Lábaque cumple con Macri: pidió renuncia de su hijo

El hijo del viceintendente dejará de desempeñarse como su asesor en el Concejo Deliberante. La medida se enmarca en la decisión del Presidente de prohibir las relaciones laborales entre funcionarios y familiares.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La segunda autoridad de la ciudad de Córdoba, Felipe Lábaque, formó parte de la comitiva que escoltó al presidente Mauricio Macri en su 12º visita a la provincia. En aquella oportunidad, el diputado Héctor “La Coneja” Baldassi tuvo que compartir la exclusividad que había ostentado en anteriores incursiones de su jefe político. Lógico: la agenda política por la elección provincial comienza a convivir con el proceso de instalación de dirigentes que buscarán pelear por el sillón que hoy ocupa el radical Ramón Mestre.
El titular del Concejo Deliberante de Córdoba espera que Macri defina el rol que le tocará desplegar dentro de dos años. Mientras transcurre la espera, son sus operadores son quienes lo ubican en la compulsa por el gobierno del Palacio 6 de Julio. Aunque dejan entrever el plan b que explica por qué el también presidente de Atenas comenzó a mostrarse cercano al Intendente y más elogioso: el segundo renglón de la boleta provincial.
El dato es llamativo porque trascendieron las diferencias entre los compañeros de la fórmula municipal de 2015. Cuando tiene oportunidad, Lábaque le espeta a Mestre que no cumplió con acuerdos previos, por caso, la entrega de lugares expectables para el macrismo en el gabinete.
Como sea, el convite del Presidente a Lábaque, también al hombre boina blanca Rodrigo de Loredo –otro de los dirigentes anotados para recalar en el municipio- es una señal que anticipa que iniciará en lo inmediato la estrategia de instalación de los interesados. Y en ese contexto, el lanzamiento no puede producirse con un paso en falso o, en otros términos, en la dirección contraria a los lineamientos generales del espacio.
Luego de las expresiones públicas de apoyo al decreto de Macri que prohíbe las relaciones laborales entre ministros y parientes dentro de la estructura del Poder Ejecutivo, se generó mucha expectativa por la decisión que tomaría Lábaque luego que trascendiera que su hijo, Joaquín, ocupaba en el cargo de asesor en el recinto legislativo.
El intendente Ramón Mestre no demoró en sentar posición, luego que el Gobierno de la Provincia afirmara que no adheriría a la medida presidencial que tuvo como trasfondo el escándalo por los audios del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Cabe recordar que en los archivos filtrados se escuchaba al funcionario maltratar a una empleada de la familia que, para colmo, se desempeñó en la informalidad por varios años.
“Fue muy importante la decisión del Presidente. Nosotros ya empezamos hace años: estamos haciendo un esfuerzo muy grande en materia de austeridad. Con respecto a los parientes, de más de 300 de funcionarios, sólo dos estarían encuadrados en ese decreto”, explicó Mestre las razones de su negativa. Fin de la historia.
Fue allí cuando varios macristas salieron a diferenciarse. Los legisladores del PRO le exigieron al gobernador Juan Schiaretti que revisara los contratos de familiares en el Panal; el vicepresidente del PRO, Andrés Díaz Yofre, presentó un proyecto contra el nepotismo en el Estado en el Concejo Deliberante de Mediolaza. En Río Cuarto y otras localidades la situación se repitió. Los intendentes nucleados en la Comupro también adhirieron.
Lábaque resolvió apoyar la medida presidencial con la desvinculación de su hijo en el Concejo, pese a la decisión del intendente Mestre de avalar relaciones políticas y familiares en la Municipalidad y el recinto. Cierto es que el referente amarillo había quedado en una posición incómoda: se debatía entre mostrar coherencia con la máxima autoridad municipal, con quien debe compartir sus horas laborales; o bien, con su padrino político y jefe de Estado.
Según confiaron desde la mesa chica del médico y empresario, Joaquín Lábaque presentó la renuncia que quedará formalizada este viernes, apenas Mestre retome la actividad tras su gira por Malasia y su padre retome su función en el Concejo.
Lo cierto es que el debate seguirá caliente en el edificio de Pasaje Comercio porque espera su tratamiento el proyecto de la socialdemócrata Laura Sesma que pretende prohibir las contrataciones “en cualquier modalidad a personas en cargos dependientes del Departamento Ejecutivo Municipal, que tengan algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado, con el intendente, secretarios, subsecretarios, direcciones, subdirecciones y demás funcionarios”.



1 Comentario

Dejar respuesta