Otra vez el tema Rigoni

En Belgrano siguen habiendo resabios de la venta del volante de Independiente a Rusia. El socio opositor Lazcano Colodrero denuncia tener fuentes formales que declaran que la operación se realizó en nueve millones de euros. Los de Alberdi tenían la mitad del pase y recibieron poco más de dos millones de esa moneda. ¿Será cierto?

Es como una muela que sigue doliendo, después de que se cesa el efecto de la anestesia. Es un tema que sigue generando polémica. Es el principal anzuelo de la oposición de Belgrano para hacer sentir su voz y de yapa, hacer política. El caso del volante Emiliano Rigoni apunta a ser un culebrón de esos que tienen varias temporadas, dignas de la plataforma Netflix. Resulta que la transferencia del volante oriundo de Colonia Caroya, de Independiente hacia Zenit de Rusia, parece traer nuevamente cola y excusas por parte de un sector de los que no comparten afinidad al oficialismo y mucho menos con el ex presidente Armando Pérez.

El socio y abogado Federico Lazcano Colodrero presentó evidencias (en principio) de que la operación por el futbolista se concretó por nueve millones de euros y no por el monto que los de Avellaneda y los de Alberdi declaran formalmente. De esa transacción a Belgrano le corresponde la mitad, y la institución reveló que recibirá menos de la mitad. He ahí el eje de la cuestión. Entonces, mientras continúa el trabajo en Tribunales, con denuncias formales y mediáticas, se instala un clima de sospecha, en un momento deportivo auspicioso, con ilusiones de llegar a una Copa Internacional. Como para que no le digan “oportunistas”, actitud que supo utilizar Santiago Montoya (candidato a presidente que cayó en las elecciones pasadas ante Jorge Franceschi), según le cuestionan, ya que salía de la palestra a criticar a Pérez después de algún revés deportivo. Ahora no.

Denuncia en marcha

Tribunales se desayunó con una denuncia la semana pasada que volvió a tener eco en Alberdi. La demanda era contra el club Belgrano y sus autoridades. El abogado Lazcano Colodrero presentó algunas pruebas donde constataría que Rigoni fue vendido en nueve millones de euros a Rusia. Y de acuerdo a sus cálculos, a la entidad deberían haber ingresado cuatro millones y medio de euros y no dos millones de la misma moneda como se había anunciado en su momento. De todas maneras en sus últimas declaraciones, Pérez manifestó que Belgrano iba a cobrar un monto mayor de aquel que se había descripto. Sin especificar demasiado, mostró satisfacción por ese avance. ¿Y qué dice la oposición de esto? La lectura que hacen es sencilla: “menos mal que nosotros pegamos el grito en el cielo sino a la institución solo iban a entrar dos millones nomás”. Es decir, que ellos “patalearon” y se cumplieron los términos planteados por contrato. Pero quien fuera mandatario de la Comisión Normalizadora de AFA había expresado otro monto, con el escudo que al no contar con los derechos federativos no tendría injerencia en la operación final. “Este último tiempo hubo personas que nos piden explicaciones y ponen como excusa que estaba mal Belgrano en la tabla. Ahora que estamos bien qué van a decir”, intentó salir ileso de las críticas Pérez.

Internas

Lazcano Colodrero con un grupo de socios, entre ellos Jorge Massimino y Daniel Santolini (candidato a vice de Montoya en los comicios pasados), ya habían instado a la comisión directiva a que presente los números de la transferencia de Rigoni, de manera transparente. La intimación a una respuesta también abarcaba consulta con relación a los nuevos integrantes de la parte política del club, por saber si las personas en cuestión cobraban un salario del club, criterios de los responsables de captación de jugadores y la verdadera función de Pérez en Belgrano. Este tema en su momento supo dividir las aguas en la cúpula directiva, con algunos indicios de internas entre los nuevos integrantes, la mayoría proveniente del núcleo “Amás Belgrano” y Armando Pérez, quien tomó las riendas de las negociaciones de Rigoni como si fuera presidente. Vale aclararlo: Pérez no es empleado de la institución, a pesar de ser Director Ejecutivo, cargo que no tendría incompatibilidad con relación a sus funciones anteriores. En principio. Este fue otro motivo de cuestionamiento de la oposición. Pero Pérez supo acomodarse, terminó de cerrar lo de Rigoni, le valió algún distanciamiento con la comisión actual pero sigue siendo el hombre de consulta permanente de Franceschi. Igual hubo enojos por su accionar y hasta renuncias, como la de Juan Sachetto, quien supo colaborar con acciones de marketing en la campaña de captación de socios, aunque ahora se encuentra abocado a otras actividades, sin dar muchas explicaciones sobre su salida.

La oposición espera

Más allá de la denuncia, hasta el momento el frente opositor no volvió a pronunciarse. Las elecciones próximas serán recién en 2020 y Montoya no ha figurado a la cabeza de ningún proyecto ni tampoco de las demandas contra el oficialismo, por más que los encargados de realizarlas sean gente de su riñón. Por lo pronto el tema que los moviliza y los tiene alerta es la realidad numérica de la transferencia de Rigoni y la parte correspondiente para Belgrano. Las aguas no están agitadas pero tampoco calmas. Una tensa armonía se percibe como semblante en Alberdi. Todo es responsabilidad de Rigoni.



1 Comentario

Dejar respuesta