ATE Córdoba, en paro nacional con crítica local

La delegación local de los estatales se movilizó ayer por los desvinculados del Gobierno nacional. En Córdoba, critican el acuerdo firmado entre la Provincia y el SEP.

El 2018 tuvo su primera medida de fuerza contra el gobierno nacional en la jornada de ayer, protagonizada por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Los estatales, que abrevan a nivel nacional en la CTA Autónoma que conduce Pablo Micheli, realizaron un paro de actividades para protestar “contra los despidos y la destrucción del Estado”.
En Córdoba, la medida fue acatada por los trabajadores de distintas reparticiones nacionales, quienes concentraron desde las 9 de la mañana en la sede de ATE (Entre Ríos 450) para movilizarse por las calles céntricas.
Además de criticar la no renovación de contratos a nivel nacional, la dirigencia local de ATE hizo notar su disconformidad con el acuerdo salarial al que llegaron en Córdoba el gobernador Juan Schiaretti y el titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), José “Pepe” Pihen.

Salarios e inflación
La medida de fuerza de ayer se centró en las desvinculaciones de agentes contratados del Gobierno nacional que se verificaron en los últimos 15 días. Según ATE, los mismos habrían alcanzado los 1200 trabajadores, incluyendo a dependencias como los ministerios de Defensa, de Energía, de Modernización, de Medio Ambiente y de Cultura, organismos como el Enacom, el Senasa, el Incaa, Radio Nacional y el Anses, y la Jefatura de Gabinete y la Presidencia.
En Córdoba, la mayor repercusión vino de la mano de Fabricaciones Militares, que habría tenido un total de 59 desvinculados entre las sedes de Río Tercero y de Villa María, además de algunos agentes de la sede local de Radio Nacional.
Sin embargo, la presencia de ATE Córdoba en las calles también tiene otro significado: su descontento con el acuerdo que el SEP selló a fines de diciembre con el Gobierno provincial. El titular de la CGT Regional Córdoba convino una serie de aumentos salariales cuatrimestrales.
El primero de ellos, con vigencia desde el 1 de enero pasado, alcanza el 6 por ciento e incluye una cláusula gatillo por si la inflación supera dicho porcentaje en el período enero-abril. El segundo tiene la misma modalidad, con un escalón del 5 por ciento y una garantía para el caso en que la inflación supere el 11 por ciento en el período enero-agosto.
“Para el último cuatrimestre del año, lo que está previsto es hacer revisiones mensuales, verificando cómo evoluciona la inflación, e ir ajustando mes a mes en función de esa evolución”, explicó la secretaria general de la Gobernación, Silvina Rivero, al momento de la firma, agregando que “al final del 2018 los salarios van a reflejar un incremento equivalente a lo que haya sido la inflación acumulada para ese período”.
Tras la modificación de la meta de inflación para el 2018, anunciada la semana pasada por el equipo económico de Cambiemos, María Liliana Salerno, titular de ATE Córdoba, criticó el acuerdo convenido por Pihen.
“El anuncio que realizó (…) el gobierno nacional, aumentando a 15 por ciento la expectativa inflacionaria para el año que viene, destrozó las bases del acuerdo salarial de Schiaretti con un gremio de ámbito provincial y puso en evidencia que ATE tenía razón al denunciarlo por espurio e insuficiente” declaró Salerno, obviando las cláusulas gatillo previstas para cada cuatrimestre.
Las quejas de ATE al respecto se repetirían a lo largo de la temporada estival, hasta el momento en que la Provincia negocie con el resto de los gremios cordobeses.



Dejar respuesta