Schiaretti redujo estrés en PJ y blindó a sus diputados

El gobernador reunió a la dirigencia del peronismo local en un acto para despedir el año. Repasó obras, proyectos y defendió el pacto fiscal suscrito con la Nación. Felicitó a los diputados cordobeses que levantaron la mano por la reforma previsional.

Por Yanina Soria
[email protected]

schiarettiJuan Schiaretti ratificó esta semana su pertenencia a la categoría de “gobernadores confiables” para el presidente Mauricio Macri.
La prueba de amor fue superada junto a sus otros colegas peronistas que sí cumplieron lo firmado con la Nación y acompañaron en Diputados la polémica reforma previsional impulsada por el Ejecutivo.
El respaldo de Córdoba, Tucumán, Entre Ríos y Chaco, entre otras de las provincias que tienen representantes en el ya fracturado interbloque Argentina Federal, resultó fundamental para el tratamiento y posterior sanción de la ley. En Balcarce 50, tomaron nota de ello y depuraron la lista de gobernadores “leales”; Schiaretti está a la cabeza de los mejores conceptuados.
Claro que pasada la tormenta, llegó el momento de evaluar los daños y en el peronismo cordobés los coletazos se sintieron y mucho. La parte del Consenso Fiscal al que suscribió Córdoba que implicó respaldar en la Cámara Baja el proyecto previsional enviado por el macrismo, dividió los tantos y provocó malestar interno.
Más allá de la posición disidente que hizo pública la parlamentaria delasotista Adriana Nazario, el Centro Cívico acusó recibo de lo que estaba sucediendo entre la dirigencia y militancia y tomó cartas en el asunto para desactivar la bomba antes que explote.
Primero, fue el ministro de Gobierno, Carlos Massei, quien convocó al Panal a un núcleo chico de intendentes del interior provincial, con intenciones de reforzar ante ellos los argumentos del Ejecutivo provincial para acompañar la reforma.
La idea bajada del Centro Cívico fue unificar el discurso entre los dirigentes peronistas frente a las críticas pero sobre todo, defender el accionar de los tres diputados que debutaron en el recinto parlamentario con este debate, Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio, y del delasotista ahora acoplado al schiarettismo, Juan Brügge.
Luego, fue el turno del propio Schiaretti quien aprovechó la ocasión del brindis de fin de año para juntar a toda su dirigencia, legisladores, intendentes y jefes comunales del PJ cordobés.
En el encuentro del martes por la noche y con un discurso de unos 20 minutos, el gobernador habló frente a los representantes de Unión por Córdoba. Justicia social, gobernabilidad y peronismo cordobés fueron las palabras que más repitió, mientras repasaba las principales obras encaradas este año y recordó los proyectos que planea desarrollar la Provincia en el corto plazo, en una especie de balance de gestión.
Además, agradeció enfáticamente a los intendentes por el trabajo y los alentó a redoblar los esfuerzos para retener el 2019 y conquistar nuevos municipios. Dijo que Córdoba tiene garantizados los recursos para “seguir por la senda del progreso y concluir las obras programadas”.
Schiaretti dedicó varios de sus párrafos para explicarles a los presentes el alcance del Consenso Fiscal suscrito en noviembre pasado en Buenos Aires y los efectos prácticos que tendrá para Córdoba.
Señaló que allí, la provincia pudo materializar lo que UPC dijo durante la campaña, entre otros puntos, mencionó que Córdoba no tenía que perder dinero por el Fondo del Conurbano bonaerense reclamado por su par María Eugenia Vidal; o que resultaba un absurdo que Capital Federal y el conurbano bonaerense gozaran de servicios subsidiados por el interior nacional.
Esa fue la introducción para desembocar concretamente en la actuación cordobesa sobre la reforma previsional.
“Quiero que sepan que allí (en el Consenso Fiscal) se incluye el financiamiento automático de las cajas de jubilaciones no transferidas, para garantizarles a nuestros jubilados que sigan siendo los mejores pagos del país”, explicó. “Pero como todo acuerdo, cada parte plantea lo que considera mejor para su funcionamiento y nosotros respetamos la decisión del gobierno nacional pero no definimos el esquema para sanear sus finanzas” deslizó, tras definirse como un hombre de palabra que cumplió lo acordado, en este caso, con el presidente Mauricio Macri. “Soy peronista y cumplo con mi palabra. No como otros políticos que firman y luego se hacen los distraídos”, disparó en un tiro por elevación a sus pares peronistas que resbalaron y no acompañaron finalmente la reforma y expusieron al resto.
Por otro lado, Schiaretti buscó blindar a sus diputados quienes por estos días fueron el centro de las críticas de los mismos dirigentes cordobeses, y los felicitó con nombre y apellido en la reunión del martes.
“Quiero felicitar al senador Carlos Caserio, Martín Llaryora, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Juan Brügge. Eso es lo que hacen las personas de cuando asumen lo que se acordó”, concluyó.



1 Comentario

Dejar respuesta