La licencia de Daniele



El periodista paseaba por Plaza de la Intendencia cuando el informante municipal se acercó a saludar. Estrechadas las manos tuvo lugar una pequeña charla informal.

Periodista: ¿Y, qué me cuenta, usted no trabajaba en el Área de Presupuesto?
Informante Municipal: Así es (con una sonrisa, advirtiendo por donde venía el asunto).
P.: ¿Qué tal el trabajo? ¿Algún compañero nuevo?
I.M.: ¡Ja, ja! ¡Vamos hombre, pregunte lo que quiere preguntar!
P.: Está bien, como anda su “compañero”, Rubén Daniele. ¿Volver al trabajo le sentó bien?
I.M.: ¡Dele, no se haga el distraído, usted ya publicó hace rato que el primer día pidió licencia!
P.: Bueno, bueno… Pasa que andan todos hablando de eso como si fuera novedad, quería saber si se supo algo nuevo.
I.M.: Mmm… más o menos. Esta vez, en lugar de licencia gremial, salió por licencia sin goce de suelo.
P.: Que raro, no tendrá ningún conocido en el sindicato que lo ayude con los papeles…
I.M.: ¡Ja, ja! ¡Cállese! ¡Lo mantengo informado, adiós!



Dejar respuesta