Sin unidad en Racing

Néstor Romero junto a su mentor, Domingo Martínez, avanzan en la conformación de una lista para las elecciones, después de la intervención judicial y por el momento dejaron en claro que la posibilidad de una alianza con el grupo de Manuel Pérez quedó extinguida

Por Federico Jelic

La cena se llevó a cabo en el hotel Castelar de barrio Cofico, con postre, brindis con champán y muchas ilusiones. Y promesas. Fue algo así como un acto formal interno, protocolar, pero no como un cierre de campaña, eso debe quedar claro. Racing de Nueva Italia comienza a tener tintes políticos, una vez anunciada la salida de la intervención Judicial para marzo del año entrante, según dictaminó el juez de la causa Carlos Tale. Y preparando ese escenario desconocido, el grupo de socios cercano al notable Domingo Martínez dijo presente. La lectura realizada de acuerdo a lo manifestado anoche entre sus miembros, no le daría lugar a la unidad a la legión que comanda Manuel Pérez.
Es decir, que en caso de no existir ningún otro acercamiento de ninguna naturaleza, en marzo habría elecciones en Racing, con dos listas que aspiran a ser conformadas y legalizadas por la Junta Electoral. Es decir, el ambiente de unidad nunca llegó a cristalizarse, quizás por egos personales o por desconfianza mutua. ¿Un Racing dividido? No, pero sí diferenciado.

Romero candidato
Se llama Walter Romero, pertenece al gremio de los panaderos y es el hombre bendecido por Martínez para conducir los destinos de Racing. Está claro que su beneplácito iba a estar destinado a alguien de su confianza, y hasta hizo un intento con la gente del núcleo “Por un Sancho más lindo”, que colabora a destajo desinteresadamente con algunas remodelaciones edilicias en el histórico estadio donde Racing hace de local desde toda la vida. Desde esa agrupación desistieron de participar, ratificando la necesidad de unidad y sobre todo, por su filosofía apolítica
Pero igual eso no impidió a que la gente de Romero hiciera su acto de fortalecimiento de las bases. Y de acuerdo a lo que desde el círculo íntimo informan, Ricardo Aguiar cuenta también con el beneplácito de Martínez para ser vicepresidente. Estuvo en la gestión de Antonio Ruiz en el club.
El otro vice y que también estaría a cargo del departamento fútbol profesional es Cristian Luca, hombre cercano al riñón del ex gerenciador Jorge Petrone, quien formó parte de la dirigencia en tiempos de transición en la salida de Mariano Massena de la presidencia, en 2006. Luca es agente FIFA, supo tener activa vida como intermediario, en parte defendiendo los intereses de los jugadores de Petrone, y es socio del club desde toda la vida. Aún no dio una respuesta formal ya que debe estudiar la propuesta, pero en caso de sumarse sería una importante adquisición.
Cercano a ese grupo, sin dar la cara, Martínez monitorea todas las acciones. A pesar de haber limado asperezas con Pérez, lo sigue manteniendo lejos de su refugio. Evidentemente algunas agresiones legales del pasado plantearon una grieta que aún necesita tiempo y confianza. El incidente del predio “Carlos Egea” dejó heridas que no cicatrizaron del todo.

Pérez aguarda
De acuerdo a lo expresado por el grupo del ex presidente Manuel Pérez, Martínez y Romero nunca mostraron vocación de unidad. Es cierto que Pérez en principio no quería negociar la presidencia, pero a medida que las reuniones se iban suscitando, desde Romero proponían aplicar en la lista presidente y dos vices, es decir, los cargos de mayor jerarquía e influencia. Traducción: a modo elegante, “no te queremos” salvo que aceptes la vocalía o algún otro cargo de menor relevancia.
Dicha situación no gustó ni convenció del lado de Pérez. Lo acompañan David Peralta, Lemos, Cristian Rezzónico y otros socios de los que perdieron las elecciones con Fabián Novack, una base armada desde hace años. Evalúan entonces avanzar como lista, sabiendo que el abrigo que ofrecen desde el otro bloque no es suficiente para sus apetencias, aunque lo mismo, por lo bajo, siguen aguardando la chance de alguna unidad.

Disgustos
Desde el grupo “Por un Sancho más lindo” se mostraron un tanto decepcionados por la proclamación sin unidad de Romero y sus acólitos. En su momento Martínez le había dado su beneplácito a Emanuel Serra, una de las caras visibles del grupo de socios colaboradores, aprobación que el mismo Serra eligió dejar pasar. Y según trascendió, desde esta gente buscarán convencer a Martínez de que reflexione en pos de una concordia general por Nueva Italia. Eduardo Sancho, familiar directo del ex presidente Miguel Sancho y del hombre cuyo apellido bautiza al estadio albiceleste, es otro que prefirió apartarse, lo mismo que Martín Argayo, ex secretario de Oscar Dertycia en la Agencia Córdoba Deportes.
¿Hay alguien con señales de vida del frente del ex titular Ruiz, quien dirigió a la institución por siete años? Solamente Gustavo Cermak, vice segundo de esa gestión, quien cuenta con injerencia en el grupo de Martínez, pero por su cargo en la Universidad Nacional de Córdoba, en Dirección de Despacho de la Secretaría General, no tendría aspiraciones de participar, a pesar de que es asiduo concurrente a la cancha los días de partido.
La cuenta regresiva ya está en marcha, a tres meses de que los socios recuperen la conducción natural de Racing, mientras el equipo pelea palmo a palmo por un lugar en la final del Federal B. Estado más que significativo es la categoría donde jugará el año próximo, sabiendo que las primeras acciones en la entidad tendrán que ver con hacerle frente a las erogaciones y las deudas post concursales. Pero por ahora, con la actitud actual, Racing seguirá dividido en función de afrontarlas obligaciones judiciales inmediatas, sin aunar fuerzas. El 14 de este mes es el aniversario 93 de la institución, será cuestión de saber si en el festejo habrá un tablón largo y grande para todos o mesas divididas.



Dejar respuesta