Bono navideño: piqueteros sí, jubilados no

El gobierno nacional anunció quiénes recibirán bono de fin de año. Con eso, en una semana los jubilados volvieron a ver cómo quedan fuera de los cálculos del gobierno.

Por Javier Boher
javiboher@gmail.com

bono-jubilados-piqueterosComo cada fin de año, se abrió la discusión por el bono navideño. En un país en el que se cobran trece sueldos anuales, los trabajadores formales reclaman un saldo extra para poder mejorar su poder adquisitivo en las fiestas.
El gobierno ya anticipó que no está en sus planes otorgar ese beneficio a jubilados, empleados públicos y beneficiarios de la AUH. Quienes sí tendrán un ingreso extra para estas fiestas serán los beneficiarios de planes sociales.
La ministra Stanley, en pleno proceso de construir una futura candidatura a vicepresidenta, pretende exhibir el apoyo de los sectores populares para ganarle a los otros anotados (entre los que suena un cordobés que ya expresó su voluntad de pelearle la gobernación a Schiaretti).
Como ha ocurrido con la mayor parte de las medidas que viene adoptando desde que triunfó en las urnas, el gobierno toma una decisión impopular entre sus adeptos. Garantizarle un aguinaldo a personas que dependen de punteros para acceder a la seguridad social y negárselo a los jubilados que aportaron toda su vida es una mojada de oreja al votante promedio de Cambiemos.
Así, con las reformas que se han anunciado, en los últimos diez días los jubilados se enteraron que el año que viene van a perder parte de su poder adquisitivo por la forma en la que se van a calcular los aumentos y que no van a recibir el bono navideño. Si a eso se le suma la pérdida del beneficio de los medicamentos gratuitos, el perjuicio contra los jubilados es enorme.
Quizás los ceócratas no sepan muy bien lo que significa que tu sustento dependa del sistema público de reparto solidario, acostumbrados a relacionarse con sexagenarios empresarios que disfrutan su vida de rentas una vez retirados de la vida activa de negocios.
Por las dudas vale bien en recordarles que su decisión no se puede sostener en cuestiones electorales. El jubilado, aunque esté eximido de votar, siempre cumple con su deber cívico. Un poco por habérselo perdido por mucho tiempo y otro poco por el reconocimiento de lo hecho o la esperanza de lo que van a hacer. Por eso en esa franja etaria predomina el voto a favor del gobierno.
Por el contrario, el voto de los jóvenes que reciben ayuda del estado no va a cambiar. Porque para ellos, recibirla es un derecho que les otorgó el kirchnerismo.
Quien sabe cuáles son los cálculos que hacen los funcionarios del gobierno para premiar a unos y no a otros. Porque hasta ahora, con las reformas anunciadas, todos los que trabajan o trabajaron llevan las de perder.
Si sos jubilado, vas a ganar menos.
Si sos consumidor, vas a pagar más.
Si sos ahorrista, te van a cobrar por tu renta.
Si no tenés trabajo, podés acceder a un plan social, con aguinaldo y tarifa social de servicios.
Lo que no queda claro, entonces, es por qué el macrismo se empeña en identificarse con el amarillo. Viendo sus medidas, bien podrían haber mantenido el color azul con el que se identificaba el gobierno anterior.



Dejar respuesta