Unión por Córdoba integraría “interbloque federal” en el congreso

Esta semana se presentarían las nuevas bancadas peronistas en las dos cámaras. Los gobernadores buscan acrecentar su potencia legislativa y sumarían aliados por fuera del justicialismo. Tratan de mantener la primera minoría en el Senado.

Por Marcos Duarte

Aislar al kirchnerismo y monopolizar el diálogo con el gobierno nacional. Estos dos objetivos funcionan como ordenadores de la estrategia de los gobernadores peronistas en el congreso nacional y, en función de ellos, se diseñan las bancadas para este período legislativo.
La posición de los líderes territoriales justicialistas en torno al debate sobre el consenso fiscal que propone el gobierno nacional fue el parteaguas definitivo con el kirchnerismo. La semana pasada, los mandatarios provinciales fueron muy claros en sugerir a los senadores que voten afirmativamente al proyecto.
En realidad, las diferencias en la lectura del proceso político que se abrió con las elecciones parlamentarias fueron determinantes para acelerar la jugada que muchos referentes del peronismo tenían en mente: aislar a los leales de Cristina Kirchner.
El nuevo bloque de poder tiene pilares claros. Por un lado, los gobernadores expresan la necesidad de resistir en sus territorios lo que parece ser un ciclo muy favorable a Cambiemos. Por otro lado, el triunvirato de la CGT aporta la representación del movimiento obrero, aunque muy condicionada, como quedó demostrado con la postergación del tratamiento de la reforma laboral.
Por último, la pata legislativa del sector tiene un rol central: exprimir políticamente esta coyuntura en la que el gobierno no cuenta con mayorías propias en las cámaras y que, por lo tanto, requiere de negociaciones para aprobar sus proyectos.
Ese rol de “bisagra parlamentaria” venía siendo ocupado por Sergio Massa. El retroceso del tigrense comenzó cuando acordó con el kirchnerismo aquel célebre proyecto de reforma en el impuesto a las ganancias. Los gobernadores peronistas rechazaron la idea arguyendo que los desfinanciaba y temrinaron bloqueándolo.
Aquel episodio convenció a los gobernadores de terminar con la tercerización de la defensa de sus intereses y construir sus propias representaciones legislativas. Las últimas elecciones legislativas fueron el disparo de largada para materializar la estrategia.
La semana pasada, horas antes de la reunión definitoria del acuerdo entre Mauricio Macri y los mandatarios provinciales, se realizó una cumbre para afinar detalles de las nuevas bancadas.
La reunión se realizó en la Casa de Córdoba de la Ciudad de Buenos Aires y tuvo a Juan Schiaretti como anfitrión. El salteño Juan Manuel Urtubey, la fueguina Rossana Bertone, el misionero Hugo Passalacqua y el entrerriano Gustavo Bordet fueron de la partida.
Allí se terminó de definir el diseño final de los bloques. En ambas cámaras se formarán interbloques, lo cual permite que cada sector que los integre pueda mantener su identidad primaria y, al mismo tiempo, funcionar dentro de una estructura mayor.
Esta característica era una exigencia de los líderes de Unión por Córdoba y de algunos aliados como el oficialismo misionero. La otra discusión tiene que ver con la rigidez, o no, de la identificación partidaria. En este punto, algunos bloques de partidos provinciales plantean que no se integrarían a una bancada que lleve el nombre del Partido Justicialista.
Miguel Ángel Pichetto afirmaba hasta hace unos días que una posible denominación podría ser “peronismo federal” pero la necesidad de contar con los senadores de los partidos provinciales para mantener la posición de ser primera minoría lo obligaría a ceder. Finalmente, el interbloque podría quedar nominado como “federal” a secas. “El nombre es lo de menos” reflexionó el experimentado rionegrino.
En diputados se repetiría la jugada. Sobre la base del actual bloque peronista que lidera Diego Bossio se estructuraría un interbloque. Los invitados serían los mismos sectores que en la cámara alta. El salteño Pablo Kosiner suena como posible titular y podría estar acompañado por un cordobés.
La definición se conocerá esta semana. La idea de los operadores es hacer la presentación en sociedad previo a la jura de los nuevos integrantes del congreso. Por ahora, se elabora un documento que haría eje en “le federalismo y la república”. Aparentemente será el texto fundacional de una nueva, e incierta, etapa del peronismo nacional.



Dejar respuesta