Elogios de Massot a Llaryora confunden a Cambiemos CBA

El macrista destacó la “buena gestión” y la “democracia interna” en el PJ

El macrista Nicolás Massot colmó de elogios al peronista Martín Llaryora cuando se discutió la designación del vicegobernador en uso de licencia como vicepresidente tercero de la Cámara de Diputados, el miércoles pasado. Tanto, que sus palabras no pueden más que generar confusión entre los aliancistas cordobeses. ¿Será cierto que Massot fue reprendido desde la Casa Rosada por el acto del lunes pasado, en el que secundó a Ramón Mestre en su reclamo a la Provincia por los fondos que piden los municipios?
Llaryora fue blanco, aunque no el principal, porque ese privilegio le correspondió a Juan Schiaretti, de los cuestionamientos radicales (ya se sabe, el PRO es tibio) en las campañas electorales de agosto y octubre. Es cierto que en la Legislatura le reconocen su apertura política hacia la oposición y, por eso, le votaron la licencia en vez de la renuncia sin formular críticas en el recinto. Pero de allí a los elogios inflamados hay un trecho bastante largo que Massot se encargó de completar.
Massot no es cordobés, y si llegó a diputado nacional fue porque anotó su domicilio en Córdoba cuando estuvo de novio con la hija de Germán Kammerath. Más allá de ser uno de los responsables del armado de la alianza en la provincia, su futuro político no depende demasiado de la suerte del Cambiemos cordobés. Y se nota.
En la sesión preparatoria del Congreso Nacional, a Massot le tocó fundamentar el respaldo de Cambiemos a la designación de Llaryora como vicepresidente tercero. Bastaban palabras protocolares, pero el macrista fue un poco más lejos.
“Creemos, y lo digo con total conocimiento de causa, -comenzó el macrista- que el diputado Llaryora va a hacer un gran aporte a los valores que en su figura tantos oradores han destacado, en especial la vocación de lograr consensos y diálogo”.
“Lo hizo hasta hoy como presidente de la Legislatura de Córdoba. Un hombre, además de la gestión, de la vida parlamentaria que ha demostrado su capacidad para alcanzar los acuerdos que esta casa necesita”, agregó.
Ya sin inhibiciones, afirmó: “El ha llegado adonde hoy llegó luego de haber secundado al aquí presente gobernador Schiaretti con dos banderas muy valorables: la de la buena gestión, no sólo en la provincia sino sobre todo la gestión municipal, y la de la democracia interna de los partidos, de la cual se ha servido para ganarse este lugar”.
“Buena gestión”, dijo. ¿Acaso los radicales no golpean permanentemente por lo que aseguran es falta de gestión en Unión por Córdoba?
La apelación a la “democracia interna”, como un hecho virtuoso, parece una broma del diputado. En Cambiemos las decisiones las toma Mauricio Macri, o su delegado para estos asuntos, Marcos Peña, con independencia de los intereses de los dirigentes provinciales. Incluso, todo el mundo sabe que le han hecho dolorosos tirones de orejas a la UCR cordobesa por ejercer, precisamente, la “democracia interna”.
Massot, en su oda, habló como un llaryorista: “Ya hace unos años le gustaba decir que era el peronismo que viene. Yo creo que hoy llega aquí representando al peronismo que ya llegó”.

Grosso llamó a terminar con “la pavada” en la UCR

El ex vicegobernador Edgardo Grosso, dijo en un acto realizado en General Cabrera que el año que viene, cuando se elijan las nuevas autoridades de la UCR, será el momento de “discutir sobre la participación efectiva de radicales en Cambiemos para mejorar, no la situación de dirigentes que quieren cargos, sino la situación de los argentinos a quien nos debemos”.
“Tenemos derecho a exigir un esfuerzo a la dirigencia, ya que la responsabilidad descansa en ellos, de tolerarse, comunicarse, entenderse. No es posible que quienes deben realizar esta tarea, no hablen entre sí, como ocurra en Córdoba ¿Cómo puede andar bien el partido, si se olvidan de los intereses del pueblo?”, se preguntó.
“Si seguimos en la pavada, buscando el interés personal, tratando de sacar ventajas, especulando con trampas, con triquiñuelas, con internismo irresponsable, siento pesimismo sobre el futuro de nuestro partido y de nuestro país”, completó.



1 Comentario

Dejar respuesta