Metalúrgicos cordobeses dudan de la baja de costos que generará la reforma laboral

Mientras el 44% cree que habrá una reducción, el resto duda o directamente entiende que subirán. Hubo un deterioro en los indicadores de evaluación de las gestiones de gobierno.

Por Gabriela Origlia

metalúrgicosLos empresarios metalúrgicos cordobeses registraron una baja del índice de confianza empresaria después de subas sistemáticas desde el segundo cuatrimestre de 2014; de todos modos el nivel sigue alto, en 62,5%; el 41,3% cree que con la reforma tributaria bajará la presión tributaria que los alcanza y el 44% entiende que la reforma laboral en discusión irá en el mismo sentido, mientras que el resto supone que podrían subir.

Las expectativas abarcan la percepción de la economía nacional y provincial y la proyección a un año; la baja fue tanto de la evaluación de la actualidad como de las expectativas. Las dos líneas empezaron a converger. Los datos fueron relevados por el Observatorio de la Actividad Metalúrgica de la Cámara del sector en Córdoba y que elabora EconomicTrends.

Los empresarios entienden que un tipo de cambio competitivo rondaría los 23,49 pesos (la medición fue hecha entre el 3 y el 5 y, en ese momento, la brecha con el precio del dólar era del 26%); no presenta un cambio importante respecto a las mediciones anteriores; la brecha se mantuvo entre 25 y 28 por ciento.

Entre el 64% de quienes utilizan insumos importados, dos tercios sostienen que las operaciones se le facilitaron desde que gobierna Cambiemos, mientras que quienes compiten con importados (55%) la mitad asegura que se vio perjudicado por las políticas instrumentadas. En estas visiones impacta la percepción de atraso cambiario que tienen los empresarios.

En la encuesta hubo correcciones hacia abajo respecto a las expectativas de inflación y al crecimiento económico: en el primer caso se espera más inflación que un año atrás y, respecto al mismo lapso, menos evolución de la actividad. Las opiniones fueron recabadas después de la presentación de las nuevas metas por parte del equipo de Cambiemos. Gastón Utrera, director de la consultora, entiende que el ajuste de las proyecciones pueden estar impactadas por la discusión pública de la inflación y de la independencia del Banco Central.

Hubo un deterioro de la evaluación de la gestión económica de la Nación, sin que sea mayoritaria. El 61,5% de los encuestados todavía la considera buena. En lo que respecta a la política industrial, la evaluación negativa aumentó nueve puntos y cayó una la positiva, que es récord desde que se mide. En el caso de la provincia, la baja fue menor.

“Hay cierto deterioro pero no cambia drásticamente la percepción -describió Utrera-. Por ejemplo, se esperan resultados más contundentes que los obtenidos por ejemplo en materia de inflación y déficit. El proceso inflacionario es más que una cuestión monetaria, influye el círculo precios-salarios. Las cláusulas gatillo que se activan del 2017 impactarán en los costos empresarios de este año”.

La encuesta también releva entre los rubros metalúrgicos los niveles de actividad; entre los que mejoraron sus ventas en el último cuatrimestre del 2017, se destacaron las empresas ligadas a la construcción y al campo; las vinculadas a terminales y autopartistas vendieron menos que un año atrás y cayó fuerte el rubro asociado a aviación (un segmento chico, pero el ´único en que hubo más que perdieron operaciones que las que ganaron).

En la mayoría de los segmentos las expectativas son positivas, con diferencia a favor de las que abastecen a terminales, una descripción relacionada a los nuevos modelos que ya está produciendo Fiat y que empezará Renault Nissan. Los datos reflejan lo ocurrido en los últimos cuatro meses del año pasado y fueron relevados por el Observatorio de la Actividad Metalúrgica de la Cámara del sector en Córdoba.

Bajó levemente el porcentaje de empresas con más nivel de actividad que hace un año, aunque continúan siendo más las que tienen mejor nivel. En el caso del empleo, el 25% de los encuestados aumentó la cantidad de trabajadores seguramente traccionados por los segmentos que incrementaron sus ventas. A la hora de analizar la rentabilidad, el 41,3% de los empresarios asegura que cayó (casi dos puntos más que en la medición previa).



Dejar respuesta