UEPC da puntapié inicial en paritarias estatales

El gremio docente abre la conversación por negociaciones salariales en el sector público.

Por Felipe Osman

uepcEl secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), Juan Monserrat, anticipó ayer que no considera realista la proyección inflacionaria del 15 por ciento que el Gobierno nacional trazó para el 2018. Por otro lado, entendió que la cláusula gatillo –aplicada por el Gobierno provincial- es un mecanismo positivo para la regulación del aumento salarial. Así, lo que UEPC intentará es lograr que se anticipe la mayor parte posible de este 15 por ciento (proyectado también por la Provincia) en el primer semestre del año.
Para enmarcar las pretensiones de UEPC en el contexto nacional, debe tenerse en cuenta que Roberto Baradel, secretario adjunto de CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), rechazó el techo del 15 por ciento que el Gobierno nacional pretende imponer al aumento en las negociaciones salariales. Y fundó este rechazo al entender que es un intento de reducir el sueldo de los trabajadores.
A su vez, CTERA contempla como probable la opción de adherir a la marcha nacional convocada por el sector más combativo de la CGT para el 22 de febrero.
Con estas declaraciones Monserrat da el puntapié inicial para la apertura de las paritarias estatales en 2018, teniendo en cuenta que el SEP (Sindicato de Empleados Públicos) cerró anticipadamente sus negociaciones en diciembre del año pasado, y que el gremio de empleados del Poder Judicial (AGEPJ) no iniciará tratativas sino hasta concluida la feria.
El acuerdo rubricado entre el SEP y la Provincia, vale recordar, consiste en un aumento del 11 por ciento, más la implementación de la cláusula gatillo. A los efectos de los aumentos salariales, se divide el año en tres cuatrimestres.
Para el primero de ellos, se dispone un aumento del 6 por ciento, vigente a partir del 1 de enero, con una cláusula gatillo que se activará en caso de que la inflación supere dicho porcentaje al concluir abril.
A partir de mayo, los estatales recibirán otro incremento, esta vez del 5 por ciento. De igual manera, si a fines de agosto la inflación acumulada supera el 11 por ciento, una cláusula gatillo lo compensará.
Durante el último cuatrimestre del año, se prevé hacer revisiones mensuales, ajustando mes a mes los salarios en función de la evolución inflacionaria. A fines del 2018 los salarios deberían reflejar un aumento equivalente a la inflación acumulada durante el año.
Por otra parte, el SEP logró obtener del Ejecutivo provincial el compromiso de enviar un proyecto de ley a la Unicameral para consumar el “blanqueo” de 4800 contratados.
Este acuerdo paritario resulta, en términos objetivos, funcional al Gobierno provincial, ya que fija un porcentaje testigo relativamente bajo para el resto de las negociaciones. Y a su vez garantiza a los empleados públicos aumentos equivalentes al aumento de la inflación, resguardando sus salarios de la pérdida de poder adquisitivo.



Dejar respuesta