En Cosquín, socialistas discuten su supervivencia (miran el ´19)

Desde ayer y hasta el domingo tendrá lugar en esa localidad cordobesa, el campamento de la Juventud Socialista. Asistirá el ex gobernador santafesino Mario Bonfatti y el actual mandatario Miguel Lifschitz.

La capital nacional del folklore, se convertirá por unos días en la meca del socialismo nacional. Desde ayer y hasta el domingo, Cosquín recibirá a jóvenes de todo el país en el marco del campamento de la Juventud Socialista que se realiza todos los años. En esta edición, pasarán por Córdoba los principales referentes de la fuerza, entre ellos, al presidente del partido, el ex gobernador santafesino Mario Bonfatti, y al actual mandatario de esa provincia, Miguel Lifschitz.
Desde lo formal, el propósito de la reunión en la ciudad gobernada por el socialista Gabriel Musso, es fortalecer la discusión política y la construcción partidaria tras los magros resultados de octubre pasado con el horizonte puesto en el 2019.
El socialismo nacional y su versión cordobesa, transitan un proceso de reflexión y análisis del tablero político actual, siendo su principal desafío definir cómo se posicionará la fuerza progresista rumbo al próximo duelo electoral.
La discusión por la supervivencia en el 2019 se adelantó como consecuencia de las distintas posiciones que surgieron dentro del Frente Progresista santafesino tras los acontecimientos que tuvieron lugar durante los últimos días del 2017 en el Congreso nacional.
El gobernador Lifschitz estuvo participando en algunas de las reuniones ampliadas de la Liga de mandatarios PJ y, al igual que el cordobés Juan Schiaretti, fue uno de los 23 jefes de gobierno que suscribió el Consenso Fiscal con el presidente Mauricio Macri.
Sin embargo, el acuerdo del socialista no tuvo su correlato en la Cámara Baja donde su parlamentario, el diputado Luis Contigiani, no acompañó ninguna de las leyes de reformas previsional y tributaria y tampoco el Presupuesto.
Esta disidencia entre lo comprometido frente a la Nación por el titular del Ejecutivo santafesino y lo ejecutado finalmente por su delegado en el recinto nacional, abrió el debate interno sobre cómo seguir pero, fundamentalmente, cómo reconvertir el socialismo para no perder competitividad en el mercado electoral a futuro.
Desde Córdoba, el presidente del PS y anfitrión en el encuentro coscoíno, Matías Chamorro, consideró que “no hay lugar para terceras vías” y leyó que “en un escenario polarizado, construir una tercera fuerza en 15 meses no es factible”.
En cambio, siguiendo la línea de lo que se baraja dentro del partido a nivel nacional, se muestra partidario de generar un espacio transversal que articule con otros sectores de la centro izquierda. “Desde la Juventud pechamos para que nuestra dirigencia abra el partido”, dijo.
Dirigentes socialistas como Contigiani creen que es necesario polarizar “para frenar el avance de la derecha” y en ese plan no descartan una aproximación con el peronismo; en Córdoba -por ahora- esa alternativa no tiene lugar, según indicaron. Sin embargo, vale señalar que, tras las dos instancias electivas del 2017, el propio gobernador Juan Schiaretti habló de abrir las puertas del justicialismo cordobés y de buscar nuevos aliados en el mercado progresista local.
En tanto, el ex legislador provincial Roberto Birri consideró que el 2018 “será un año de aproximaciones políticas” pero consideró poco factible que, en el marco de la política de alianza, el socialismo se arrime a Schiaretti. “El gobernador está muy cerca de Macri y ese es nuestro límite”, dijo.
Sobre el campamento
Se estima que unos mil jóvenes socialistas participarán del campamento que comenzó ayer en el sindicato Luz y Fuerza de la localidad serrana. Habrá delegaciones de Paraguay, Chile, Brasil y Uruguay, entre otras, y además de Lifschitz y Bonfatti, también asistirán la ministra de Producción santafesina, Alicia Ciciliani y el diputado Contigiani. La pata estudiantil del socialismo local está representada por Sebastián Fondacaro, quien se convirtió a comienzos de octubre en presidente de la Federación Universitaria de Córdoba (FUC), tras la conformación del Frente Deodoro Roca entre el Movimiento Nacional Reformista (MNR) y Franja Morada.



Dejar respuesta