Plan epistolar de Bee Sellares alteró la paz navideña en UCR

El mestrista sube la intensidad opositora contra Schiaretti en una jugada individual.



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

La disputa por la presidencia del bloque de legisladores de la Unión Cívica Radical fue incruenta: ya se sabe que Orlando Arduh logró retenerla pese al interés del mestrista Javier Bee Sellares por arribar a la banca con el título de jefe. Sin embargo, se abrieron algunas heridas, y en los últimos días, sangraron.
Bee Sellares regresó a la banca legislativa a la que se había sentado a fines de 2015 sólo para pedir licencia, y así ocuparse de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba. Semanas antes de su vuelta, trascendió que pretendía desplazar a Arduh de la jefatura del bloque, con el argumento de que él sí representa a Mestre, a diferencia de quien ya abandonó el costado del intendente.
Sin embargo, la relación de fuerzas interna en la UCR 2017 no es la misma que en 2015: Mestre tiene rivales para la candidatura a gobernador; ya no corre solo. Arduh, resistió sin complicaciones.
Bee Sellares ha dicho que será legislador en los dos últimos años de la gestión Schiaretti para “hacer oposición dura”, lo que en calma puede leerse como que quiere sumar una espada más al bloque. Pero, tratándose de radicales, es aconsejable preguntarse si esa definición no esconde una crítica al estilo opositor de la bancada que conduce Arduh.
En poco tiempo, Bee Sellares alzó su perfil en el recinto y en los medios de comunicación. Días atrás le envió una carta al gobernador Juan Schiaretti reclamándole por la coparticipación de fondos a los municipios, sobresaltando a algunos de sus compañeros de bloque.
La bandera por los fondos que piden los municipios como propios a la Provincia es agitada permanentemente por el radicalismo. Es muy intenso, en ese sentido, el Ente de Intendentes que preside Ramón Mestre. Al margen de la justicia que pueda tener el reclamo, debe recordarse que es clave para las aspiraciones provinciales del mestrismo la extensión política hacia el interior. El mestrismo, además, se despegó un tanto no del Consenso Fiscal, pero sí de la táctica macrista. Así, cuestionó al gobierno provincial, a través del Comité Central, justo cuando los legisladores iban a la Casa Rosada a recibir instrucciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para que tengan un comportamiento amigable con el Panal; cuestiones de la estrategia nacional de Mauricio Macri que entorpece cualquier plan de la UCR provincial para esmerilar al gobernador Schiaretti.
En la carta, Bee Sellares recuerda a Schiaretti que Córdoba recibirá una “lluvia de recursos” que debería compartir con los municipios y las comunas a través de la coparticipación. De paso, le advierte que si alguno de ellos debe subir los impuestos, será culpa de la Provincia y su actitud mezquina. Aparece allí una justificación por cualquier aumento que observen los contribuyentes de la ciudad de Córdoba.

Disgusto
“Se cortó solo”, mascullaron algunos legisladores al enterarse por los medios de comunicación de la jugada epistolar de Bee Sellares.
El mestrista, además de buscar apuntalar en la Legislatura el discurso opositor a Schiaretti, tiene aspiraciones municipales: quiere ser candidato a intendente en 2019. Para ello, es fundamental lograr dos objetivos dentro de la UCR (luego deberán atenderse las presiones del macrismo): mejorar el conocimiento público en las encuestas y, claro, contar con el favor de Mestre.
La carrera por la sucesión de Mestre ya tiene una decena de anotados en la UCR, y dos de ellos conviven en el bloque de legisladores; además de Bee Sellares, quiere ir por el Palacio 6 de Julio el propio Arduh.



Dejar respuesta