Pacto del Dakar, interbloque federal y Llaryora vice de Diputados

Cuatro gobernadores peronistas se reunieron en Córdoba con motivo de la presentación del Rally Dakar. Acordaron la conformación del interbloque Argentina Federal y propusieron a Llaryora como vicepresidente tercero de la cámara baja.

Por Marcos Duarte

La trabajosa construcción de la cara legislativa del peronismo referenciado en la liga de gobernadores tuvo su conclusión en una cumbre realizada en Córdoba. La excusa fue la presentación de la nueva edición del Rally Dakar. Una gran metáfora.
Dotar al espacio de una herramienta propia en el congreso es el “primer prime “en una carrera que tiene como meta la reorganización de la estructura partidaria en la etapa que definen como “post-kirchnerismo”.
Juan Schiaretti ofició de anfitrión en el cónclave que se desarrolló en El Panal. Asistieron tres de los principales referentes del grupo: el salteño Juan Urtubey, el tucumano Juan Manzur y el riojano Sergio Casas.
El tema principal fue afinar los detalles de la conformación de las estructuras que reunirán a los legisladores leales en ambas cámaras del congreso. El diseño definitivo, que se plasmó ayer en la sesión preparatoria de la cámara de diputados, contempla la articulación política de varias bancadas que mantendrán su autonomía relativa bajo el nombre común de Interbloque Argentina Federal.
El bloque Justicialista, que reúne a los diputados referenciados en los mandatarios que están dentro de la estructura oficial del PJ contará con 19 miembros. Los salteños Pablo Kosiner, Javier David y Andrés Zottos; los riojanos Luis Beder Herrera y Danilo Flores; los entrerrianos Juan José Bahillo y Mayda Cresto; los pampeanos Sergio Zilioto, Ariel Rauchenberger y Melina Delú; y los chaqueños Juan Mosqueda y Elda Pértile provienen de distritos gobernados por referentes de la liga. Dentro del mismo bloque revistarán los denominados “sin tierra”, es decir los legisladores que son oriundos de distritos donde el PJ no es oficialismo, estos son: los bonaerenses Diego Bossio, Eduardo “Bali” Bucca y Alberto Roberti; los jujeños José Luis Martearena, Carolina Moisés y el mendocino Pedro Miranda.
Los otros grupos aliados serán: El Bloque Tucumano, formado por Gladys Medina, José Fernando Orellana, Mirta Alicia Soraire y Pablo Yedlin, los misioneros Verónica Derna, Daniel Di Stéfano, Jorge Daniel Franco, Flavia Morales y Ricardo Wellbach del Frente Renovador de la Concordia y el Bloque Todos Juntos por San Juan formado por Walberto Allende, Graciela María Caselles y María Florencia Peñaloza Marianetti.
Los diputados de Unión por Córdoba, Juan Fernando Brügge, Paulo Cassinerio, Martín Llaryora y Alejandra María Vigo, también aportarán al nuevo interbloque desde su bancada llamada Córdoba Federal.
La formación reúne 35 miembros de la cámara de diputados. Ese número la transforma en la tercera fuerza (después de Cambiemos y el Frente para la victoria), desplazando al massismo que queda con 17.
El segundo punto que acordaron los gobernadores reunidos en Córdoba fue el de las autoridades del interbloque. En un principio, se había hablado de la posibilidad de una conducción colegiada conformada por los presidentes de cada uno de los grupos parlamentarios aliados. Finalmente, se optó por un reparto de cargos entre los sectores más representativos.
De esta manera, el salteño Pablo Kosiner (hombre fuerte de Juan Manuel Urtubey) quedó designado como titular del interbloque Argentina Federal y el sanfrancisqueño Martín Llaryora fue electo vicepresidente tercero de la cámara de diputados.
El vicegobernador (en uso de licencia) sustituye al massista Felipe Solá en el cargo, reflejando de esta manera la supremacía del interbloque de los gobernadores por encima de la representación del Frente Renovador.
Esta relación de fuerzas tiene un significado político profundo. Hasta el momento, el bloque massista era clave para el quorum en la cámara de diputados ya que Cambiemos no cuenta con mayoría propia. Desde hoy, el interbloque Argentina Federal lo sustituirá en el rol de “bisagra” y, en función de esto, será el interlocutor privilegiado del oficialismo. La apuesta de los gobernadores es sacar provecho de esa posición.



Dejar respuesta