Incierto futuro para el bloque Córdoba Podemos

El acercamiento al PJ desdibuja el rol opositor inicial. Armarían una nueva bancada.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La paulatina adhesión de kirchneristas al peronismo cordobés registraría próximamente un nuevo capítulo, cuando el accidentado bloque legislativo Córdoba Podemos resuelva su futuro en relación a Unión por Córdoba.
La bancada Córdoba Podemos es la representación legislativa de aquello que fue el accastellismo, la versión provincial del kirchnerismo en 2015. Eduardo Accastello no logró terciar en la disputa por la Gobernación y luego las desventuras judiciales y mediáticas lo sacaron del escenario, al que aspira a volver, probablemente disputando la intendencia de Villa María en 2019. Pero, aún así, ya son pocos los que se referencian con él más allá de la ciudad que administrara.

Desmembrados
En la Legislatura, el bloque Córdoba Podemos arrancó con ocho integrantes, y más temprano que tarde comenzaron las fugas, las borocotizaciones. El pionero fue Ricardo Vissani, quien archivó sus fuertes críticas a Juan Schiaretti para incorporarse al bloque oficialista. En Córdoba Podemos la mayoría lo miró más con envidia que con bronca.
Después le siguieron Nora Bedano y Fernando Salvi; aquélla con la particularidad de que era la presidente del bloque que abandonaba. Ahora quedan cinco legisladores, cuatro de los cuales son kirchneristas; la restante es Liliana Montero, la ex radical y ex juecista que no encajó nunca en el universo K.
Antes de fin de año habrá novedades en este bloque, que padece el retroceso electoral del kirchnerismo, y el cada vez mayor protagonismo de los referentes nacionales en los tribunales y en las cárceles, acosados por las denuncias de corrupción.
En la sesión de la semana pasada, que se realizó en Río Cuarto, se observaron con más claridad diferencias entre el sector que se inclina hacia un acuerdo con el peronismo y la solitaria Montero, a raíz del rechazo del presidente del bloque, Martín Fresneda, a apoyar un proyecto crítico a la operación por los gasoductos.
Fresneda, Vilma Chiappello, Carmen Nebreda y Franco Saillén, no se mueven de manera uniforme, pero parecen dirigirse a un acuerdo con el PJ.
La idea no sería, sin embargo, sumarse al bloque Unión por Córdoba, sino formar una nueva bancada, que se distinguiría del actual en que tendría un nuevo nombre y perdería a sólo una de sus integrantes.
Al peronismo le interesa consolidar su mayoría en el recinto pero, fundamentalmente, continuar engrosando la lista de “recuperados”, con la mira puesta en el 2019, cuando el gobernador Juan Schiaretti buscará retener la Gobernación frente al avance de Cambiemos. Este plan abarca desde dirigentes territoriales en los barrios hasta dirigentes de mayor perfil; incluso, suena Nora Bedano como posible nueva integrante del gabinete provincial.
Montero podría quedar en un bloque unipersonal, porque no sería aún tiempo de sumarse, como muchos creen que finalmente ocurrirá, a la alianza Cambiemos. La legisladora está entretenida en un trío con el juecista Juan Pablo Quinteros y el vecinalista Aurelio García Elorrio, que es muy intenso en su oposición al gobierno de Schiaretti, más que nada con denuncias de corrupción.

Una prueba
La sesión del miércoles 29, cuando se trate el Presupuesto 2018 en primera lectura, dará indicios de cómo marchan las negociaciones entre Unión por Córdoba y Córdoba Podemos. ¿Tendrá el proyecto oficial el respaldo de los kirchneristas?



Dejar respuesta