Nazario (De la Sota) desafía a Schiaretti y juega con Massa

La diputada cordobesa no sólo desairó al gobernador en su armado político para la Cámara Baja sino que además jugará con el massismo. Ruido en el peronismo cordobés.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Sin dar ningún tipo de explicación a quienes se suponía serían sus nuevos compañeros de bancada, la diputada delasotista, Adriana Nazario, ejecutó ayer la primera jugada: tomó distancia del schiarettismo en la Cámara Baja.
Conformó un monobloque y dio cuenta de que –al menos por ahora- no comulgará con el bloque que comandará el vicegobernador en uso de licencia, Martín Llaryora, y que responderá directamente al gobernador Juan Schiaretti. Pero hay más.
La partida política que arrancó con el desaire a la ingeniería parlamentaria que el mandatario provincial diagramó para los diputados cordobeses en el marco de un proyecto mayor que es la conformación del interbloque Argentina Federal, se completó con otra acción.
La pareja del ex gobernador José Manuel de la Sota se mudó de bloque y se cobijo bajo el paraguas del massismo con el que se moverá en tándem, al menos en un principio, según lo estipulado. Eligió quedarse en un espacio de cuyo referente político, Sergio Massa, Schiaretti se diferenció en 2016 cuando, en pleno debate por la rebaja del Impuesto a las Ganancias en el Congreso, el gobernador señaló: “yo no soy parte del espacio político de Massa”.
El titular del Frente Renovador que quedó devaluado políticamente tras perder en los últimos comicios legislativos en la provincia de Buenos Aires, fue el socio de De la Sota durante su sueño presidenciable en el 2015. Ese frente político se impactó también en el Congreso donde los aliados formaron UNA que contuvo por un tiempo a los seis diputados cordobeses. Los vaivenes de la política hicieron que luego ese espacio parlamentario quedara desarticulado mientras que ahora, con la nueva aproximación de Nazario, el vínculo parecería reactivarse.
No obstante, en el peronismo cordobés especulan que, después de la sanción del paquete de reformas que a todas luces parece ser el escollo que empujó a Nazario a saltar el charco, la diputada podría arrimarse a Córdoba Federal.
Una lectura totalmente distinta tienen desde el delasotismo. En esa célula peronista aseguran que el juego de la parlamentaria nacional que recién comienza, cuenta con el tutelaje de De la Sota y llegó para quedarse.
El ex gobernador que se muestra entretenido hoy con su empresa de indumentaria masculina en Rio Cuarto con planes de extensión hacia otros puntos de la provincia, no es un mero observador político en este caso. Quienes lo conocen sostienen que el socio político de Schiaretti está detrás de la movida y hasta mencionan que podría ser el inicio de la estrategia que lo traiga de regreso a la arena política.
En el schiarettismo aún no descifraron si la decisión de Nazario (y, por ende, de De la Sota) responde en verdad a una cuestión ideológica por no abonar la cercanía entre el gobernador y el presidente Mauricio Macri; o si en realidad se trata de un intento de negociación.

Expectativa
El anuncio de algunos movimientos dentro del gabinete provincial es inminente tras la salida de los tres funcionarios que ayer juraron como diputados (Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio) y el delasotismo espera un gesto del gobernador. El proceso de apertura del PJ provincial hacia otros sectores y la posibilidad de que dirigentes recién arrimados a UPC ocupen lugares expectables dentro del Gobierno, alimentan aún más las expectativas de que Schiaretti “reconozca” primero a los de adentro. De lo contrario, por lo bajo, dirigentes del entorno del ex presidenciable hablan de comenzar a moverse el año próximo para rearmar el espacio y fortalecer esa corriente mirando el `19.
Para la campaña, Schiaretti hizo valer su titularidad al frente del partido y armó una lista priorizando la tropa propia. Recién el cuarto renglón de la boleta estuvo reservado para el legislador delasotista Daniel Passerini quien no logró colarse en el tramo ganador y quedó afuera del Congreso. No obstante, el ex ministro de Desarrollo Social es sobre quien el delasotismo capitalino deposita su expectativa para tener un lugar dentro del gabinete, pese a que ayer fue ratificado como vicepresidente de la Legislatura. “Si el gobernador se muestra tan generoso con sectores recién arribados a UPC, cómo no esperar que lo haga con quienes jugamos adentro del PJ”, insisten en el delasotismo.
No obstante, el manual de estilo de UPC indica –al menos hasta acá- que la cuerda peronista en Córdoba se tensa pero no se rompe.
Ayer el gobernador provincial buscó bajarle el tono político a la decisión de Nazario y al ser consultado respecto a la escisión de la diputada de Córdoba Federal respondió como de costumbre: “No me corresponde a mí hablar de eso”.
Lo cierto es que por lo pronto Nazario no acompañará las reformas que impulsa el macrismo en el Congreso tras el acuerdo de la Nación con los gobernadores.



Dejar respuesta