Gobernadores evalúan “letra chica” a contrarreloj

Los mandatarios provinciales tendrán hoy una intensa jornada de evaluación de la propuesta presidencial. Asistirán los peronistas y el socialista Lifschitz.

Por Marcos Duarte

El gobierno nacional está decidido a agotar todas las instancias de negociación con los gobernadores provinciales. Sin embargo, este ánimo dialoguista tiene fecha de vencimiento.
Antes de fin año, Mauricio Macri quiere aprobar el paquete de reformas que bosquejó en la convocatoria que hizo en el Centro Cultural Néstor Kirchner la semana siguiente a las elecciones parlamentarias.
El viaje que realizó a Estados Unidos con una comitiva integrada por dos gobernadores clave, Juan Schiaretti y Miguel Lifschitz pareció aflojar las posiciones. Apenas llegados, ambos lanzaron señales de optimismo sobre el futuro de las conversaciones.
Además, los representantes de las provincias enroladas en el oficialismo pudieron solucionar los conflictos que generó la primera propuesta que presentara Nicolás Dujovne. Ejemplo de esto fue la marcha atrás con el impuesto al vino, reclamo que encabezara el radical mendocino Alfredo Cornejo.
De todos modos, en el seno de la liga ampliada que congrega a los mandatarios provinciales opositores hay posiciones diversas. Algunos han logrado mantener negociaciones bilaterales con el gobierno y pulir la propuesta (o conseguir compensaciones) en los puntos que los afectaban. Ejemplo de este grupo es la fueguina Roxana Bertone que consiguió un entendimiento concreto para las empresas radicadas en su provincia.
Dentro del entramado de líderes provinciales existe un polo que reúne a quienes se oponen de plano a un pacto con el gobierno de Cambiemos. La santacruceña Alicia Kirchner y el puntano Alberto Rodríguez Saa representan al sector más duro. El pampeano Carlos Verna, si bien no se enrola en el kirchnerismo, se encuentra duramente enfrentado al oficialismo nacional.
El grupo de gobernadores peronistas que pretenden depurar las bancadas nacionales de todo vestigio de kirchnerismo está encabezado por “Los Juanes”. El cordobés Juan Schiaretti y el tucumano Juan Manzur son quienes lideran el espacio y mantienen conversaciones permanentes con los operadores del ejecutivo.
La semana pasada, fueron recibidos en privado por el ministro del interior Rogelio Frigerio y el titular de la cartera económica NicolasDujovne antes de la cumbre que el presidente mantuvo con el pleno de los mandatarios provinciales.
En el día de hoy, tratarán de acercar posiciones con el gobierno nacional analizando la letra chica de la propuesta a contra reloj. La jornada será intensa y está prevista una instancia “técnica” donde asistirán los ministros de economía provinciales o sus equivalentes.
Los enviados de los gobernadores plantearán en concreto el impacto que tiene el proyecto del oficialismo en las finanzas provinciales. Existen dudas sobre la ecuación resultante reducción de los tributos que cobran los distritos (exigida por el gobierno nacional) y las “compensaciones” que están planteadas para morigerar el efecto de esta restricción. Algunos piden más tiempo de análisis.
Luego, tendrá lugar la cumbre de carácter propiamente político. Los mandatarios provinciales opositores (peronistas, provinciales y el socialista Lifschitz) intentarán arribar a una posición común horas antes de su encuentro con el presidente Mauricio Macri. El temor de un buen número de miembros de este grupo es la exigencia gubernamental de desistir de todos los juicos que los distritos tienen en contra del estado nacional.
Algunos interpretan que cumplir con esta demanda los dejaría en situación de desamparo y no tendrían otra salida, de aquí en más, que obedecer los mandatos del ejecutivo. Además, creen que el fondo que recibiría María Eugenia Vidal a cambio de retroceder con el reclamo sobre el denominado Fondo del Conurbano la fortalecería demasiado desnivelando la relación de fuerza.
Naturalmente, los números finos de cada jurisdicción y los intereses políticos de cada sector se entremezclan en la conversación. Algunos exageran que el resultado de esta negociación determina el futuro de varios de quienes se sentarán a la mesa.