Primera prueba de Schiaretti y la Liga: convencer senadores PJ

Los mandatarios provinciales pasaron por el Senado en la primera jornada de debate sobre la agenda de reformas pactada con el gobierno nacional. Pidieron apoyo al proyecto del gobierno. Avanzan las gestiones para armar un bloque federal.

Por Marcos Duarte

Juan Manzur, Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Rosana Bertone.

El plenario de comisiones realizado ayer en el senado nacional constituyó un ensayo general de lo que será el nuevo esquema de poder en la política argentina. En particular, los gobernadores peronistas pusieron a prueba la capacidad de disciplinar a los representantes de sus provincias y así convalidar su accionar político.
En post de ese objetivo es que tuvieron una asistencia nutrida al recinto de la cámara alta. Sus alocuciones apuntaron a poner en valor el interés de cada una de sus administraciones en la aprobación del proyecto de consenso fiscal que rubricaron con el ejecutivo nacional.
“Si yo fuera senadora de la Nación, votaría a favor de este consenso fiscal”. Así abrió el fuego la gobernadora de Tierra del Fuego. Roxana Bertone resumió con contundencia el mensaje que todos sus colegas querían transmitir.
Juan Manuel Urtubey, el mandatario salteño, la secundó: “Este pacto es sensato, es práctico, es razonable y es de sentido común puro. Necesitamos bajar la presión tributaria. Y este es un gran paso adelante”.
El vicegobernador de Tucumán fue todavía más lejos. “A todos los ministros les quiero decir, si van a continuar trabajando en el camino del diálogo, del consenso y de la institucionalidad, cuenten con la provincia de Tucumán”, dijo Osvaldo Jaldo, segundo de Juan Manzur, uno de los referentes de la liga. En la misma línea se expresó el entrerriano Gustavo Bordet.

Schiaretti y Caserio
A su turno, Juan Schiaretti valoró los puntos centrales del acuerdo. El cordobés fue uno de los principales facilitadores del acuerdo, según reconocen propios y extraños. En honor a ese rol se extendió sobre los avances que lo acordado implica para las administraciones provinciales.
“Yo quiero pedirles a todos los señores y a todas las señoras senadoras que voten este Pacto Fiscal que es el pacto de la sensatez, porque trae más repartición federal de los impuestos, porque elimina inequidad entre las distintas provincias de la Patria, porque avanza en la dirección de alcanzar el equilibrio fiscal y porque avanza también en la dirección de lograr bajar impuestos distorsivos y poner impuestos neutros para la producción que nos permitan tener más competitividad en nuestro aparato productivo y, por lo tanto, generar más empleo que es lo único que garantiza la vida digna de nuestro pueblo” afirmó tajante.
Carlos Caserio, senador y presidente del justicialismo cordobés, aportó su apoyo al proyecto sosteniendo que se trataba de “un triunfo de la política” el logro de un proyecto común entre oficialismo y oposición.
El representante de Unión por Córdoba en la cámara alta auguró una etapa política en la que la búsqueda de un punto medio entre los sectores partidarios marca un rumbo en los próximos debates. “Esto es el inicio de un debate para lograr una Argentina mejor”, concluyó.
Además, Caserio aportó un dato de color: recordó que, a pesar de ser representante de la provincia de Córdoba, es oriundo de la provincia de Buenos Aires y por esta razón festejó la compensación que logró la gobernadora María Eugenia Vidal en relación a su reclamo por el denominado fondo del conurbano bonaerense.
Precisamente ese tema fue el principal incentivo de los gobernadores para buscar una solución política a las controversias judiciales cruzadas entre nación y provincias ya que un fallo favorable a Buenos Aires amenazaba con desfinanciar al resto de los distritos.

Negociaciones por interbloque peronista
En paralelo a la reunión de comisiones, los referentes del justicialismo tuvieron encuentros para definir la integración de las nuevas bancadas en ambas cámaras.
La idea de organizar un interbloque que contenga a las diferentes expresiones de origen peronista y a sus aliados parece consensuada.
Las principales dudas tienen que ver con la identidad del grupo. Mientras desde algunos sectores insisten con expresar claramente la filiación justicialista, otros grupos plantean ampliar la convocatoria a los representantes de partidos provinciales. Esta última alternativa los acercaría a mantenerse como primera minoría en el senado y acrecentaría el número de la bancada en diputados.
En los próximos días prometen definir la cuestión y presentar en sociedad la nueva conformación legislativa.