Burzaco, Grondona y el mundial de Qatar

El empresario detenido en Estados Unidos, quien fuera CEO de Torneos y Competencias, denunció que el ex presidente de AFA habría cobrado un millón de dólares para votar a favor de la organización de la copa del mundo de 2022 en el país de Medio Oriente. ¿Qué pasaría, con “Don Julio” con vida?

Por Federico Jelic

burzaco¿Se imaginan a Julio Grondona escoltado por la policía saliendo de un patrullero, esposado, perseguido por miles de cámaras de TV y flashes, rodeado de periodistas, yendo a declarar a Tribunales Federales o en la dependencia policial que corresponda? Imposible en este contexto, y sobre todo, después de haber tenido protección política de sobra, no solo en ámbitos de FIFA y Conmebol, sino también en los estamentos públicos y nacionales.
La cuestión es que de haber explotado antes el escándalo del FIFA-Gate, a lo mejor esa imagen que hoy luce imposible en la mente de todos los futboleros que lo conocieron, quizás pudo ser realidad. Porque desde el ente madre del fútbol mundial continúan las consecuencias legales, después de conocerse más capítulos de corrupción en torno a ese teje y maneje, y donde, claro, la inmunidad de Grondona podría haber tenido fecha de vencimiento.
Pero las acusaciones salpican a todos. Nadie se salva. Ni “Don Julio” ni la AFA. Porque otra vez prendió el ventilador el empresario Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias, detenido por la Justicia de Estados Unidos una vez conocidos el pago de coimas por los derechos de TV de los próximos mundiales. En su declaración en el juicio que se sigue en Nueva York, por entrega de sobornos a directivos de la FIFA y la Conmebol por la concesión dádivas, indicó que el ex titular de la AFA cobró una suma de un millón de dólares para votar a favor de la candidatura de Qatar para organizar la Copa del Mundo en el año 2022. El expediente y su declaración judicial cuenta con documentos de más de 252 páginas, donde el nombre del ex presidente de Arsenal, Independiente y AFA se repite contantemente.

La acusación
“Ricardo Teixeira, Nicolás Leoz y Julio Grondona recibieron dinero por la elección de Qatar como sede del Mundial 2022. Me refiero a la votación que se realizó en Suiza donde se decidió que Qatar sería sede de la Copa del Mundo de 2022”, comenzó delatando Burzaco en las primeras declaraciones frente a los tribunales neoyorquinos, relato que involucró la recreación de una escena durante el mundial de Brasil 2014. “Estaba con Grondona en el Copacabana Palace, en Río de Janeiro y se encontró con un grupo de qataríes, a los que nunca había visto. Grondona aparentemente los conocía y comenzó de la nada a insultarlos y a quejarse. Y a decirles que tenía que estar dando explicaciones en Argentina como si hubiera cobrado 80 millones de dólares de coimas por el voto positivo a favor de Qatar. Y básicamente Grondona les dijo: O bien me pagan los 80 millones o me mandan una carta por escrito o a las autoridades diciendo que nunca me pagaron una coima’”.
Los entretelones de lo ilícito continuaron sin reparos morales: “Después, las autoridades qataríes le dieron una carta (a Grondona), la cual él uso para defenderse diciendo que no cobró las coimas. Me explicó que Ricardo Teixeira le debía un millón de dólares porque había votado para que Qatar fuese sede de la Copa del Mundo 2022”.

No se salva nadie
Entre las denuncias, figuran involucrados personajes con investidura presidencial y también cercanos directos al aparato kirchnerista, como también los representantes del fútbol gratuito. Por ejemplo, quien salió a defenderse es el ex coordinador de Fútbol para Todos (FPT), Pablo Paladino: “La responsabilidad política de ese programa era de la ex presidenta Cristina Kirchner, su hijo Máximo y el ex funcionario Carlos Zannini, que eran los que se sentaban con Julio Grondona y discutían. Evidentemente, Burzaco tiene un acuerdo con alguien para ensuciar el Fútbol para Todos, el concepto, la matriz. En los últimos años de Julio Grondona se transforma en el hombre fuerte del fútbol argentino y de su mano se sienta en los sillones más importantes del gobierno argentino. Lo de Burzaco es un manotazo de ahogado de un delincuente que busca mejorar su situación procesal antes de conocer su condena”.
Para colmo de males, para agregar más razones oscuras a la situación, se conoció el suicidio del empresario Jorge Delhon (se arrojó a las vías del tren bonaerense de Lanús), abogado que trabajó en la jefatura de Gabinete en 2012, y con Paladino para conseguir derechos de televisación. Burzaco lo sindicó como uno de los coautores de la coima de 4 millones de pesos.
Increíblemente y en tiempo récord, tanto Grondona como el ex presidente de FIFA, el suizo Joseph Blatter, se aseguraron las misiones encomendadas: que Rusia y Qatar sean los organizadores de las próximas copas del mundo, en 2018 y 2022. Algunos arrepentidos como Chuck Blazer (falleció tres meses atrás, con carátula de etiología dudosa) y el triniteño Daryan Warner ya habían abierto la boca, a cambio de inmunidad que nunca llegó. Pero la votación ya había sido aprobada y homologada.
Sorprende como Grondona caminaba entre las balas saliendo indemne. Hoy ya con Giani Infantino en el poder de la máxima autoridad del fútbol mundial, nadie imagina al titular de AFA entre rejas o prestando declaraciones en Comodoro Py o en Nueva York. Convivió, negoció y sobrevivió a dictaduras militares, empresas privadas y estatales, gobiernos de todo tipo, sin ruborizarse. Nadie jamás le pidió una investigación. AFA pagó platos rotos tras su muerte, con una Comisión Normalizadora a cargo de Armando Pérez, con pseudo intervención estatal, insólitas sanciones a la máxima mercancía mundial llamada Lionel Messi, tras una acefalia muy perniciosa. Claudio Tapia ahora maneja esa transición. Cambio de imagen, pero queda en evidencia que el blindaje de Grondona superaba cualquier fuerza política y legal. Mientras Burzaco siga denunciando su participación directa (nadie lo duda), nunca podrá pagar dichas condenas. Porque ese escudo lo acompañó hasta la tumba, derechos y recursos que nadie podrá imitar jamás. Mientras tanto, Rusia y Qatar siguen disfrutando ser anfitriones de la Copa del Mundo.



Dejar respuesta