Caprichos de Tinelli, más lejos de AFA

El vice de San Lorenzo renuncia al departamento Fútbol en el “Ciclón” y solo estará al frente del departamento Básquetbol. Es una forma elegante de renunciar a su aspiración de ser presidente del fútbol argentino, como alguna vez soñó.

Por Federico Jelic

¡Qué tipo ciclotímico es Marcelo Tinelli! No contento con ser el rey del rating en la TV argentina, ser vice de San Lorenzo -su club de toda la vida-, aspirar al sillón de AFA, crear la Liga Nacional de Voleibol donde su equipo Bolívar es más que el Barcelona, ahora parece que su capricho es hacerse rogar. Como lo hizo el año pasado, apenas renunció a su candidatura a presidente del ente madre del fútbol argentino vía twitter, para después anunciar que se arrepentía.

Pero otro de sus juguetes favoritos es el básquetbol, donde San Lorenzo compró plaza a 9 de Julio de Río Tercero en 2016, lo hizo llegar a la gloria en su primer año con un equipo plagado de estrellas, disputar amistosos en Europa y contra equipos de la NBA, mientras coqueteaba con el fútbol y la renovación de su mandato junto a Matías Lammnens en la fórmula de gobierno. Parece que le agarró otro de sus empaques peligrosos.

Manifestó también mediante la red social del pajarito que ahora se alejará formalmente del departamento Fútbol y de sus decisiones más importantes. Es decir, no elegirá refuerzos, en un equipo que marcha segundo en la Superliga y que disputará la Copa Sudamericana en 2018. Raro, sobre todo en él, que le gusta figurar más que respirar. ¿Cuánto le durará su abstinencia de poder?



“Vendetta” de Casa Rosada

Tinelli estuvo a un voto de ser máxima autoridad del organismo superior del fútbol doméstico, en aquel bochornoso empate en 38 sufragios con 74 asambleístas, en la recordada compulsa contra Luis Segura. Le quedó la espina. Tiempos de grondonismo residual. Su discurso de renovación  y cambio de imagen de AFA cautivó a varios clubes, entre ellos al Talleres de Andrés Fassi, uno de sus aliados fundamentales. Sin embargo, suprimidos los comicios, fue el “Grondonismo residual” el que se quedó con el cetro, con todo el poder, de la mano de Claudio “Chiqui” Tapia, con “ascenso unido” y un fuertísimo espaldarazo del rey de los gremialistas, Hugo Moyano, disfrazado de presidente de Independiente.

La apetencia del conductor de TV entonces era ser parte influyente de la tan mentada Superliga. El deficitario “Fútbol para Todos” ya era historia, necesitaba acomodarse en el sector empresarial como para ser tenido en cuenta, junto a su productora “La Corte”, con esa infausta alianza con el embargado-detenido-imputado Cristóbal López -reliquias del Kirchnernismo más puro y corrupto- según indican las investigaciones de la Justicia. Dicha alianza le terminó costando carísimo, apostó al caballo equivocado y desde Casa Rosada se lo hicieron sentir.

Sí, leyó bien estimado lector. Casa Rosada. Porque el presidente Mauricio Macri no le perdonará jamás a Tinelli que su contendiente al sillón de Rivadavia, Daniel Scioli, haya realizado prácticamente un cierre de campaña en su programa, el más marketinero y mirado de la pantalla argentina. Y casi en tiempos de veda electoral. Risas, imitaciones, ilusiones, pero el tiro salió por la culata. El ballotage consagró al ex presidente de Boca Juniors en las urnas y al vice de San Lorenzo ya no le quedaba flexibilidad en la cintura para evitar un contraataque letal del líder del PRO.

¿Qué pasó después? La historia actual. El Grupo Indalo, compañía semi pública o, mejor dicho, con mayor sustento de aportes del gobierno K que de la pauta privada, hoy tuvo que vender acciones de canal 13 y la radio. Indalo había adquirido la mayoría del paquete accionario de “Ideas del Sur”, propiedad de Tinelli durante años, y hoy se encuentra prácticamente en bancarrota. Vendieron sus acciones, pero el juez Ercolini no le permitió la negociación, embargando el patrimonio de López e inhabilitando sus funciones, por lo que hoy el futuro de “Bailando por un sueño” y toda la parafernalia luce más incierto que nunca.

Adiós AFA

Con este panorama, ¿puede el conductor de “Showmatch” aventurarse a aspirar un cargo de relevancia en AFA? Vale recordar que cumplió cierto rol en la secretaría de las selecciones nacionales. Le tocó ese cargo en el reparto de funciones en la asunción de Tapia y con la Superliga en el laboratorio. Por su línea directa de conversación con Lionel Messi, entendieron desde la mesa ejecutiva del fútbol argentino que podría ser más que útil su participación en ese departamento.

Pero apareció Diego Maradona. Desde los Emiratos Árabes Unidos y la lejana Dubai, ahora en su responsabilidad como embajador de FIFA, salió a criticar y liquidar mediáticamente a Tinelli por todas las vías posibles. No le perdona una invitación a su ex mujer Verónica Ojeda al programa más visto de Sudamérica, y a partir de ahí, el fuego cruzado no cesa.

Maradona amenazó con renunciar como embajador y por ese motivo, el primer mandatario de FIFA Giani Infantino levantó el teléfono, comunicación con Casa Rosada (en ese entonces, AFA se encontraba intervenida por la Comisión Normalizadora, con Armando Pérez, presidente de Belgrano, a la cabeza) y chau. Macri aprovechó para desquitarse y seguir de revancha con el vice de San Lorenzo, y listo. No más “Cabezón” en las selecciones nacionales.

Desgastado, herido en su orgullo propio, Tinelli no tuvo más remedio que refugiarse en San Lorenzo. Lograba su reelección junto a Lammens con una legitimidad del más del 90 por ciento y era tiempo de hacer las bases otras vez para salir a tirar los dados más adelante.

Solo básquet

Su obsesión de ser un influyente dirigente de la AFA menguo.  La renuncia al fútbol de San Lorenzo se dio por decantación, aunque a muchos de sus seguidores les llamó la atención. Hay cierta distancia con Lammens, pero el meollo de la cuestión es otro. Mediante un comunicado oficial, se despidió elegantemente, justo en el “Día de los inocentes”, por lo que muchos al principio no le dieron crédito. “Estoy transitando un rumbo de rearmado en lo laboral que me exige muchísimo. Fundar otra productora y estar cerca de la gente que trabaja de sol a sol para que el programa sea lo que es, resulta un nuevo desafío que requerirá de toda mi atención. Por eso voy a estar limitado en mis tiempos como para seguir tan involucrado con la gestión en el fútbol. Dado este panorama, estoy convencido de que lo mejor es correrme de la conducción del fútbol profesional y juvenil de la entidad y dedicarme sólo al departamento de básquet”, publicó en su Facebook y twitter personal.

Lejos de AFA, lejos del fútbol de San Lorenzo, con otros objetivos personales  y empresariales, Tinelli está jugando otro campeonato. Pone una ficha en el básquet para no alejarse del todo, pero igual, tendrá que limar asperezas en lo político si sueña con volver a erigirse como probable dirigente en AFA.

 

 



Dejar respuesta