Sorpresa: Llaryora no deja la vicegobernación (pide licencia)

Es por un pedido del gobernador Schiaretti, que quiere un relevo natural a mano.

Por Alejandro Moreno

llaryoraMartín Llaryora presentó ayer a media tarde, en la Legislatura, un pedido de licencia a la Vicegobernación, cuando se esperaba que renunciara al cargo para asumir como diputado nacional a partir del 10 de diciembre (hoy jura en Buenos Aires). Fuentes schiarettistas y llaryoristas coincidieron en asegurar a Alfil que el cambio de la renuncia por una licencia fue un expreso pedido del Gobernador, con el argumento de que necesita un reemplazo ante cualquier eventualidad que pudiera ocurrir con él en los dos próximos años.
De todos modos, desde el Panal se anticiparon a descartar versiones como las que inundaron el escenario preelectoral 2015, relacionadas con la salud de Schiaretti, y aclararon que se trata sólo de precauciones institucionales. También, buscan despejar las especulaciones políticas a que da lugar el sorpresivo giro.
En la campaña de agosto/octubre había dudas sobre si Llaryora iría a la Cámara de Diputados o si desistiría de asumir esa banca para permanecer como vicegobernador; más aún al observarse, desde las primeras encuestas, que no ganaría las elecciones, por lo que una salida con derrota del escenario provincial corría el riesgo de enfriar su futuro.
El sanfrancisqueño aclaró varias veces que renunciaría a partir del 10 de diciembre para cumplir el nuevo mandato popular en el Congreso Nacional, pero un llamado de Schiaretti cambió la situación. Llaryora estuvo el lunes en el Panal y allí se habría cerrado el acuerdo que mantiene al vicegobernador con un pie en la provincia de Córdoba. Así, no se repetirán las experiencias de otros dos vices que dejaron sus cargos antes de tiempo: el radical Luis Molinari Romero, en 1998 para asumir como senador nacional, y el ucedeísta Germán Kammerath, en 1999, para ser candidato a intendente (y luego ganaría la elección) por el peronismo.
La nota 23860 ingresada ayer será el principal bocado de la sesión de hoy, en la que el presidente del bloque de Unión por Córdoba, Carlos Gutiérrez, justificará la legalidad de la licencia que obtendrá Llaryora. Ante posibles reparos de la oposición por una presunta incompatibilidad se explicará que no ejercerá dos cargos en simultáneo, justamente porque pide licencia para uno de ellos, así como han hecho otros miembros de la Legislatura (y el vicegobernador es el presidente de la Cámara). Además, recordarán a los aliancistas de Cambiemos que Gabriel Frizza tomó licencia como intendente de Jesús María, lo cual sí tiene repercusión institucional porque no habrá de elegirse un nuevo jefe para la administración local.
Descartadas las versiones más apocalípticas desde el Panal, queda lugar para las interpretaciones políticas. ¿Acaso Llaryora planea regresar a la Vicegobernación hacia el final de su mandato para apuntalar una eventual candidatura a gobernador? Desde su entorno lo niegan: no volverá a ocupar ese cargo salvo que se produzca una situación muy excepcional. Rechazan, entonces, que vaya a hacer lo mismo que en 2015, cuando tras una licencia en la Intendencia de San Francisco para desempeñarse como ministro de Industria de José Manuel de la Sota volvió los últimos tres meses para ocupar la silla en el Palacio Municipal de aquella ciudad del este.
¿Entonces se trata de recortarle el poder al presidente provisorio de la Cámara, Oscar González? Después de todo, se dijo por estos días que Schiaretti dudaba sobre a quién dejar el segundo lugar en el orden constitucional. A esta hipótesis la rechazaron por igual schiarettistas y llaryoristas con testimonios parecidos: González es un hombre del sistema de poder y no va a hacer nada perjudicial para el gobernador ni para el peronismo. Y, de hecho, no le confiarían semejante cargo como el que ocupa actualmente si no se lo hubiese ganado dentro del PJ.
Queda otro insumo para los pasillos políticos. ¿Quiere Llaryora asegurarse que los espacios de poder ganados en la Legislatura no se esfumen una vez que se suba al avión que lo lleve a Buenos Aires? No sería ése el móvil de su cambio de plan, porque ya se dijo que fue un pedido de Schiaretti, pero probablemente pensar en eso le sirvió al vicegobernador a tomar la decisión.

Otras licencias
Tres legisladores renovarán en la sesión de hoy sus licencias, y en un caso el asunto también dará de qué hablar.
El caso más notorio será el de Francisco Fortuna, actual ministro de Salud, a quien se menciona como una posible reincorporación a la Legislatura a partir de que Schiaretti anuncie un cambio de gabinete. La continuidad de la licencia desmentiría esto, como también podría tratarse de una maniobra para no anticipar medidas que el gobernador se reserva para dentro de un par de semanas.
Los otros dos legisladores que pedirán la extensión de sus licencias por seis meses son Carlos Alesandri, que se desempeña como secretario de Integración Regional, y Alfredo Altamirano, que es coordinador del Programa del Desarrollo del Noroeste.



Dejar respuesta