Feria: la “corpo” judicial no quiere debatir

Todavía no se sabe si el sistema de vacaciones se modificará ni, en su caso, cuáles serán las alteraciones, pero hoy los federales cordobeses abandonarán tareas y los provinciales harán asambleas.

judicialEn enero, cuando el ministro Germán Garavano anunció posibles cambios en la feria del Poder Judicial, entre otros partidarios de la medida figuró la Asociación por los Derechos Civiles (ADC).
El grupo manifestó que el receso de 45 días al año es irrazonable y que carece de sustento legal. Además, opinó que “es una forma de denegación de Justicia”.
Torcuato Sozio, titular de la ADC, vaticinó que la propuesta generaría polémica. “La corporación judicial, integrada por jueces, empleados y abogados, va a a resistirse”, disparó. Y no se equivocó.
Aunque todavía no se sabe si el sistema de vacaciones se modificará ni, en su caso, cuáles serán las alteraciones, la Unión de Empleados de la Justicia Nacional (UEJN), encabezada por Julio Piumato, paran hoy y se movilizará hasta la Plaza de Mayo.
En Córdoba, los federales abandonarán sus tareas y los provinciales harán asambleas.
Aunque la polémica ya estaba instalada, luego de que Mauricio Macri confirmara que su Administración impulsará reformas enmarcadas en el “plan de consensos básicos” que presentó en el Centro Cultural Kirchner (CCK), hace dos semanas, la controversia se profundizó.
Durante su exposición, al tratar el eje denominado “la República y la calidad institucional”, el mandatario estimó que el régimen de licencias de la Justicia es “muy generoso”.
Horas después, el gremio local reaccionó con vehemencia, tal como lo hizo cuando Garavano hablo por primera vez del asunto, y lanzó un comunicado en el cual interpretó los conceptos de Macri como la puesta en marcha de un ajuste. “Una Justicia ágil y moderna no se logra recortando derechos adquiridos”, alegó la entidad.
A pesar de la resistencia de la “corpo” judicial, la Corte tomó nota de los reclamos de Macri y le encomendó al secretario Cristian Abritta que elabore un proyecto de modificación del reglamento de la Justicia, con el fin de tener un borrador antes de fin de año.
La iniciativa incluye suprimir de la feria de julio, reprogramar el comienzo y el fin de la de verano, extender la jornada y limitar licencias especiales y faltas por razones particulares.
Al parecer, si bien hay posturas encontradas, el proceso de reforma está en marcha.
En general, los jueces estarían de acuerdo con que se amplié el horario de atención en los tribunales, aunque rechazan quedarse sin vacaciones de invierno. En la misma sintonía se pronunció el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.
Los argumentos para encarar una reforma se centran en la necesidad de evaluar qué medidas son conducentes para que el trabajo en la Justicia no se paralice 45 días al año, partiendo de la premisa de que un plazo tan extenso perjudica a los ciudadanos.
Además, hay acuerdo entre los expertos en la materia en cuanto a que es hora de dar una discusión sobre un tópico que, en última instancia, se puso válidamente a consideración de la sociedad.
La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) ya declaró que lo ideal sería generar licencias para que el sistema funcione todo el año y la ADC manifestó que llegó el momento de que el propio Poder Judicial se cuestione.
Por su parte, Joaquín Pedro Da Rocha, ex miembro del Consejo de la Magistratura y actual presidente de la Fundación de Estudios Para la Justicia (Fundejus), se expresó en sentido similar. Dijo que la Justicia es un servicio que “no puede interrumpirse durante 45 días”, resaltando que “a nadie se le ocurriría cerrar un hospital durante un mes”.
En tanto, en Buenos Aires, el diputado provincial marplatense Guillermo Castello (Cambiemos), le dio nuevo impulso a su proyecto de ley para suprimir la feria, en el entendimiento de que limita el derecho constitucional de acceso a la Justicia. “Los tiempos muertos del sistema son incompatibles con un servicio público ágil y eficaz que responda a la necesidad social de resolución de conflictos”, sostuvo.

“Derechos adquiridos”

Aunque los gremios argumentan que la feria es uno de los “derechos adquiridos” de los trabajadores, el planteo es discutible, ya que se instauró en beneficio de los litigantes, en otra época, para que tuvieran tiempo para poner en orden sus papeles, y no en favor de los dependientes de la Justicia.



Dejar respuesta