Paritaria municipal ‘18, cerrada antes de abrirse

El Intendente facilitó el debut en el Suoem de su nueva titular, Beatriz Biolatto

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Beatriz Biolatto y Rubén Daniele

Primer gesto del intendente Ramón Mestre hacia la nueva conducción del gremio de los municipales capitalinos. Beatriz Biolatto, la flamante sucesora del histórico Rubén Daniele, no deberá lidiar con la fibra más sensible de los afiliados al Suoem: la recomposición de los salarios. El cuerpo de delegados aprobó por 145 votos afirmativos, contra 30 negativos, el mecanismo automático de cálculo de haberes que regirá durante el 2018.
Se trata de la misma modalidad utilizada durante el segundo semestre de este año. El porcentaje a incrementar es el resultado del promedio de los índices de inflación elaborados por el INDEC, por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Provincia de Córdoba, también por los institutos oficiales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Santa Fe y San Luis.
Cabe recordar que por la aplicación de la herramienta que redundaría en una mayor previsibilidad a la hora de proyectar un gasto que se lleva casi 60 puntos de los ingresos públicos, los municipales recibieron un 1,13% adicional en septiembre, un 3,07% en octubre, con promesas de revisión en diciembre. Para el primer semestre, el trato cerró en 14,1% de aumento en la modalidad tradicional de negociación: números oficiales versus cálculos sindicales.
Mestre extenderá por un año más la modalidad, visiblemente confiado en la potencialidad de la fórmula que, entre otros beneficios, reduce drásticamente las asambleas que “adornan” las pulseadas salariales clásicas. La revisión inflacionaria se realizará de forma mensual y el incremento resultante se aplicará con la liquidación de haberes del mes posterior.
La mayoría de los delegados ratificó la propuesta del staff radical. Lógico. Es evidente que la inflación será compensada con un aumento real de los salarios. Nada más por debatir.
Conviene ahora detenerse en el costado político de la precipitada paritaria municipal. Bien podría argumentarse que la proactividad de Mestre se explicaría por la necesidad de borrar la variable salarial del mapa de conflictos con el sindicato. En efecto, gracias a la experiencia piloto de este año el responsable del Palacio 6 de Julio lidió con el mandamás del Suoem por otros temas: la jubilación de Daniele o la publicación de sueldos en el portal de Gobierno Abierto, por citar la riñas descollantes del año.
Lo cierto es que un factor a atender es el traspaso de la posta entre Daniele y la dirigente que se impuso en los comicios internos del Suoem. Decíamos, Mestre quitó el escollo mayor que debía sortear Biolatto en su debut.
Con la futura modalidad de negociación salarial cerrada, la actual secretaria gremial de Educación quedó librada de una exigencia superlativa: superar la marca de quien manejó los hilos del Suoem por más de tres décadas.
Una paritaria reñida hubiera ofrecido la excusa perfecta a los miembros de la conducción que desean el fracaso de la delfín del caudillo municipal. Por caso, Daniele saboreó el poder de fuego de su propia interna cuando en 2015 los delegados le bajaron el pulgar al acuerdo salarial que había trabado con los adláteres de Mestre. En aquella oportunidad, la opinión general apuntaba a que el dirigente comenzaba a sufrir el síndrome del pato rengo.
Biolatto fue ungida como la sucesora en medio de un “plan de emergencia” pergeñado por Daniele apenas comprendió el riesgo al que ponía a la institución por su ambición personal. Mestre decretó su estado jubilatorio y las contradicciones entre las bibliotecas jurídicas no conspiraban a favor de los deseos de Daniele. Cabía la posibilidad de una intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación o el aplazamiento de la elección de comisión directiva porque la ley de asociaciones sindicales habilita electoralmente a los trabajadores activos.
La nueva secretaria general del Suoem asumía con la venia de Daniele pero por tiempo limitado. En junio de 2018, se deberían forzar las renuncias pertinentes para el regreso del líder. Antes de los comicios, quedó demostrado que Biolatto llegaría para quedarse por los próximos tres años.
Una revocatoria de mandatos exigía fidelidades internas extremas difíciles de sostener de manera remota, por más que Daniele asegurase que seguiría trabajando con la misma intensidad de siempre, pero fuera del esquema de conducción.
Mestre anticipó la oferta: el cacique del Suoem lideró la asamblea de delegados que aprobó la paritaria anticipada. Más tarde se difundió que la última tanda de contratados se prepara para ingresar a la planta permanente.
La gestión de Biolatto no podría comenzar de forma más auspiciosa.



1 Comentario

  1. ¿Qué tiene que ver la CABA, San Luis, Sta Fé para que los Municipales CORDOBESES tengan que tomar los indices de esos lugares para incrementar sus haberes? ¿Porqué no le suman el promedio de temperatura de Diciembre, Enero y Febrero? ¡Claro despuès se queja el Ejecutivo que NO TIENE FONDOS PARA OBRAS DE ILUMINACION, LIMPIEZA Y SANEAMIENTO INCLUIDO BAJO GRANDE, porque LOS SUELDOS se comen la mayoría del presupuesto! Si por los menos pusiera a TODO EL SISTEMA MUNICIPAL dentro de NORMAR ISO o solicitar a las Universidades UNC UTN o al CONICET el desarrollo de softwares tipo SAP (https://www.sap.com/corporate/en.html) para que TODAS LAS AREAS tengan sus PROCESOS CLAROS Y CON EL PERSONAL REQUERIDO. Si con esta actitud MESTRE pretende ser el candidato para ADMINISTRAR EL GOBIERNO DE CORDOBA….¡VA POR MAL CAMINO! ¡AUSTERIDAD Y EFICIENCIA debería ser el CAMBIO, según la coalición de gobierno del que el es parte! Esto es una IRRESPONSABILIDAD.

Dejar respuesta