Delasotismo, nuevo ducto para fugas K

En la línea que responde al ex gobernador de Córdoba esperan sumar nuevos aliados de la canasta kirchnerista. La semana pasada la ex senadora Haidé Giri asistió a un acto ultradelasotista. 

El año terminó movido para el peronismo cordobés y así parece que arrancará también el 2018. El receso es sólo una pausa en la reconfiguración que la alianza Unión por Córdoba (UPC) se vio obligada a comenzar tras el proceso legislativo que pasó.
La doble derrota en manos de Cambiemos fue leída hacia afuera como el resultado de una polarización entre dos actores nacionales en la que el justicialismo local no pudo colarse y quedó al margen de esa grieta. “UPC nunca fue fuerte en las elecciones de medio término”, anticipaban desde el oficialismo.
Sin embargo, hacia adentro, el avance de la marea amarilla sobre territorio provincial sacudió la estantería y encendió las luces de alerta con miras a lo que pueda suceder en la próxima parada electoral, la que realmente valdrá para retener el poder.
El 2019 es la meta. Por eso, en paralelo a la administración del Gobierno provincial, Juan Schiaretti trabaja en la estrategia para llegar fortalecido, con un peronismo ampliado y consolidado.
En ese sentido, apenas concluyeron los comicios legislativos, el gobernador y jefe político del PJ, inició un proceso de apertura que, en nombre de la unidad, recibió a distintas versiones del peronismo que no estaban jugando con el oficialismo y espera sumar nuevos socios del mercado progresista a su canasta.
Y en los números que hacen desde el Panal, el casi 10 por ciento que obtuvo el kirchnerismo cordobés resulta más que apetecible, por eso hacia ese sector apuntan principalmente los cañones del schiarettismo. Las negociaciones con varios referentes y militantes del sector iniciadas el año pasado dieron buenos resultados; no obstante, el mercado de pases sigue abierto.
Sin embargo, ese plan podría verse alterado atento a algunas situaciones que no se esperaban desde el oficialismo.
Entre ellas, las derivaciones políticas del respaldo del bloque de diputados Córdoba Federal a la reforma previsional; esto reavivó la fisura interna -congénita en UPC- entre el schairettismo y el delasotismo.
Quienes tributan al ex gobernador José Manuel de la Sota se desmarcaron de esa acción y aprovecharon la polémica para reforzar su juego propio. La diputada Adriana Nazario votó en contra de la ley macrista desde un bloque unipersonal pero jugando en tándem con el massismo en el escenario nacional; mientras que en Córdoba, la hija del ex mandatario y actual concejala, Natalia de la Sota, tomó las riendas del asunto y alistó a la tropa para rearmar el espacio.
El delasotismo -hoy, sin De la Sota- aprovechó lo que consideró un “error” de Schiaretti para capitalizarse políticamente. La idea de comenzar a armar mirando el ´19 sin descartar la posibilidad de pedir una interna, incluye también el intento por ampliar el tramo delasotista dentro del justicialismo cordobés.
Y en ese sentido, desde este sector también miran con cierta codicia al kirchnerismo cordobés. La presencia de la peronista y ex funcionaria K, Haidé Giri, en el acto ultradelasotista de la semana pasada, abona esa teoría y abre la puerta a futuros nuevos acercamientos. Allí, la dirigente kirchnerista que aún integra las filas del Frente Córdoba Ciudadana se mostró con la hija del ex mandatario y con el legislador, Daniel Passerini.
Entre los discursos que se escucharon en ese “brindis” de fin de año al que asistieron los principales paladines de De la Sota, la edila capitalina dijo que es tiempo de empezar a hablar de un “nuevo justicialismo”, aggiornado a los tiempos que corren: “La derecha son Macri y los radicales que gobiernan hoy cumpliendo a rajatabla el manual de los gobiernos liberales. Los peronistas debemos ser la centro izquierda de la política argentina, una centro izquierda demócrata, representante de los pobres y los sectores más débiles, los desocupados, los que ganan la mínima y, por supuesto, de la clase trabajadora” puntualizó.
Bajo el paraguas de un “peronismo de centro izquierda”, en la tesis delasotista no resulta descabellado pensar que varios de los peronistas que hoy se mueven dentro del radar K, puedan encontrar en este sector un nuevo ducto para las fugas. Abonan esa teoría, varios aspectos:
1- La incomodidad para muchos dirigentes que generó el apoyo schiarettista a la reforma; mientras el delasotismo se mostró opositor a esa ley.
2- El cruce en el recinto de la diputada Alejandra Vigo a su par K, Gabriela Estevez, exponiendo que hubo un intento de la camporista de pasarse a las filas del oficialismo en los tiempos de armado de la lista legislativa. En el delasotismo leen que esta situación, podría frenar el éxodo kirchnerista al espacio schiarettista y virar los pases, hacia su línea interna.
3-La fina sintonía de Schiaretti con Macri es otro de los puntos mencionados en la especulación delasotista que, claramente, pretende construir desde una oposición sumamente crítica a la Nación.
4- En el delasotismo creen que la derecha fuerte no acompañará más con su voto a UPC porque ahora se referencian en el gobierno de Cambiemos. Por ende, no será ese el espacio donde buscar nuevos aliados para engordar las bases del peronismo,



1 Comentario

  1. Genial ya era hora qe nos pongamos los guantes los Delasotistas con nuestra agrupación compañero jose ignacio Rucci conduccion De la sota y agrupacion Juntos con Dani passerini CON DE LA SOTA AMBAS LIDERADAS INTEGRAMENTE X DELASOTISTAS Y OTROS MUCHOS CROS DESILUSIONADOS DE TANTOS HALAGOS HACIA MACRI ESPERANDO LA RUPTURA TOTAL DE NUESTRO PERONISMO EN CORDOBA X SU PROPIA CONVENIENCIA NO ASI NUESTRO LIDER INDISCUTIDO COMPAÑERO JOSE MANUEL DE LA SOTA QE JAMAS NOS HIZO AGACHAR LA CABEZA A LOS CORDOBESES FELIZ Y CUENTEN CONMIGO Y CON LAS 2 AGRUPACIONES secretaria general susana colazo

Dejar respuesta