¿Quién paga lo post-concursal?

Mientras en Racing se habla de unidad dirigencia para afrontar la salida de la intervención judicial, hay intrigas con relación al pasivo generado una vez aprobada la convocatoria de acreedores. Se habla de una deuda de casi 10 millones de pesos.

Por Federico Jelic

¿En qué categoría jugará Racing en marzo de 2018? Dependiendo de los pocos organizados campeonatos del Concejo Federal de AFA, este apunte será vital para saber donde se encuentra parada la nueva dirigencia del club de Nueva Italia y el escenario por afrontar. Porque más allá del resultado, desde algunos sectores políticos analizan el tablero imaginario cuando la Intervención Judicial deje paso a una conducción por parte de los socios, constituida y avalada por Asamblea y mediante elecciones o por unidad.
El tema es que no es todo tan sencillo por estos ámbitos. La entidad se encuentra en pleno proceso de pago concursal de una deuda verificada de más de 8 millones de pesos (controlada) aunque la espada de Damocles tiene que ver con las deudas post concursales. Es decir, las originadas después del período de convocatoria de acreedores, en 2014, que irresponsablemente Racing nunca supo defender legalmente en la justicia.
Y ese pasivo se estima en casi 11 millones de pesos. Algunos más optimistas hablan de siete millones de la misma moneda. La cuestión es que hay que ocuparse y más allá de la responsabilidad de la Justicia y sus instrumentos de control, sean síndicos o interventores, se necesitará una gestión dirigencial que sepa que al asumir, tendrá que comprometerse a sanear las deudas de la institución. El horizonte no es sencillo y crucial sería ir negociando con los acreedores para llegar a buen puerto a la hora de la asunción. No obstante, aún no hay certezas si habrá unidad de listas o directamente se abrirá el paso al acto eleccionario. Otro hecho es saber si competirá en ese entonces en el Federal A o B y por eso, el pleito de en el “Miguel Sancho” ante Vélez de San Ramón también es vinculante.

Entre postulantes y la unidad
El juez Carlos Tale, a cargo del concurso preventivo de Racing, designó en su momento al contador Félix Quiróz en 2014, como interventor, cuyas consecuencias aún se están pagando (en el sentido no literal). Porque ya en el Federal B, cumplido un año de plazo, al no presentar comprobantes en la Justicia con su gestión, no hubo manera de defender los juicios generados tras la salida del DT Luis Islas y gran parte de ese plantel, que hoy ya son una tonelada. Tribunales terminó siendo la prisión legal. Dicha irresponsabilidad de Quiróz pero sobre todo de los asesores letrados del club durante la presidencia de Fabián Novack, quienes al no tener presencia en Tribunales de manera oportuna, generaron este pasivo post concursal que tanto asusta.
Ya con el contador Gustavo Rubín de reemplazo en la intervención, al menos los números fueron acomodados, con el aliciente favorable de lograr la aprobación y homologación concursal. Es decir, un freno a las urgencias. Pero de todas maneras, cuando haya elecciones o nueva conducción en Racing, con la salida del paraguas judicial, el primer frente de tormenta no será lo deportivo sino esas deudas post concursales. Habrá que arremangarse.
Hasta el momento, el socio Manuel Pérez, ex presidente de Racing en 2001-02, fue el primero en levantar la mano y decir “acá estoy, yo quiero estar”, para liderar una comisión directiva que pueda darle salud institucional a la institución albicelestes. Vale recordar que cayó en la compulsa electoral frente a Novack en 2012, y que siempre estuvo ligado de una manera u otra a la política del club, dando una mano cuando fuera necesario, aunque también algunas acciones le valieron críticas y enemigos.
El otro aspirante aún no se oficializó. Sería Walter Romero, dirigente del gremio de los panaderos, que cuenta con la bendición del socio “notable” Domingo Martínez, quien volvió a refrendar su intención de permanecer al margen de cualquier circunstancia electoral, a pesar de contar con una extensa trayectoria en el club.
Ambas partes se reunieron en función de lograr alguna unidad, con la participación también del grupo “Por un Sancho más lindo” y otros socios independientes. A pesar de que Pérez aduce que la unidad está plasmada, con él liderando el proceso, desde el otro costado no dan nada por seguro.

Negociando con acreedores
¿Qué pretende Pérez? La idea es clara: de concretarse la unidad, avanzar con las conversaciones con los acreedores, en rigor de que cuando la comisión asuma en marzo, tenga más de 60 por ciento de los juicios arreglados de palabra, con un plan de pago. Del lado de Martínez aún no emiten palabra, porque consideran inoportuno dar un beneplácito de apoyo cuando se deben resolver otras cuestiones de fondo todavía.
Dicho sea de paso, ya limaron algunas asperezas Pérez y Martínez, después de la polémica venta del predio “Carlos Egea” en la asamblea del 2006, con la salida de Jorge Petrone del gerenciamiento, y con la entrega al club de otros terrenos donde fue construido el complejo deportivo “René Gorreta” en barrio La Dorotea. Después de varias denuncias mediáticas y también legales. Hay bandera blanca de paz por el momento, una tregua tan necesaria como oportuna. De todas maneras, fue Martínez quien instó a varias reuniones con el equipo de Pérez en las que después no asistió. Dicha situación deja en claro que aún quedan puntos por tejer si se quiere llegar al consenso general.
¿Y los acreedores? No es tan simple: Racing debe pagar 350 mil pesos anuales promedio para el Concurso Preventivo homologado durante 10 años. Y la misma cifra para acomodar algunos acuerdos de palabra. Igual, hay montos que asustan. Al ex DT Atilio Oyola, ex DT y hoy trabajando en China, el crédito adeudado es de 800 mil pesos. El ex coordinador de inferiores y DT de la primera Local, Carlos Moyano, reclama casi un millón y medio de pesos. Ni hablar algunos hinchas o empleados oportunistas y mal intencionados que hicieron su reclamo sin papeles, que por inoperancia de la intervención anterior hoy ya son pasivos que lastiman. Del plantel desmantelado del DT Luis Islas (arregló su juicio en 800 mil pesos, dentro de la convocatoria) en 2013, cada integrante demandó por casi 100 mil pesos, como la mayoría de los que descendieron al Federal B.
¿Y ahora? Si Racing queda eliminado en esta instancia del Federal B, recién volverá a tener actividad en agosto o septiembre del 2018. Y la comisión asumirá en marzo, es decir, 5 meses antes de la competencia. ¿Cómo hará la dirigencia nueva para afrontar los primeros frentes de tormentas, sin ingresos del fútbol? ¿Colaborará la intervención? ¿El equipo jugará el Federal B o el Federal A? menos preguntas y más acción sería el lema por Nueva Italia.



Dejar respuesta