Daspu cerró ejercicio con déficit de $ 40 millones

La obra social universitaria, presidida desde 2012 por el ex decano de Ingeniería Gabriel Tavella, finalizó el ejercicio 2016-2017 con un rojo de 40 millones de pesos.



Por Felipe Osman

daspu
Gabriel Tavella presidente de Daspu.

Un informe redactado por miembros del Concejo Directivo de Daspu manifiesta la preocupación de sus autores por la situación económica que atraviesa la obra social universitaria, que durante su último ejercicio económico habría acumulado un déficit de más de 40 millones de pesos.
Los autores del estudio -Sandra Mutual, tercera vocal titular por el claustro docente, y Daniel Palombini, su suplente-, expresan también su descontento con el presidente de Daspu, Gabriel Tavella, por no haber advertido al Concejo Directivo acerca de esta situación, de la que aseguran haberse anoticiado recién el mes pasado, con la presentación del balance del último ejercicio, cuyo cierre tuvo lugar en junio.
Además, los vocales electos en 2015 por Adiuc señalan que, de haberse puesto en conocimiento de este déficit al órgano deliberativo con mayor antelación, se pudieron haber tomado las medidas necesarias para reducir el desajuste de las cuentas.
Especial atención debe prestarse a esta última aclaración. En apariencia, tales medidas no pudieron haber sido implementadas por Tavella; probablemente porque el titular de la obra social, que fue reelecto en dos oportunidades sin contar, ni siquiera, con un voto en el Concejo Directivo, sigue sin lograr los apoyos necesarios en el órgano deliberativo para tomar importantes decisiones de gobierno al frente de Daspu.
Recuérdese que Tavella llegó a la presidencia de la obra social universitaria, allá por 2012, sin contar siquiera con un voto dentro del Concejo Directivo, pero sí con el respaldo de tres electores decisivos en aquellos tiempos: Francisco Tamarit, Gustavo Irico, Carlos Vallejos. Ex rector de la UNC, ex decano de Ciencias Médicas, y el hombre fuerte del gremio no docente (por aquellos tiempos), respectivamente.
Así, desde su llegada al cargo y a lo largo de los casi tres períodos que Tavella lleva al frente de Daspu, jamás logró construir un apoyo estable dentro del Concejo, y permaneció en la presidencia, curiosamente, gracias a esta falta de cohesión entre los concejeros, que prefirieron refrendar las sucesivas reelecciones del ex decano de Ingeniería con tal de no ceder a apoyar otras candidaturas, propuestas por los distintos claustros. Tavella se mantuvo así en el cargo, constituyéndose en el “candidato tapón” que cada facción dentro del Concejo utilizó para coartar las pretensiones de otros candidatos.
Sin embargo, hasta ahora, la gestión de Tavella no había sido objeto de mayores críticas. La situación económica de la obra social, que cuenta con cuantiosos ingresos -dados los importantes aportes que recibe de sus afiliados-, se sostuvo sin mayores dificultades, aún con el lastre que representa afrontar el pago de sueldos de privilegio a sus empleados.
Pero ahora Daspu atraviesa una situación deficitaria, y tiene a su frente un presidente que sólo parece lograr consenso entre los vocales de los distintos claustros cada dos años, para permanecer en el cargo por dos años más.

Elecciones
Julio de 2018 es la fecha límite para realizar las elecciones que configuren el nuevo Concejo Directivo de Daspu. Si bien mismo se compone de nueve vocales, sólo siete de ellos serán electos en comicios: tres bancas por el claustro docente, tres para el claustro no docente y una por los jubilados y pensionados. Los restantes dos vocales son designados por el Rector. Presumiblemente un docente y un no docente, que serían nombrados previa negociación con los sindicatos.



1 Comentario

  1. No entiendo dónde está el error de manejo de obra social Daspu cuando tiene aranceles bajos y una dificultad para autorizar prácticas. Además comentarios de que tiene nomenglador diferenciado para cada institución.

Dejar respuesta