Gesto de Pihen a favor reforma laboral “desdoblada”

El titular de la CGT Regional Córdoba adhirió a la posición de los dirigentes nacionales de la central obrera en relación a tratar cada punto del proyecto del gobierno en forma individual. Rechazó la idea de limitar las reelecciones en los sindicatos.

Por Marcos Duarte

pihenLa reforma laboral que el gobierno nacional anunciara como uno de los “consensos” a los que pretendía arribar luego de las elecciones legislativas parece encaminada a convertirse, en el mejor de los casos, en un ramillete de leyes que deberán ser negociadas una a una.
El jefe de gabinete nacional, Marcos Peña, fue el primero que sugirió la posibilidad de desdoblar lo que en un principio aparecía como un mega proyecto oficial. Inmediatamente, Héctor Daer, uno de los triunviros que conduce la CGT nacional, respaldó la idea. «Se va a poder desagregar más los contenidos y debatirlos más profundamente. Es la medida que se debería haber tomado de entrada» sostuvo el dirigente gremial.
En nuestra provincia, el giro parece haber convencido a uno de los sectores que conforman el complicado mosaico sindical. José Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos y jefe de la CGT Regional Córdoba, se alineó con la postura de la dirigencia nacional y valoró positivamente la fragmentación de la reforma laboral en varias leyes individuales.
“Nos parece una decisión acertada porque hay artículos que siguen siendo muy recesivos, entonces separar los temas pueden ser un camino importante”, señaló el dirigente cordobés consultado por Radio Universidad.
La necesidad del blanqueo laboral parece ser uno de los puntos de acuerdo entre la dirigencia gremial y el gobierno nacional. Pihen destacó este tema como uno de los que podrían empezar a destrabar la situación. Según el sindicalista se trata de uno de los aspectos a los cuales “se les puede prestar consentimiento en general”.
En paralelo, crecieron las versiones que indican que voceros del gobierno y de la central obrera avanzan en negociaciones en función de aprobar un grupo de leyes puntuales sobre algunos puntos acordados. Una norma que promueva la formalización de trabajadores sería la primera que gozaría de un visto bueno de los sectores sindicales.
La posibilidad de una ofensiva en el tema laboral quedó prácticamente descartada cuando el peronismo no kirchnerista planteó su negativa a tratar la cuestión sin un aval expreso de la CGT. Por su parte, las luchas internas en la central obrera impiden una posición nítida sobre el tema con lo que se dificulta un acuerdo hacia fuera.
La situación es análoga en el peronismo cordobés del que José Pihen forma parte. Luego de las votaciones de fin de año, donde el bloque de Unión por Córdoba acompañó al oficialismo en los proyectos que presentó el ejecutivo, se escucharon voces que advertían sobre un rechazo a la reforma laboral.
Algunos de los diputados que responden al oficialismo provincial analizaron que no estaban en condiciones de seguir pagando costos políticos por acompañar al gobierno nacional. Por lo tanto, preferían mantenerse distantes del tratamiento de un tema tan sensible para la fibra peronista como la reforma laboral.
Sin embargo, el gobernador Juan Schiaretti había señalado que era necesaria la aprobación de leyes que favorezcan el crecimiento del empleo registrado en nuestro país. Al mismo tiempo, algunos de los miembros del bloque Córdoba Federal (que reúne a los diputados schiarettistas) se habían adelantado a rechazar cualquier avance sin un aval expreso de la CGT.
Es por esto que la idea de “fragmentar” el megaproyecto inicial del gobierno en varias iniciativas individuales no solo favorece un acuerdo con la dirigencia sindical, sino que, paradójicamente, cae como un bálsamo para los representantes del peronismo cordobés en el congreso de la nación ya que les da una herramienta para evitar nuevas heridas internas.

Contra la limitación de las reelecciones indefinidas en los sindicatos
En otro orden de cosas, Pihen se expresó rotundamente en contra de la iniciativa que encabeza la diputada radical Soledad Carrizo en el sentido de limitar por ley las reelecciones al frente de las entidades gremiales.
“Nosotros no somos funcionarios. A nosotros no nos elige la ciudadanía para representarlos. A nosotros nos eligen los trabajadores de un sector” afirmó el titular del SEP tratando de diferenciar los cargos electivos en general de la representación gremial.
Además, enmarcó la idea en una avanzada del oficialismo nacional contra los sindicatos. “La preocupación es por los gremios porque forma parte de una mirada y de una política que el gobierno tiene con respecto al movimiento obrero”, señaló. Pihen dirige el Sindicato de Empleados Públicos de Córdoba hace 25 años.



Dejar respuesta