Mestre promete sostener igual ritmo de obra pública en ‘18

Con un presupuesto de $23.691 millones, el Ejecutivo municipal invertirá $4.600 millones en infraestructura. Para los municipales, se estimó una suba salarial del 15,7%. El impuesto Inmobiliario y Comercio e Industria subirán un 21,9%; el resto de los tributos un 20%.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

mestreEn el discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante, el intendente Ramón Mestre celebraba las mieles del cambio de signo político en el Poder: cinco mil millones de pesos engordarían la obra pública de la ciudad. Las primarias abiertas y las elecciones legislativas encontrarían a los vecinos esquivando frentes abiertos por enérgicos trabajadores.
El desembolso sería histórico y el radical no dudó en realizar la comparación: el volumen de la inversión para doce meses representaba el total de las erogaciones de sus primeros cinco años de gobierno. Los más escépticos, incluso de su mesa chica, aseguraban que Mestre había dado su mejor esfuerzo y que, difícilmente, se volvería a reeditar el “fenómeno”.
El secretario de Economía de la Municipalidad, Hugo Romero, aseguró ayer que se mantendrá el ritmo de inversión de infraestructura urbana de 2017, al menos en términos presupuestarios. En la ordenanza que determina las proyecciones de ingresos y egresos para el año próximo se prevé una inversión de $4.600 millones de un presupuesto total de $23.691 millones.
De ese monto, un 37% representan recursos propios ($1.684 millones); 24% corresponden al resto del crédito internacional tomado el año pasado en dólares ($1.118 millones); y 39% a recursos nacionales y provinciales ($1.798 millones).
Si lo que se plasmó en el papel se cumple, podría asegurarse que Mestre aspira a forjar su identidad de gestión asociada al “cemento”. Entre las obras que se priorizarán se destacan la construcción de tres nuevos parques educativos, la ampliación de los planes de mejoramiento de la infraestructura vial, cloacal y de desagües pluviales; también, la ampliación de mantenimiento de la red de alumbrado público con tecnología Led. La polémica obra (por el desafío y riesgo político asociado) del nudo vial de Plaza España está planificada, asimismo, entre las inversiones de 2018.
El retorno de las utilidades municipales a los vecinos en forma de obras, se enmarca en un contexto de optimismo macroeconómico, comprensible en jurisdicciones aliadas. El Presupuesto municipal toma como referencia principal el instrumento de la Nación y trabajó con una pauta inflacionaria del 15,7%. El crecimiento del gasto se proyectó en este orden y los ingresos en un 19% (3,5 puntos más que en el ejercicio en curso).
La reducción de la presión fiscal para reactivar la economía fue la consigna que guió la confección del paquete económico que ingresó ayer por la tarde al Concejo Deliberante y tomará estado parlamente en la sesión ordinaria de hoy. Como adelantó Alfil, el municipio adherirá a la Ley de Responsabilidad Fiscal de la Nación, pero condiciona el cumplimiento del “pacto” a una redistribución equitativa de los recursos coparticipables.
En la mira se encuentra, por ejemplo, el excedente del Fondo del Conurbano Bonaerense del que los municipio no reciben ni una moneda (en octubre, la Provincia recibió $710 millones). Si se renegocian las reglas vigentes, la ciudad de Córdoba podría recibir el 20% de ese monto.
Como sea, el plan económico municipal pretende mantener su estructura de ingresos propios actualizando el valor nominal de sus principales contribuciones: Inmuebles y Comercio e Industria tendrán un incremento lineal del 21,9% (no se tocarán alícuotas); mientras que Automotores y Servicios, una suba de 20 puntos. El código tributario prevé beneficios para contribuyentes cumplidores. Incluso, este año, se incluye un 30% de las reducciones de las tasas a los jubilados que paguen a término.
“Se espera que el crecimiento de la economía favorezca los ingresos públicos y permita que éstos tengan un incremento más que proporcional de la variación nominal de los precios”, apuntó Romero.

Política de gastos
Cuando de gastos se habla, la referencia obligada es a los obesos sueldos municipales. Para sostener las erogaciones en personal que dependen directamente de la administración central, el Ejecutivo reservó $11.097 millones para 2018. Representa un 15,7% de aumento si se toma como referencia la proyección de gasto total de este año para el rubro: $9.580 millones.
La estimación es más generosa que la de la Provincia (pretende dar 12% de incremento a los estatales), aunque más previsible. Sucede que la Municipalidad aplica, desde junio, un sistema de paritaria automática construida con el promedio de cinco índices de variaciones de precios: los elaborados por Indec, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y San Luis.
A la actualidad, el municipio desembolsa $680 millones mensuales. Representa, según los cálculos de Romero, el 56% de los recursos públicos. Esperan bajar dos dígitos esa incidencia en los próximos 12 meses.
Por otra parte, Higiene Urbana se llevará de los recursos un 15,15% ($3.590 millones), cifra que fija la pretensión oficial en la inminente apertura de ofertas para la licitación de la recolección.
Financiamiento
Romero aseguró que no prevén la salida al mercado internacional para la toma de créditos, aunque si continuará con el programa de letras del tesoro y la administración de fideicomisos.



Dejar respuesta