UEPC declaró guerra contra el consenso fiscal

La asamblea provincial del gremio docente aprobó un plan de lucha contra las medidas consensuadas por el Presidente con los gobernadores.

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), protagonista la semana pasada de un paro contra las reformas impositiva, laboral y previsional que ha propuesto el Ejecutivo nacional, apuntó ayer sus cañones contra el “consenso fiscal”.
Se trata de aquellas medidas acordadas por el presidente Mauricio Macri y los gobernadores provinciales, que ahora deberá refrendar la Unicameral cordobesa. Estas medidas fueron ya tratadas en primera lectura por el parlamento provincial, y la segunda cita será el próximo 13 de diciembre.
El plan de lucha aprobado por los asambleístas docentes incluye desde medidas de difusión sobre las reformas hasta una estrategia de lobby con los legisladores y un estado de alerta y movilización para cuando las medidas deban aprobarse definitivamente por la Legislatura.
Lo aprobado va en línea con los planteos que sostienen a nivel nacional y provincial tanto el kirchnerismo, actual conducción del gremio docente, como el trotskismo, que ostenta un bloque minoritario de delegados dentro de la asamblea de UEPC.

Plan de Lucha
Tras obtener una contundente victoria en las urnas, el gobierno nacional decidió impulsar la aprobación de una serie de reformas que apuntan a disminuir los costos laborales e impositivos del sector privado, como una forma de incrementar la competitividad del mismo. En simultáneo, se intenta generar sustentabilidad en las arcas del Anses, con modificaciones al sistema previsional.
UEPC fue uno de los primeros gremios locales en expresar con medidas de fuerza contra estas propuestas oficiales. En el marco de su membresía en la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina, los maestros cordobeses llevaron a cabo un paro de actividades la semana pasada, en coincidencia con la manifestación que un sector de la CGT y las dos CTA (Autónoma y de los Trabajadores) realizaron en las calles porteñas.
La realización de dicho paro fue el primer punto considerado, recibiendo una aprobación ex post por parte de los asambleístas. A continuación, los docentes decidieron realizar una campaña de difusión sobre su posición contraria al consenso fiscal, incluyendo la publicación de solicitadas.
En paralelo, la asamblea facultó a la Junta Ejecutiva a “difundir esta posición entre los legisladores de la Unicameral y llevar adelante acciones para evitar su sanción”. En definitiva, realizar todo el lobby posible para intentar dificultar la aprobación de las mismas.
Ese objetivo del gremio sería muy difícil de conseguir, si se toma como referencia la votación que aprobó en primera lectura el paquete económico. A la mayoría automática de Unión por Córdoba se sumó la abstención del interbloque Cambiemos, una medida pensada para expresar protesta pero que en los hechos facilita la el triunfo de la opción mayoritaria.
Aun cuando los maestros consiguiesen “tumbar” un par de votos peronistas, Cambiemos adoptaría la posición que garantice la efectivización del acuerdo entre Macri y el gobernador Juan Schiaretti. Previendo dicha situación, la asamblea declaró el estado de alerta y movilización, con una marcha hacia la Legislatura cuando se traten las medidas.



1 Comentario

  1. ¡Que bueno sería que en Argentina se copie del “progresista” Correa de Ecuador que incluyo al SERVICIO DOCENTE dentro de los SERVICIOS ESENCIALES, por lo que NO PUEDEN PARAR! ¿Què dirían los que adhieren al Socialismo del Siglo XXI? ¿Estarían de acuerdo?

Dejar respuesta