Verano, el turno de intendentes para levantar perfil político

Los festivales y actividades que promueven las distintas localidades del interior, funcionan como vidriera de posicionamiento y proyección política para los jefes comunales.

intendentesLos festivales y actividades que promueven las distintas localidades del interior, funcionan como vidriera de posicionamiento y proyección política para los jefes comunales.

Selfies con artistas, fotos en distintos escenarios, hiperactividad en redes sociales, notas con los medios de comunicación, recorridas por obras locales…así están muchos de los intendentes cordobeses.

Lejos de desacelerar la actividad, los meses de enero y febrero son, para la mayoría de ellos, un periodo político de alta intensidad.

Las localidades serranas se preparan a lo largo de todo el año para ofrecer en esta época su mejor versión y quedar entre las mejores consideradas por el público que las visita. El turismo es además una importante fuente para las economías regionales cordobesas por lo que las apuestas son fuertes.

Pero la temporada estival también tiene un aditamento extra para la dirigencia. Se convierte en la mejor vidriera que encuentran los jefes comunales y alcaldes de distintos pelaje para posicionarse en el tablero local y proyectarse políticamente.

Se sabe que una buena gestión municipal combinada con el reposicionamiento de la localidad en el mercado del turismo cordobés, sin dudas eleva las acciones de cualquier jefe local. Sobradas muestras de ello hay, por ejemplo, en la estructura de Unión por Córdoba donde el ex intendente de Mina Clavero, una de los principales puntos turísticos de la provincia, es hoy justamente el titular de la Agencia Córdoba Turismo. O en el caso del recién designado vocal de Córdoba Cultura, Marcos Bovo, a quien se le reconoció además su desempeño como presidente del Ente Villa María Deportes y Turismo.

En el caso de Cambiemos basta recordar el lugar que los dirigentes del interior ocuparon en la última boleta, por ejemplo, donde hubo dos ex jefes comunales entre los primeros cinco renglones.

Es que las distintas festividades y actividades que se ofrecen a lo largo de todo el territorio provincial durante el verano son, entre otros, la principal espada con la que los jefes locales pueden mostrar su gestión y promocionarse.

Por caso, en los últimos años, Carlos Paz se convirtió para Esteban Avilés en una gran vitrina nacional ya que la Perla de Punilla concentra a las principales figuras del mundo del espectáculo y durante la temporada la ciudad incrementa de manera considerable su cantidad habitual de habitantes.

De igual manera, lo es Alta Gracia para el peronista Facundo Torres con la Fiesta de las Colectividades; Jesús María para el hoy diputado Gabriel Frizza y su sucesora Mariana Ispizua; lo mismo que Villa María en esta ocasión para Martín Gill con el Festival de Peñas que reúne figuras internaciones; o Cosquín para el socialista Gabriel Musso, entre muchos otros dirigentes políticos.

Hermanamiento

Con el propósito de trabajar de manera articulada, los titulares de los municipios de Jesús María, Cosquín, Villa María y Alta Gracia firmaron un acuerdo esta semana justamente para promover el desarrollo turístico y cultural de esas ciudades durante el verano. Los festivales que allí se desarrollan entre enero y febrero, son cuatro productos distintos y, según explicaron, el objetivo es incentivar el turismo de manera complementaria.



Dejar respuesta