Nazario arma bloque propio tras romper con schiarettismo

La diputada delasotista no integrará el nuevo espacio Córdoba Federal que presidirá Martín Llaryora. El acuerdo fiscal suscrito por el gobernador Juan Schiaretti con la Nación es, entre otros, el motivo que pesó en el alejamiento.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

En el Centro Cívico cordobés confiaban en que sólo se trataría de una amague. Todos los elementos conducían a que desde el 10 de diciembre el gobernador Juan Schiaretti contaría con un bloque propio en la Cámara Baja representado por cinco diputados cordobeses: los tres que jurarán hoy, más los dos delasotistas que ya cumplen mandato.
Sin embargo, ese nuevo polo de poder desde donde el mandatario provincial buscará consolidar el protagonismo de Córdoba en la escena nacional y levantar su perfil de cara a la reorganziación del PJ nacional, tiene una baja confirmada.
La diputada y pareja del ex gobernador José Manuel de la Sota, Adriana Nazario, rompió con el schiarettismo y no será parte de Córdoba Federal; el nuevo espacio político quedará finalmente conformado por los tres nuevos parlamentarios, Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo CAssinerio, más el aliado de la Democracia Cristiana, Juan Brügge. Pese a ser también delasotista, el ex legislador provincial confirmó que se mantendrá dentro del esquema propuesto por Schiaretti y que será presidido por el hasta ahora vicegobernador.
El alcance político de la salida de Nazario -que fue adelantada ayer por este diario- va mucho más allá de las eventuales complicaciones que puedan surgir en la diaria parlamentaria contar con una voluntad menos. Incluso, porque se descuenta que la riocuartence jugará en tándem con Córdoba Federal en las discusiones “más livianas”. En realidad, esta jugada impacta políticamente de lleno dentro del peronismo cordobés. Es que nadie dentro del PJ local dejaría pasar por alto que se trata de una decisión inconsulta de la diputada y que detrás de esta maniobra no está la figura del tres veces gobernador de Córdoba. Desde el autoexilio político, De la Sota dio a lo largo del año claras señales de disconformidad respecto a la fina sintonía que Schiaretti mantiene con el presidente Mauricio Macri. Nunca aprobó que su socio político sea el gobernador peronista más amigable que tiene la Casa Rosada, e incluso, hasta sugirió en algún momento tomar distancia para obtener mayor rédito electoral. Tras su declinación como candidato a legislador nacional, De la Sota se corrió de la arena política local y acompañó tibiamente a Unión por Córdoba durante la campaña. Sus apariciones públicas este año estuvieron relacionadas a su nueva aventura: el corte y confección y la incursión en la industria textil. Sin embargo, desde su entorno siempre sostuvieron que un político de su talla, nunca se retira y hasta deslizan, con ciertos aires de delirios, la posibilidad de que retorne en cualquier momento. El lugar, imaginan, sería en la refundación del PJ nacional.
Lo cierto es que esta primera acción de Nazario es la muestra acabada de que De la Sota sigue de cerca los pasos que da el peronismo provincial.
La ex ministra de Producción no estaría dispuesta a acompañar algunos puntos de las reformas que impulsa el macrismo en el Congreso, previo acuerdo fiscal suscrito por los gobernadores, entre ellos Schiaretti, con la Nación. De hecho, de ese paquete el punto que más ruido hace en la diputada y su pareja, es la reforma previsional. Ayer, cuando ya sobrevolaba la posibilidad de que Nazario conformara un bloque unipersonal, el ex mandatario se despachó por la red social del pajarito con un tuit alusivo a un mensaje que ofreció el Papa Francisco en relación a los jubilados. Toda una señal para quien sabe leer la política. La prematura escisión de la diputada cordobesa del nuevo bloque anticipa un intento de relativa autonomía de la delasotista en la Cámara Baja; sin embargo nadie desconoce que, en la práctica, funcionará como un interbloque de Córdoba Federal. Aún así, esta partida política abre un abanico de especulaciones dentro del peronismo cordobés. ¿Significa un principio de ruptura en la sociedad que por conveniencia mantienen desde hace 18 años Schiaretti y De la Sota?. ¿Tendrá algún efecto directo en la designación de los nuevos miembros del gabinete que el gobernador piensa anunciar en breve?. En fin, son sólo algunas de las inquietudes que se abren y que seguramente el tiempo se encargará de responder.



1 Comentario

  1. ¡Ummm.! “La Adriana” se abre por su cuenta (con la complicidad del Gallego obviamente). La “Ale vigo”, negocia con Carro y con todo aquel CristinoSciolista que se le cruze (no olvidar que en 2015 “La Ale” hacía campaña con Rabollini en Entre Ríos). Parece que “El Gringo” va a tener que optar por profundizar acuerdos con Macri o romper con él. Aunque esto le facilitaría el camino a Cambiemos que con muy poco, pueden quedarse con mucho. Lo triste para los CORDOBESES, es que TODOS ESTAS MANIOBRAS son solo para posicionar a MAS DE LO MISMO. ¡NO RENOVACION EN SERIO SINO MOVIMIENTO DE “APARATOS” PEJOTISTAS!

Dejar respuesta