar a Buenos Aires”, afirmó en declaraciones a Radio Nacional.
Los movimientos sociales tendrán su propia agenda en el día de hoy y, además de asistir a la reunión en el local de la CGT, movilizarán sus adherentes por las calles de la ciudad hasta el Patio Olmos, junto a gremios como ATE.
Por otro lado, el kirchnerismo sindical tampoco pudo unificar una postura con respecto a la jornada de protesta. ADIUC, liderado por el diputado nacional Pablo Carro, adhirió en todos los términos a la movida moyanista. El SURRBAC, por su parte, aclaró que no participará de ninguna acción de protesta y su vocero, Franco Saillén, se expresó duramente con respecto a las características de la convocatoria.
Las consignas críticas al gobierno nacional parecen ser un elemento unificador del complejo archipiélago sindical cordobés, pero la movilización que tendrá lugar durante el día de hoy no parece ser el primer paso hacia la unidad.



Dejar respuesta