Universitarios K critican control académico del Progresar

Eliana López, funcionaria del área de Inclusión en el rectorado de Francisco Tamarit, embistió contra las reformas al programa de becas.



En el primer día de su entrada en vigencia, el nuevo programa Becas Progresar continuó generando reacciones en la UNC. Las modificaciones anunciadas por el presidente Mauricio Macri el pasado miércoles fueron recibidas con entusiasmo por distintos dirigentes de la UNC, pero referentes del kirchnerismo embistieron ayer contra las novedades.
A cuatro años de su puesta en vigencia, por parte de la ex mandataria nacional Cristina Fernández de Kirchner, el gobierno nacional decidió reformar el Progresar para integrar las distintas ayudas económicas vigentes, simplificar el proceso para los beneficiarios, incrementar considerablemente los montos de las transferencias y reforzar los incentivos académicos del programa.
Este último punto se ha convertido en el eje de la polémica. Mientras el gobierno nacional se enfocó en difundirlo como una de las mayores virtudes de la reforma, el kirchnerismo ataca la incorporación de nuevos requisitos académicos para la permanencia como beneficiario.
Eliana López, exsubsecretaria de Inclusión durante el rectorado de Francisco “Pancho” Tamarit, lleva la voz cantante al respecto en la UNC. La ex funcionaria kirchnerista expresó, en declaraciones al medio digital Al revés, aseveró que no le “parece bien que se conviertan en becas universitarias académicas”, al tiempo que las comparó con “una continuidad de la Asignación Universal por Hijo”.

Permanecer y avanzar
Tras la presentación que el miércoles realizaron Macri y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, funcionarios del gobierno nacional explicaron que las medidas incorporadas en el nuevo sistema tiene por objetivo, entre otros, que la función de garantizar la permanencia se complemente con la de promover el avance en la carrera. Es decir, que la beca económica no sólo sirva para que el estudiante beneficiario no deserte, sino también para que pueda progresar a través del plan de estudios y alcanzar el título de su carrera.
Al respecto, el director nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado, Pablo Domenichini, explicó que “vamos a un programa planificado en donde queremos medir la trayectoria educativa y reconocer el mérito en función del esfuerzo y las superación personal”.
Por ello, se modificó el requisito de aprobar al menos dos materias del ciclo lectivo anterior. A partir de ahora, se requiere a los estudiantes beneficiarios que aprueben la mitad de las materias que, según el plan de estudios, pertenecen al año correspondiente.
Esta medida permitiría, en la práctica que un estudiante becado pueda tomarse hasta el doble de años que la duración teórica del plan de estudios, y es por ello que la edad tope para cobrar la beca se elevó de 24 a 30 años. Por ejemplo, un joven de 18 años que ingresa a la carrera de contador público, podrá realizarla en 10 años y recibirse a los 28 años, sin dejar de percibir la beca.
Sin embargo, estas nuevas disposiciones fueron criticadas duramente por López, quien aseguró que “El anuncio del gobierno es perverso, porque cambia el sentido del programa Progresar, que estaba destinado a jóvenes de 18 y 24 años de sectores vulnerables con el objetivo de promover su inserción escolar y laboral, para convertirse en becas académicas que ya existen, profundizando diferencias sociales y económicas en esta franja de la población, nuevamente maquilladas con el discurso del mérito y el esfuerzo”.
Las palabras de la exfuncionaria parecieran indicar que el desempeño académico no debería ser una variable que se tenga en cuenta al momento de decidir la permanencia de un becario en el programa, aun cuando esto ya se lo hacía en la versión cristinista del Progresar.
Durante los últimos años, estudios revelaron que una significativa proporción de los beneficiarios no cumplía con los requisitos académicos que regían en las disposiciones anteriores, sin que ello implicase en todos los casos el cese de la transferencia.



Dejar respuesta