Picadito de verano

Con lo poco que pasa estos días de calor hay que hacer un repaso por lo más importante. Se ve que los políticos están encerrados con aire o paseando por ahí, porque están fuera del radar.

Por Javier Boher
[email protected]

macri¡Buen día, amigo lector! Con esto de que todos están de vacaciones las cosas se han calmado un poco. Nos quedan algunos detalles de color para comentar, pero no mucho más. Se ve que los políticos tienen un año tan agitado que necesitan imperiosamente un buen descanso.
Entre las cosas que han alterado a los siempre irascibles ciber-militantes están las fotos que le sacaron a la gobernadora de Buenos Aires. Como prácticamente el kirchnerismo ha perdido todo lo que ha disputado desde un tiempo antes de dejar el poder, esta vez fueron por la supuesta puesta en escena de las compras de Reyes de la Heidi de Hierro.
Pero peor que los ciudadanos indignados por las fotos son los medios que se hicieron eco y desataron una investigación al estilo CSI, que llegó hasta la declaración del fotógrafo. No hay dudas de que puede haber sido una puesta en escena, pero es poco serio que critiquen eso los que se emocionaron cuando la Emperatriz del Calafate dio una cadena nacional sentada en silla de ruedas y con bota ortopédica.
En medio del descanso estival, los políticos de Cambiemos han elegido diversos destinos nacionales. Como parte de una estrategia de diferenciación -o no- engancharon a uno de los intendentes díscolos de la tierra mítica de Peronia veraneando con su familia en el Caribe.
No tiene nada de malo pegarse una vueltita por playas cálidas, pero si no le querés firmar el pacto fiscal a la gobernadora, pagás el sueldo en cuotas o directamente no lo pagás hasta que no te mandan la ayuda desde la provincia, medio que queda mal. Es como juntarte a comer asado, llorar para no pagar tu parte y al otro día irte a andar en lancha al lago.

Nobleza sindical de Peronia
Los que parece que también están optando por destinos fuera del país son los sindicalistas. Al muchacho este Balcedo, un cuatro de copas de una monarquía sindical de las que ya están instaladas en el país, lo engancharon con algo de cambio en Punta del Este.
Quizás quiso ir a conocer la experiencia de una socialdemocracia que funciona y por eso estaba allá. Acá está lleno de mal pensados que no pueden creer que en 11 años se puedan ahorrar más o menos 400.000 dólares. A valores actuales son más o menos 60.000 pesos mensuales. De ahorro. Después de ganancias. “No lo sé Rick, parece falso” diría cualquier experto de “El precio de la historia”.
Pero como la Asamblea del año XIII abolió los títulos de nobleza -y lo confirmó después la Constitución de 1853- no sé si se puede llamar nobleza sindical a estos muchachos de sangre azul, overol que heredan los pequeños principados que supieron erigir sus padres.
Está claro que no son pocos, pero sorprende que sean tantos. Por ejemplo, a este muchacho de los porteros de edificios en Buenos Aires, el tal Víctor Santa María. Ahora resulta que lo han enganchado con una cuentita en Suiza de casi 6,5 millones de dólares.
¡Eso es un ancho y no un cuatro de copas! Resulta que el dueño de Página/12 (a través de su gremio) dice que él no sabía nada de esa cuenta a nombre de su familia (en co-titularidad con su hermana y su madre). Así todo sería culpa de su padre que fue… el que le heredó el gremio.
No me va a decir que no se sorprendió con estas dos revelaciones en una semana, amigo lector. Como usted está atento, sabrá que este es un año en el que se quiere negociar una reforma laboral complicada. Mientras la Ceocracia cambiemita sostiene que el sistema actual es soviético, la oposición “katrosperonista” de todo el progresismo considera que es casi como negar la Asamblea del año XIII y restaurar el esclavismo.
Ni una cosa ni la otra, pero hay mucho en juego. Así que parece lógico que presionen a los gremios para que den el visto bueno a la reforma. Hay que ponerse en la piel de Balcedo: “¿Qué hago? ¿negocio mi libertad a cambio de la reforma, o defiendo a unos trabajadores que sólo me importan como la vaca al tambero?”. El emoji de la carita dudosa quedaría bárbaro en este punto.

Tengamos un verano en paz
Como usted está al día con la agenda pastoral de Pancho el P.O.Pe (Popular, Obrero y Peronista) sabrá que viene a hacerse el cultor de la tolerancia con un grupo de mapuches al sur de Chile. Como le gusta toda la liturgia pagana del peronismo, resulta que su efebo porteño Juan Grabois está organizando un “Franci-tour” de 500 piqueteros.
Quince colectivos van a cruzar al país trasandino para asistir a esas cosas tan interesantes que tiene para decir Francisco, que son básicamente las mismas que se repiten hace 2000 años. Juro que no le puedo desear el mal a nadie, pero me gustaría ver dos cosas.
La primera, que les hagan un piquete en la ruta, por lo que sea. Por pisar tierra sagrada, comer carne, vestirse con lana o no bañarse. Usted elija. Que lleguen tarde a su cita me haría feliz, por eso de que les corresponde una parte de lo que dan.
La segunda, que los enganchen comprando LEDs para ver el mundial. Ya que lo crucificaron al hombre planta por venirse con un par de teles de Chile, no estaría mal ver que a los fans del crucificado los escrachen cuando hacen lo mismo. Apuesto un chori con cono de papas a que van a elegir el HD sobre el discurso, como cualquier mortal que esté esperando el mundial de Rusia.
Así las cosas, amigo lector. No pasa mucho en verano, así que no espere sesudos análisis. Además, existiendo la sandía, el tereré, los ríos y la Doma, este mes es para distenderse en Córdoba. No hay que sacarle el ojo a la política, pero tampoco está como para mirarla muy fijo.



Dejar respuesta