PRO Córdoba pisa su pasado con cambio de imagen

El macrismo abandonará las instalaciones de la casona que alquila a la Ucedé para trasladarse a un nuevo local. Encararán un programa de fortalecimiento territorial y fomento de dirigentes de cara al 2019.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

proLos operadores del presidente Mauricio Macri en Córdoba repiten: “vamos a ganar la provincia en el 2019”. El vaticinio, por lo general, está precedido de la defensa de las buenas prácticas institucionales entre la Casa Rosada y el Panal. Aseguran que no hay contradicción y el gobernador Juan Schiaretti parece corresponderle. La suspensión del pacto de no agresión llegará con la invitación de los electores a las urnas, cuando ambos estén promediando los cuatro años en la administración del Estado.
Pero la bonanza institucional no tiene efectos suspensivos en las tareas de armado. Por el contrario. Si el fundador del PRO realmente desea manejar los hilos del distrito que lo llevó a la presidencia, se impone una presión extra para la dirigencia local.
El macrismo deberá empezar de cero y reconstruir el partido que vivió en dos dimensiones: la lucha intestina que se desató entre sus miembros apenas olfatearon el éxito y un crecimiento exponencial del partido que hace poco más de un lustro era sólo un fenómeno porteño.
La realidad los convoca. El PRO, y en especial en Córdoba, debe hacerse fuerte. “Debemos mostrar índices de crecimiento por encima de los esperado”, analizó el presidente del PRO Córdoba en diálogo con Alfil. Para ello, iniciará en lo inmediato un plan de construcción territorial y fomento de la dirigencia local.
El objetivo es iniciar un año de preparativos con encuentros partidarios en las principales ciudades cordobesas para compaginar tareas de armado y el posicionamiento de cuadros. “La idea es multiplicar actores, tener candidatos propios en cada localidad”, puntualizó el también legislador.
Ahora bien, los interesados –en especial aquellos anotados para la fórmula provincial- deberían conocer que el diagnóstico interno que manejan en Buenos Aires no promete. Cierto es que hay tiempo suficiente para la instalación de un candidato o su formación, según corresponda; aunque existe la intención de abrir el abanico. Esto es, apelar a la vieja receta de los extra partidarios. No develarán, por ahora, la identidad de los “famosos” a tentar.
Las observaciones grises no impactarían en la autoestima del macrismo cordobés. “Podemos poner el hombre. No vamos a garantizar mínimas desde el PRO”, disparó el dirigente que se prepara para competir por la intendencia de Villa María. El mensaje es para los socios radicales que, naturalmente, reclaman la cabecera de la boleta de Cambiemos en 2019. El intendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri, los anotados.
“Hemos perdido el temor a las imposiciones de los partidos tradicionales”, remató. Los movimientos de Macri sobre sus socios demuestran que en los reductos amarillos esa aseveración se cree y practica.

PRO se muda
Y en ese plan de robustecimiento del partido es donde se inserta el “cambio de imagen” que debería acompañarlo. La vieja casona que la Ucedé alquila al PRO dejará de ser la sede partidaria.
En poco más de un mes, todo los resortes de la fuerza, incluida la liga de intendentes macristas (Comupro), deberían encontrar un espacio de debate interno. “Queremos exponer el partido con una apertura real”, sintetizó Capitani el sentido de la apuesta.
Se hace eco de las críticas que surcaron la corta historia del macrismo local, marcada por la afrenta entre los ex ucedeístas que comandaron la fuerza desde su fundación y la línea de los famosos, liderada por el diputado nacional, Héctor “La Coneja” Baldassi.
La decoración del nuevo salón será minimalista. Un cuadro del presidente Macri, el único ornamento. “Trabajan para él”, el mensaje subliminal por si algún referente comete la osadía de olvidarlo.



4 Comentarios

  1. Me parece muy bien una revisión y prepararnos de cara al 2019. Debemos preparar estategias de crecimiento que estén alineadas con la Nación, dejando de lado viejas recetas de los últimos 20 años en Córdoba

  2. La nota de Yanina sobre el PRO; el enfoque es realista y mira hacia adelante sin exageraciones- El hecho de que los muchachos, chicas y maduritos “trabajan para Macri” no disculpa la pasividad local Inclusive si pretenden respeto del Presidente, hay que crecer, convertir la lealtad en militancia, las ciudades y pueblos del interior, y los barrios de Córdoba, esperan la visita de los operadores – Los tiempos han cambiado y mucho del esfuerzo suele transferirse a una agencia de publicidad, pero una parte importante de los resultados depende de la organización partidaria- aprendan de los Testigos de Jehova que se ven todos los días en la calles, y de paso recen por lo que crean mejor,. pero caminen – y disculpen la intromisión -JAR

  3. El radicalismo tiene referentes naturales Creo que hay que darles un espacio importante.
    El Pro debe dejarse de deportistasy sus candidatos deben salir de internas basta de listas a dedo

  4. Lo peor que podría hacerse es generar una nueva versión de PERSONALISMO, en este caso en la persona de Mauricio Macri. Si eso sucede significa que NO SE APRENDIO NADA de la experiencia CAMBIEMOS. Esta alianza FUE Y ES , MUCHO MAS QUE MAURICIO MACRI. Es por ello que la CIUDADANIA tiene ESPERANZAS de que por una vez por todas veamos a UNA REPUBLICA EN EL EJERCICIO PLENO DE SUS FUNCIONES y no a un “cuasi monarca” decidiendo sobre la vida de millones de personas, tal como viene aconteciendo con los ISMOS. Muchos se llenan la boca del modelo Chileno y/o Uruguayo, pero en ninguno de esos paises hay ISMOS,es por eso que LA POLITICA tiene mas trascendencia que las PERSONAS. En Argentina, todavía hasta los FRACASADOS siguen vigentes, tal como ocurre con Menem y para que hablar de Cristina sobre la que todavía junta votos y por ello es tenida en cuenta por sus pares PERONISTAS y los OPORTUNISTAS DEL FREPASO que sin ella, ¡DESAPARECEN!

Dejar respuesta