Cristina habla, Estela no escucha

Pese al contenido de las nuevas escuchas de Cristina Kirchner, parece que Estela de Carlotto no la va a abandonar.



Por Javier Boher
javiboher@gmail.com

Menudo regalo le hizo Luis Majul a Cristina de cara a su cumpleaños. Pese a que ya se perdió la novedad de las escuchas, los diálogos con Parrilli siempre son reconfortantes, porque ayudan a sacarle el tono épico al relato kirchnerista.
Con cada nueva grabación, la grieta toma una nueva dimensión. Es que los dichos de Cristina denotan que la política -máxime en Argentina- se construye desde el pragmatismo, aunque después se venda desde lo ideológico.
Las grabaciones ayudan a poner en contexto algunas acciones para visibilizar lo que ya todos sabían. La defensa solapada de Menem -llevándolo en la boleta del FPV elección tras elección- le da lugar a una defensa airada. En su charla con el ex secretario de Inteligencia demuestra admiración por el caudillo riojano, a su entender el verdadero reformador del peronismo.
Las loas de la ex presidenta hacia el hoy senador nacional contrastan con el reiterado hostigamiento que recibió Menem durante todo el gobierno kirchnerista, representando todos los males del neoliberalismo. Así se puede ver que el relato ideológico puede operar en un nivel distinto que las verdaderas creencias políticas.
Algunos, pese a la experiencia que cargan en sus espaldas, parecen no ver este juego entre la necesidad política y la realidad política. Es que la realpolitik no siempre se deja ver cuando el ojo no está bien entrenado.
Mientras ciertos personajes que supieron defender las banderas del kirchnerismo hoy escapan del foco de los medios, esperando a que el tiempo pase para así poder lavar su imagen, otros siguen encerrados en aquel paraíso terrenal que les significó la “década ganada”.
Estela de Carlotto sigue sin asimilar el cambio de época. En un encuentro en la Cámara de Diputados de provincia de Buenos Aires, destiló odio hacia el gobierno. Pese a llamar al acuerdo y la concordia, su amor por el kirchnerismo la hizo rodearse de parte de su núcleo duro para protestar contra eso que consideran una dictadura incipiente.
De la larga serie de frases que dejó vamos a elegir unas pocas. “Si pudimos con Videla vamos a poder con Macri”. Demasiado fuerte comparar a un presidente electo con un gobernante de facto al que no pudieron deponer, tal como intentan hacer con el actual mandatario.
Hay mérito en lograr que los responsables de quebrar el orden institucional terminen presos, pero hacerlo más de 15 años después de que ya habían sido juzgados no parece precisamente “poder”. Parece más “oportunidad”, ante personajes que representaban a un sector social mucho menos importante que a mediados de los ‘80.
La segunda frase es terrible, especialmente por quien la pronuncia. “Mienten, pero no es porque estén fingiendo. Son mentirosos de nacimiento”. Es muy difícil escuchar que una persona que sufrió en carne propia el robo de bebés justifique la maldad en una cuestión de nacimiento.
Ese fue, justamente, el argumento de los que se robaron los nietos que aún hoy siguen buscando.
Cristina, en su crudeza telefónica, puso en un aprieto a Estela. Es que allí tuvo palabras muy poco afortunadas para su hijo Remo, que en su momento decidió romper con el bloque del FPV para emigrar con sus compañeros del Evita. Quizás olvidó lo que representa su madre para el relato, o quizás para ella la titular de Abuelas sólo fue otra oportunidad.
Tal vez, por qué no, Estela guarde silencio ante los dichos de Cristina. Porque, como aquellas enamoradas de novela que esperan en el muelle a que vuelva su amado marinero, está dispuesta a perdonarle sus deslices con tal de que le traiga de regreso aquellos momentos felices.



1 Comentario

  1. Estela, le debe la “promoción y el bienestar de su familia” a Cristina. Probablemente ninguno de sus hijos habrían tenido acceso a cargos publicos electivos sino hubiese estado EL DEDO de CFK. Cuando se habla de “militancia rentada”, pues de esto se trata. ¿O acaso no tuvimos (y aún tenemos) a REPRESENTANTES DEL PUEBLO DE CORDOBA, como Legisladoras Nacionales como Monica Gutierrez y la Bonaerense Camporista, Gabriela Estevez, eso si ambas con previo paso por el bien remunerado cargo dirigiendo el ANSES CORDOBA. En el caso de Estevez, tambièn se benefició su pareja, Diego Atala, con el cargo de Director de FADEA. Es triste cuando los que se dicen “progresistas” son tan ambiciosos como los “enemigos del pueblo”, que dicen confrontar. ¡FARSANTES!

Dejar respuesta