Fassi, “bombas” para tapar ventas

El presidente de Talleres encontró con una catarata de refuerzos la respuesta mediática que lo inmuniza después de transferir a sus figuras Reynoso, Palacios y Menéndez. Golpe de efecto para decisiones incómodas ante el hincha.

Por Federico Jelic

Su capacidad para desviar la atención en momentos incómodos o políticamente incorrectos es una de sus especialidades. Sorprendente. Una semana convulsionada en barrio Jardín, álgida, con vericuetos legales y de los otros también, pero que en cuestión de horas o moviendo un par de piezas, el presidente de Talleres pudo reducir a su mínima expresión. La cintura política de Andrés Fassi demostró que sigue con más vigencia que nunca  y para colmo, como para alimentar más su mérito, el albiazul le ganó al escolta San Lorenzo el fin de semana y quedó el equipo en el tercer lugar de la tabla, dentro del selecto grupo con pasaje a la Copa Libertadores. ¿Algo más?
Y bueno, con una sorprendente habilidad operativa y discursiva, Fassi encontró la vía para esquivar todas las balas y las críticas que le llovieron después de que resolviera a nivel institucional, la venta de la joya de las inferiores, Emanuel Reynoso, a Boca Juniors, y del volante ofensivo Jonathan Menéndez, a Independiente. El malestar en los hinchas era evidente y galopante. Ni hablar del DT Frank Kudelka, pero este último conoce las estrategias que siempre aplica el mandamás albiazul en torno al mercado de pases y sabía que quedaba una carta por jugarse…
Así fue nomás, que anunció cuatro refuerzos y otros detalles del convenio con Boca que son dignos de aplaudir. Algunos más intangibles que reales, nominales en muchos sentidos, pero lo mismo, cambió la atención del problema y quedó ileso de los cuestionamientos.

Acuerdo con Boca
Después de que Reynoso firmara con Boca Juniors, desde la página oficial de Talleres dieron a conocer un acuerdo estratégico a la altura de un convenio interinstitucional entre ambos. Ya la historia viene de larga data, desde Cristian Pavón en tiempos del Fondo de Inversión a las operaciones comerciales por Juan Cruz Komar, Nazareno Solís, Sebastián Palacios y después con todos los que quedaron tras la transferencia de Reynoso.
Para comprender la llegada de Reynoso es necesaria una pizarra, un bloc anotador y mucha paciencia. Una ingeniería particular que sea capaz de colaborar con el desglose de todos los pormenores. Porque al club ingresaron un millón y medio de dólares, pero a su vez se consiguieron otros beneficios que dejan las cuentas saldadas en cero entre ambas instituciones. Se logró “empatar” la deuda de Palacios por la venta a Pachuca de México (1.250.000 correspondientes para Boca); se abonó 570 mil pesos por la mitad restante de Komar, más porcentajes de los pases de Alejandro Maciel, Andrés Cubas, sumando el préstamo sin cargo y con opción de compra de Alexis Messidoro (llega de Cruzeiro de Belo Horizonte). Y además, se acordó bajar el precio de la opción de compra del delantero Marcelo Torres (era de unos inexplicables 5 millones de euros). Todo esto por el 60 por ciento del pase de Reynoso. Es decir Talleres conserva un 40 por ciento de una futura venta, aunque no está claro de qué porcentaje se deberá cobrar el club CIBI (equipo de barrio Ituzaingó de la B de la Liga Cordobesa de Fútbol, que tiene un 20 por ciento de Reynoso). Actualmente no participa por deudas y es administrado por una intervención. No muy claro del todo.

Golpe de efecto
Pero Fassi tenía un as bajo la manga y el arte de persuasión es una de sus facetas letales. Sabía perfectamente que tanto menjunje con la venta de su máxima joya patrimonial no iba a ser suficiente como para volver a embelesar a su hinchada. Y entonces, llegaron los refuerzos tan deseados: Santiago Silva (ex Vélez, Boca y Colo Colo de Chile), Matías Pisano (ex Chacarita, Independiente, y que viene del fútbol mexicano), más el juvenil de River Facundo Medina.
De esta forma, se encargó de callar las voces críticas. El delantero de área que tanto la gente reclamaba, llegó con el uruguayo Silva. Y el resto sirvió también como para acomodar a modo de bálsamo las exigentes miradas desde la platea. Su enérgica y edulcorada conferencia de prensa sirvió para calmar los ánimos, con un detalle innegable y habitual de su gestión: siempre da la cara.
Y los astros lo siguen ayudando, aunque a esta altura ya uno duda de que sea casualidad. Talleres se encuentra en zona de clasificación a la Copa Libertadores, y con tres de sus figuras vendidas no mermó el rendimiento del equipo, que le ganó cómodamente 2 a 0 al escolta San Lorenzo, sin utilizar ningún refuerzo siquiera.
Listo. Temores desactivados. Por redes sociales hubo críticas, intensas pero después de la victoria contra San Lorenzo y sumado al arribo de los nombres consagrados que llegaron, todo fue más fácil de diluir. Asunto acabado, salvo que el rendimiento empeore, aspecto que hoy parece lejano.
Fassi siempre habla de un club “sustentable”. Con un presupuesto que ronda los 14 millones de pesos mensuales, la necesidad de ser vendedor y también formador es una de las prioridades de subsistencia. Entonces, que a nadie sorprenda que en junio otros valores de plantel sean transferidos, como Lucas Olaza o Leonardo Godoy. Fassi ya se está preparando para eso, discursiva y financieramente hablando. El gran escudo será esta campaña en danza. Y si llega a los torneos internacionales, todo será más fácil de contrarrestar.



Dejar respuesta