Adrián Gómez: “la solidaridad del público cordobés fue conmovedora”

Tras sufrir un hecho de inseguridad el día de su estreno, el actor vive un gran comienzo de temporada con su espectáculo “Pulenta Comedy Maker”.

Por Ariel Bogdanov

De una manera inusual e inesperada comenzó la temporada para Adrián Gómez. Inusual porque le tocó vivir un momento difícil cuando encontró su auto desvalijado horas después de haber estrenado su nuevo espectáculo “Pulenta Comedy Maker”, en el teatro Zorba. Sin embargo lo que vino después sorprendió a más de uno, incluído al propio Gómez, cuando de manera casi inmediata comenzaron a aparecer enormes muestras de solidaridad por parte del público cordobés y de toda la colonia artística. “Si hubiera tenido pocos escrúpulos podría haber recaudado 100 mil pesos por la cantidad de ofrecimientos que tuve. Realmente hubo gente que me escribía para donarme dinero y hasta hubo gente que me ofreció su aguinaldo”, comenta emocionado Gómez. “Me pasó que una mujer me ofreció hasta la peluca de la madre que tenía guardada por si quería usarla en mi espectáculo. Esas cosas no me las olvido más”, agrega el creador de “Ricardo Mario Alberto”, uno de sus personajes más populares.

En esta montaña rusa de emociones que le tocó vivir a Gómez en sus primeros días se sumó que las primeras tres funciones de su espectáculo fueron con localidades agotadas, algo poco común para los días que corren.

Esta es la mejor temporada de mi vida. Nunca arranqué así. Las tres primeras funciones fueron con localidades agotadas y gente afuera. Es una temporada soñada”, expresó Gómez sin escatimar elogios para definir su presente.



-¿A qué cree que se debe este gran momento?

Este es el tercer espectáculo que hacemos y la gente nunca se encontró con un espectáculo igual que otro. Consideramos que es una falta de respeto repetir y siempre hemos ido cambiando. Le brindamos a la gente lo mejor de nosotros. Yo dejo la vida arriba de un escenario pero lo que recibo de vuelta es maravilloso, es algo que te llena el alma. Es un laburo de consolidación artística de hace muchos años. Hacemos un espectáculo que no tiene nada que envidiarle a las propuestas de Buenos Aires y eso al cordobés lo llena de orgullo.

-¿Qué cambió en su espectáculo respecto al de otros años?

Creo que hay un crecimiento artístico importante. Desde la producción general Eduardo Giordano nos dio un montón de recomendaciones, ideas y cosas para poner en práctica, pero además sumamos la dirección de René Bertrand, un actorazo, un tipo con una trayectoria impresionante, que hizo que un espectáculo que estaba bueno, esté fantástico. Hemos invertido en vestuario dos veces porque nos gusta (risas), e incorporamos una pantalla de led que es el doble de lo del año pasado, eso hace un combo que la gente disfruta de punta a punta. Además hay momentos emotivos, hay un homenaje a Raúl Ceballos y su personaje de doña Rosa con los premios Marlos. Todos esos matices hace que el público pasee por muchas emociones. Estamos recibiendo un amor inconmensurable con hechos que nos sorprenden todos los días, por ejemplo a entrado gente con una bandera que decía “pulenta”, y me festejaban cada chiste levantando la bandera como si fuera una cancha de fútbol, esas son cosas que pasan en recitales o le ocurren a estrellas de rock. Esos gestos te hacen sentir que tantos años de posicionarse y de tener respeto por el público, valieron la pena.

-¿Qué es lo que le aportó a un espectáculo un director con la experiencia como René Bertrand?

Los maestros te aportan su grado de perfección. Rene me dijo: “no te voy a tocar ni una letra, ni un personaje” y así fue. Él le saca lustre a los personajes. Me indica donde hacer una pausa o como pararme en el escenario para que luzca mejor un remate. Con el quizás el mismo chiste rinde el doble. Después es muy importante que uno le responda. El material estaba, contábamos con la calidad pero necesitábamos que alguien perfeccione el espectáculo. Eso hizo René.



Dejar respuesta