CGT, lista para arremeter contra reforma laboral

El brazo gremial del PJ cordobés se declaró en estado de alerta, apenas el jefe de Gabinete anunció que convocarán a sesiones extraordinarias para febrero. Tomarán medidas apenas avance el proyecto en el Congreso, independientemente de la decisión de la central obrera nacional.

cgtEl gobernador Juan Schiaretti y el secretario general del SEP, José Pihen, sorprendieron con la firma de la pauta salarial para los estatales cordobeses, antes de las fiestas de fin de año. El acuerdo para 2018 -una suba del 6% en enero y un 5% en el segundo cuatrimestre, además del pase a planta permanente de 4.800 contratados y una cláusula gatillo por inflación- no se alejó de las proyecciones estimadas por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien planteó un escenario de paritarias 2018 en torno al 16,6%.
El legislador de Unión por Córdoba tendrá tiempo disponible para dedicarse a puntos más rutilantes de su agenda sindical, por caso, la reforma laboral que impulsa la Nación, rechazada de plano por la CGT Córdoba que encabeza.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, expresó ayer el anhelo de que el proyecto oficial, que pretende introducir cambios para aumentar el nivel de empleo formal, pueda ser tratado en sesiones extraordinarias en febrero.
“La reforma laboral, consensuada con la CGT, esperamos poder tratarla también en el marco del diálogo, en las extraordinarias de febrero, y creemos que va a ser un muy buen complemento a esto que hemos avanzado hasta ahora”, aseguró durante una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.
Peña insistió en que la reforma laboral implica medidas “muy beneficiosas para los trabajadores y para la generación de trabajo” y remarcó el “consenso” con el que cuenta por parte de la CGT Nacional.
En el mismo sentido se expresó la senadora cordobesa Laura Rodríguez Machado. “Estimamos que se tratarán dos temas regulares pendientes que son reforma laboral y ley de financiamiento productivo, además del nombramiento de pliegos y embajadas diplomáticas”, completó la senadora del PRO. En ese marco, la legisladora señaló que para alcanzar esos objetivos “era necesario modificar normas y también otras cuestiones básicas como salir de default, o normalizar el INDEC”.
En tanto, el presidente del interbloque Cambiemos en el Senado, Luis Naidenoff, aseguró que la reforma laboral tendrá curso legislativo “con el aval de los trabajadores, esto es la CGT”. En Córdoba, las dos centrales que conviven en la provincia no opinan lo mismo.
Córdoba, capital del rechazo
Inobjetables fuentes de la CGT liderada por Pihen anunciaron ayer que se encuentran en estado de alerta por las recientes declaraciones del equipo de gobierno del presidente Mauricio Macri. En otras palabras, dispuestos a desplegar artillería pesada si la reforma laboral avanza en el Congreso de la Nación, con o sin el beneplácito de “los gordos”.
Otra vez, la grieta que separa a la central obrera con oficina en Buenos Aires de sus regionales. La CGT de Córdoba parece determinada a ignorar las tratativas el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca. A cambio, elabora su propia estrategia.
No es casual que Pihen se mostrara en el último encuentro del año de los dirigentes peronistas alineados detrás de la figura del ex gobernador José Manuel de la Sota (ver en página 4). La campaña de descrédito que protagonizan desde ese sector y tiene como blanco a los diputados cordobeses de UPC que apoyaron la reforma previsional, jerarquiza la presencia del legislador con mayor poder de fuego. El delasotismo suma su brazo gremial en la estocada que pretende asestarse al gobierno de Cambiemos.
Según la central local, la iniciativa gubernamental es un emergente de lo que denominan “una profundización del modelo de los 90”. Las principales críticas se refieren a los cambios que el gobierno pretende implementar a fin de favorecer el blanqueo de los trabajadores informales.
Según Pihen, el proyecto “elimina indemnizaciones por trabajo sin registrar (en negro), o mal registrado; modifica a la baja la metodología de actualización del haber de los jubilados, y facilita el fraude laboral, creando la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente, excluido de la Ley del Contrato de Trabajo”.



Dejar respuesta