Fassi tienta a AFA y Casa Rosada

El perfil del presidente de Talleres es una tentación para el PRO de cara a las elecciones de 2019 para algún cargo político. Ya fue mirado por AFA con cierta tentación en su momento. Su capacidad administrativa y discursiva junto a su dicción encajan en el proyecto. Mientras tanto, se garantizó cuatro años más al frente del albiazul.

Zapatos de lujo que combinan con cinto y corbata. Traje de etiqueta, pantalón y camisa de nivel y un tostado casi permanente, por más que sea gélido invierno y el sol se refugie en las nubes. La imagen de Andrés Fassi, presidente de Talleres, nunca pasa desapercibida. Acompañado de un discurso intenso y fervoroso, gestos ampulosos acordes al relato y una capacidad de responder todas las esquirlas que le tiren desde la prensa y la oposición, el hombre fuerte (también) de Pachuca de México trascendió las fronteras de barrio jardín y es mirado con tentación tanto desde AFA como desde Casa de gobierno.
En el ente madre del fútbol argentino dejó sus resabios, con una participación pasiva pero efectiva y su apellido sigue sonando en los pasillos, cuando de armar candidatos se trata, por parte de algún grupo político que aspira a quedarse con el sillón de Julio Grondona, hoy en manos de Claudio Tapia. Y Casa Rosada también lo tiene en sus estudios de focus group. Sea como futuro intendente, concejal o vaya a saber qué cargo, cuenta con atributos tanto en dicción como en imagen general como para que la sociedad mire con atención cualquiera de sus lanzamientos.  De todas maneras, Fassi es un animal político por naturaleza y no solo dentro del ambiente del fútbol, sino que a partir del fútbol.

Observado y aprobado
El presidente de Talleres fue medido por los equipos de Cambiemos de cara a 2019, pero descarta una temprana participación. Dice adherir al modelo dirigencial vigente y sostiene que en Córdoba hay otros líderes.
Es que a donde va, Fassi roba miradas. Y no es para menos: en México es además de vice de Pachuca, es también segundo hombre en importancia en la Federación del Fútbol de aquel país.  Y está de más que tiene influencias en Conmebol también. Ni hablar cuando fue al Mundial de Clubes en Dubai en diciembre, donde llegó a tener la tan deseada foto por todo el universo dirigencial junto al presidente de FIFA, Giani Infantino.
Por Argentina no tardó demasiado para posicionarse. Su primer aliado a la vista fue Marcelo Tinelli, en el medio de la compulsa por el trono de AFA, tras el deceso de Julio Grondona y un espacio vacante e interregno que Luis Segura malgastó cuando tuvo  la oportunidad. En tiempos de Armando Pérez y de Comisión Normalizadora se vio lo más débil de su gestión, al no poder conseguir el retorno de los créditos (14 millones de pesos) por los derechos de TV que les fueron arbitrariamente cooptados por Argentinos Juniors y Segura, apenas descendió a la B Nacional. Sus reclamos no tuvieron asidero en ese momento pero una vez formalizadas las nuevas autoridades, con Tapia a la cabeza, esa deuda le fue reconocida, a pesar de que en sus inicios Talleres pertenecía a las arenas políticas de la vereda de enfrente. Ese es otro mérito de Fassi. Y el “Chiqui” sabe que a esas personalidades es mejor tenerlas contentas y de aliadas que en flanco enemigo…
Dichos alcances y atributos de negociación le valieron al “Zorro” ser considerado por parte del espacio “Cambiemos”, que lo imagina en sus filas de cara a los escrutinios en Córdoba del año que viene. Su perfil encaja en todas las pretensiones.

Solo en fútbol por ahora
Al ser consultado, Fassi negó cualquier vinculación o propuesta por parte del bloque que conduce el presidente Mauricio Macri. Manifestó ser “hombre del fútbol” y que no se imagina fuera de esa atmósfera. “Me llama la atención la pregunta, porque no vislumbré nunca en mi vida estar fuera del fútbol. Inclusive no veo los medios, entonces lo que puedo saber en materia de análisis es lo que el área de comunicación del club me informa”, declaró con algo de sorpresa en un matutino. “Por un lado, me alegra el hecho de que el concepto del dirigente que se está buscando sea de gestión y de valor. Eso lo aplaudo. Pero seguramente en Córdoba hay muchísima gente con más años, capacidad e ideas para dirigir la cosa pública», lanzó a modo de consejo, como haciéndose al lado de las indirectas.
Desde su entorno nadie desmintió formalmente que haya sido medido por Cambiemos en los últimos meses. De hecho, imaginan lo complicado que sería solucionar cuestiones operativas y de logística de Talleres, como por ejemplo si la organización de los dispositivos de los partidos en el estadio Mario Kempes en cada partido, en caso de que los poderes provinciales y municipales supusieran que Fassi tuviera esas intenciones políticas e ideológicas.
“Actualmente, estoy abocado al tema del fútbol. En verdad aplaudo que el formato de gestión pública que se esté intentando ejecutar tenga foco en la eficiencia y se nutra de personas con tales valores. Pero yo no he evaluado nada, ni siquiera lo he pensado. Sólo me ocupa cómo hacemos para que Talleres arme un muy buen plantel para este torneo y para ejecutar todo lo que hemos prometido para estos años”, subrayó.

Pérez y los empresarios
En su momento, Macri tuvo la idea en su radar de incorporar al presidente de Belgrano Armando Pérez con la misma meta. Su imagen en Córdoba es muy respetada por seriedad y capacidad, mismas virtudes que encuentra en Fassi, a nivel imagen general. No aceptó.
Los trascendidos de que Fassi podría ser tentado se esparció después de la conformidad casi unánime de empresarios locales, que en la segunda quincena de diciembre pasado mantuvieron un encuentro con el jefe de Estado. Y aportaron ese nombre. Muchos de ellos son “aliados estratégicos” en el proceso de Fassi el Talleres, inversores que también colaborarán con la concreción del predio “Mundo Talleres”, todavía sin fecha de inicio. Su administración gestión al frente de Pachuca y lo demostrado en los primeros años en barrio Jardín lo posicionan dentro del selecto grupo de bendecidos de la elite provincial.
Y en Talleres, ni siquiera hicieron falta elecciones para hacer valer su legitimidad en el socio. Y la asamblea quedó con un parlamento absoluto y total con el color oficialista, por los próximos cuatro años.
Fassi es político por naturaleza, pero a partir del fútbol. No tiene imagen desgastada en la sociedad justamente por no mezclarse en las aguas agitadas de la coyuntura política. Y lo sabe. El deporte, Pachuca y Talleres le abrieron puertas. Y por el momento, estaría más cerca de involucrarse en AFA que en algún espacio de Cambiemos.



Dejar respuesta