Legislatura aprobó sin críticas la licencia de Llaryora

También fueron renovadas todas las autoridades de la Cámara

Si sorprendió Martín Llaryora al pedir licencia como vicegobernador, en vez de renunciar como estaba previsto para asumir como diputado nacional, no menos llamativo resultó que ayer los legisladores de la oposición eludieran cuestionar una decisión que es, al menos, discutible.
La nota de Llaryora fue tratada en conjunto con las de los tres legisladores peronistas que ocupan cargos en el Ejecutivo provincial (el ministro de Salud, Francisco Fortuna; el secretario de Integración Regional, Carlos Alesandri; y el coordinador del Programa del Desarrollo del Noroeste, Alfredo Altamirano), y no recibió objeciones.
En el bloque peronista esperaban un ataque opositor, por lo que Carlos Gutiérrez tenía ya preparada la artillería argumental para justificar la legalidad de la licencia; fundamentalmente basado en que no hay simultaneidad de cargos porque ejercerá uno solo a la vez, el de diputado).
Sin embargo, las explicaciones que se dieron en la reunión de la comisión de Labor Parlamentaria, de parte de los oficialistas, calmó a las fieras. Muy raro, cuando en la Legislatura cualquier chispa es capaz de encender un fuego.
La calma con que Llaryora superó el reto puede anotarse como un reconocimiento de los legisladores para el desempeño que tuvo como presidente de la Cámara, según señalaron algunos consultados en prudente off the record, para no aparecer interviniendo en la interna peronista.
La apertura política que admiten en el vicegobernador, ahora en uso de licencia, no ameritaba para ellos complicar con discursos, ya que tampoco podrían haberlo hecho con votos, su mudanza a una banca en la Cámara de Diputados.
Si una de las hipótesis para explicar esta táctica de trocar la renuncia por una licencia fue que el gobernador Juan Schiaretti no quería otorgarle más poder al presidente provisorio de la Cámara, Oscar González, algunos legisladores de la oposición parecen abonarla desde sus propias trincheras. En otras palabras, temían que un González fortalecido les resulte menos llevadero.
Llaryora se esforzó por mantener el esquema que construyó en la Cámara, por lo que todos sus funcionarios quedaron donde estaban. Incluso, los contratos de los empleados fueron renovados antes de lo previsto y por un plazo algo mayor a lo habitual.

Todos ratificados
Ayer, antes de la sesión ordinaria tuvo lugar la preparatoria anual, en la que los legisladores votan las autoridades de la Cámara para el siguiente período, que comienza el 10 de diciembre.
El dato fue que todos los actuales resultaron ratificados en sus cargos. Así, Oscar González (Unión por Córdoba) continúa como presidente provisorio; Daniel Passerini (Unión por Córdoba), vicepresidente; Elisa Caffaratti (Unión Cívica Radical), vicepresidente 1°; Juan Pablo Quinteros (Frente Cívico), vicepresidente 2°.



Dejar respuesta