Antes de asumir, Vigo acaricia a la tropa

El jueves 7 de diciembre habrá un acto político en la Vieja Usina, será el último antes de que la jefa política del PJ Capital desembarque en la Cámara Baja.

Por Yanina Soria
[email protected]

El primer resultado electoral de este año despertó el instinto de resiliencia del peronismo cordobés. El arrollador triunfo de Cambiemos en todo el territorio provincial durante las PASO golpeó en la dignidad del oficialismo provincial y lo obligó a despabilarse. No porque Unión por Córdoba (UPC) se sorprendiera con el triunfo de la lista patrocinada por el presidente Mauricio Macri que a esa altura era ya un hecho, sino por la forma en que la ola amarilla se adueñó de distintos rincones del mapa provincial, muchos de los cuales eran patrimonio del peronismo.
El mismo 13 de agosto cuando se conocieron los resultados, se abrió una nueva etapa dentro de UPC.
Después de una breve fase de introspección post electoral, sobrevino una vuelta de página y el PJ encaró con otra actitud el último tramo de la campaña rumbo a las legislativas. Antes, el gobernador Juan Schiaretti en su carácter de conductor político reunió a la tropa, realizó algunos ajustes y les pidió redoblar los esfuerzos mirando el 2019. El fantasma del fin de ciclo y la consolidación política de la coalición, encendieron las luces de alerta.
Cambiemos sacudió el tablero del oficialismo y lo obligó a correrse de la zona de confort donde se encontraba; más aún cuando las elecciones de medio término nunca fueron el plato fuerte de UPC.
Y en ese proceso de revisión interna que duró unas semanas, el PJ Capital –especialmente- advirtió serios inconvenientes en su engranaje que desnudaron problemas de todo tipo, sobre todo, en el funcionamiento del aparato político.
Por eso, para el segundo tiempo electoral Alejandra Vigo quien hoy comanda políticamente el barco peronista de la ciudad de Córdoba, diagramó un nuevo esquema de trabajo que incluyó el desplazamiento de los jefes de seccionales como protagonistas excluyentes del territorio para darle paso a un grupo de coordinadores designados por la junta Capital. Esta situación, lógicamente, provocó ruido interno y celos entre los dirigentes de distintas seccionales.
No obstante, en las generales del 22 de octubre, el peronismo logró subir casi cuatro puntos en el principal distrito electoral respecto a las primarias, lo que fue usado como un aliciente en la lectura general que sobrevino a la nueva derrota. Ese mejoramiento en la Capital fue el envión con el que la conducción del partido se entusiasma ahora en preparar el terreno para pelear las municipales dentro de dos años.
El sueño de recuperar la ciudad de Córdoba comandada hoy por uno de los socios mayoritarios de Cambiemos (la UCR) se complementa con algunas acciones concretas del PJ Capital, entre ellas, el arribo de kirchneristas a las filas del schiarettismo para engrosar la base de dato territorial y la mantención del esquema de “interventores” en cada una de las seccionales aún habiendo culminado ya el periodo electivo. Sin embargo, el entusiasmo que muestra la conducción no es compartido por la totalidad de las bases donde se mira con desconfianza el arribo de nuevos dirigentes al esquema de trabajo.
Eso sumado a la incertidumbre que genera el avance de la mancha amarilla, el desgaste de los 20 años de UPC y los próximos cambios de gabinete, son el caldo de cultivo para las internas siempre latentes dentro del peronismo, en este caso, el capitalino. Las demandas de reconocimiento de muchos dirigentes por su lealtad a la conducción de Vigo, esperan alguna señal.
Habiendo tomado nota de todo ello y a días de asumir su banca en Diputados, la por ahora secretaria de Equidad y Promoción del Empleo prepara un acto para el jueves de la semana que viene con el propósito de agradecer el trabajo y arengar a la militancia a trabajar con fuerza mirando el horizonte electoral que asoma.
El encuentro, en el que el PJ Capital espera reunir a unas cinco mil personas, será en la Plaza de la Música donde asistirán también las organizaciones sociales con las que hoy trabaja el Gobierno. La idea es fidelizar la relación con ese sector y –dicen desde el peronismo- “mimar” a la militancia y dirigencia para intentar calmar las aguas internas.
La principal oradora será Vigo quien, además, ya adelantó que su nuevo rol en el Congreso de la Nación no implicará su alejamiento del PJ Capital. Por el contrario, la primera dama diagrama con su mesa de trabajo un esquema de reuniones y actividades sectoriales que pretende desarrollar en los próximos meses.
El objetivo del matrimonio provincial es retener el poderío en el `19 e intentar recuperar la capital cordobesa. Hacia allí apuntarán todas las acciones.