Negri relativizó el peso de Macri en el futuro político de Córdoba

Para el radical, el presidente no “consagrará” al futuro gobernador de Córdoba.

negri-macriEl diputado nacional Mario Negri, quien se convirtió en la principal espada legislativa del gobierno de Mauricio Macri (y uno de los aspirantes a la candidatura a gobernador 2019), relativizó el peso del presidente para decidir por sí solo el futuro político de la provincia de Córdoba.
El mensaje llega cuando el peronismo cordobés hace un enorme esfuerzo por expresar la cercanía de Macri con el gobernador Juan Schiaretti. Al mismo tiempo, sus palabras pueden interpretarse como una nota hacia el interior de Cambiemos, donde se teme que el jefe de la Casa Rosada pretenda, como en los años anteriores, definir con su dedo las candidaturas más importantes de la alianza.
En una entrevista con la revista El Parlamentario, Negri dijo que los radicales “lo que tenemos que lograr es que los cordobeses hayan encontrado una confianza tan grande en nosotros como para decidir cambiar por un peronismo que va hacia los veinte años y que está muy fatigado”, dijo.
Y, enseguida, agregó: “Tampoco soy de los que piensan que el presidente, que tiene ese vínculo tan fuerte con los cordobeses, sea el que consagre a los nuevos gobernadores, porque no hay magia: nosotros tenemos que ganarla por la propia”.
Negri celebró la relación institucional entre la Casa Rosada y El Panal. “El peronismo de Córdoba –afirmó- sabe que nosotros queremos volver al gobierno. Eso no significa que tengamos que vivir en una guerra; es más, soy de los que saluda que el presidente se lleve bien con el gobernador y que tenga un diálogo institucional, porque no puedo apostar a que Cambiemos vaya a ser gobierno en Córdoba porque fracase Schiaretti”.
El diputado sostuvo que el radicalismo “tiene que tener claridad hacia dónde va”, pero aclaró que “ratificar el espacio de convivencia en Cambiemos y fortalecerlo está fuera de discusión”.
Además, envió una señal de alerta al interior de la alianza, en relación al papel de la UCR: “Las decisiones de poder se toman en otro lado y creo que el radicalismo lo que tiene que plantear es si Cambiemos está dispuesto a dar un salto cualitativo que signifique encontrar un ámbito y un espacio, no donde se repartan cargos, pero sí donde se discutan las políticas públicas. Creo que se ha ido ganando en conocimiento y en confianza, pero es inevitable que en la medida que no tengamos un espacio político donde discutamos los trazos grandes del Gobierno, no para sacarle atribuciones a nadie, pero sí para estar convencidos de lo que nosotros podemos aportar o hacia dónde vamos a ir, si eso no ocurre, siempre estamos al borde de poder colisionar, de chocar entre nosotros o con terceros”.
Luego, pasando de amarillo a rojo, advirtió que “a dos años deberíamos hacer un balance, no solamente de resultados electorales y programar cómo va a ser nuestra segunda etapa de acá al 2019. Pero en simultáneo, creo también que el radicalismo es una oferta electoral permanente como cualquier otro partido político”.
“El radicalismo tiene que recrear un vínculo con la sociedad, más que buscar identidad, lo que tiene que encontrar es que la sociedad lo identifique y ese no es un problema de los que integran Cambiemos, es un problema del propio radicalismo: aggiornarse con equipos técnicos, abrir el partido, buscar gente joven, llamar a quienes puedan aportar nuevas ideas”, concluyó.



1 Comentario

  1. ¡Y es válida la relativización! En Cordoba, el PRO de Macri, es una tercera fuerza cómoda. Es mas, Macri personalmente, es mas proclive a tratar con Schiaretti que con los Radicales. Se siente mas afin con los intereses y objetivos del Gringo, que envuelto en las “revueltas” Radicales, mas cuando estas son de raigambre REGIONAL. Si no fuese que la UCR es SOCIO ACTIVO DE CAMBIEMOS A NIVEL NACIONAL, hubiera puesto a SU gente del PRO a “acompañar” al Gringo. Mas cuando muchos de sus dirigentes fueron parte del gobierno con el Gallego, por allá en el 99 con Kammerath a la cabeza.

Dejar respuesta