Delegados de Salud ponen a prueba a Biolatto

Requirieron a la responsable del Suoem que tercie en la negociación por la reincorporación de tres empleados del servicio de emergencias 107.

Beatriz Biolatto, la flamante secretaria general del Suoem, encabezó la primera reunión de delegados del año. El jueves pasado, tuvo su momento protagónico en el pleno sentido de la palabra. Su antecesor, Rubén Daniele, observó el intercambio. Desde la tribuna.

La ex secretaria gremial de Educación a cargo del gremio municipal por los próximos tres años –si fracasa el operativo retorno del histórico paladín de los empleados públicos capitalinos-, procedió con calma. Repasó la situación de los empleados contratados y las condiciones para su pase a planta. Un tema, por supuesto, que genera unión. ¿Quién podría restarle importancia al tópico para imponer el propio?

Para disfrazar la estrategia conciliadora, requirió a los representantes de base que entreguen un resumen de los problemas que aquejan en sus reparticiones. Un inventario ideado para ganar tiempo.

Como sea, la reunión fue amable. No es el momento para desenfundar. Las vacaciones de verano redujeron a casi menos de la mitad la planta de personal y, por ende, el cuerpo sindical. También, esperarán los primeros movimientos de la máxima referente del Suoem para apoyar o atacar en el plano interno, según convenga.



Son los delegados del sector Salud del municipio quienes decidieron poner a prueba la capacidad negociadora de la “nueva” comisión directiva. Le requirieron a Biolatto que tercie en la negociación por la reincorporación de tres empleados del servicio de emergencias 107.

Se trata del equipo médico que en diciembre de 2016 protestaron en pleno centro luego de deambular con una paciente por horas, debido a la falta de camas en los hospitales de la Provincia. El médico, Martín Luján, fue cesanteado y los dos empleados que lo acompañaban, suspendidos.

Las asambleas en el Servicio de Emergencias municipal iniciaron la semana pasada pero podrían profundizarse en los próximos días en todo el sector.

Los alfiles del intendente Ramón Mestre dejaron trascender que “es decisión tomada”. Afirman que el médico incumplió el protocolo y resolvió protestar en la vía pública para lograr la atención de los medios. El profesional debería haber llamado a un fiscal de turno para que actúe de oficio, obligando a algún centro de salud público o privado recibir al paciente, resaltan desde el Palacio 6 de Julio.

Los abogados del Suoem ya realizaron las acciones legales correspondientes para  modificar la determinación municipal. Sin embargo, los referentes del área quieren ver en acción a Biolatto.

Es probable que, por las circunstancias, el conflicto crezca en escala. La nueva titular del Suoem tiene la necesidad de ganarse la confianza de la columna vertebral de todo sindicato: los delegados. Esta vez, no podrá negarse al primer pedido que delegados realizan a su gestión.

Un condimento: aún no se sabe si Daniele tendrá injerencia o, peor, retomará las riendas del gremio que sólo conoce su impronta. La Justicia tiene la última palabra.

Pero si la ilusión del regreso se desvanece, Biolatto tiene tres años para gobernar un Suoem que bien puede definirse como una federación de gremios. A Daniele debe reconocerse su capacidad de flotar por encima de los conflictos de cada una de las reparticiones, más allá de las conquistas sindicales. Tal fue la clave para la conservación del poder e influencias. Su sucesora deberá demostrar que no adolece de las mismas cualidades.



Dejar respuesta