Avance de Carro quiebra “Plenario” de tribus K

Las organizaciones afines al diputado electo convocan a la militancia el 25 de noviembre, en la sede de Adiuc. Los disidentes tendrán su próximo mitin el 20 de noviembre.

carro“Lo bueno dura poco” dice el proverbio popular, que por estas horas debe retumbar en las cabezas de los principales dirigentes del kirchnerismo cordobés.
Con sendas convocatorias a las organizaciones y la militancia, se selló lo que sería un nuevo desbande de las tribus K cordobesas, a días de cumplirse el primer aniversario de la conformación del “plenario de la militancia nacional y popular de Córdoba”.
El acceso a una banca en Diputados, tras haber obtenido el 10 por ciento de los votos, envalentonó al gremialista Pablo Carro y sus adláteres para intentar hacerse con la jefatura de la confluencia de organizaciones K.
En paralelo, referentes territoriales de la Capital y el interior se organizan para resistir el embate, apañados por algunos de los dirigentes “históricos” del espacio, a la vez que reclaman conservar la horizontalidad del Plenario.
Mientras los primeros promueven la realización del 5° Plenario el próximo 25 de noviembre en la sede de Adiuc, el segundo sector desconoce la convocatoria y llama a una reunión para el 20 de noviembre.
A sólo tres semanas de los comicios generales, las tribus K parecen ya estar dispuestas a licuar el capital político acumulado, como consecuencia de las disputas dirigenciales

¿Unidos y organizados?
A diferencia de otros distritos provinciales, el justicialismo cordobés nunca se involucró de lleno en el armado kirchnerista, impidiendo que espacio armara su estructura alrededor de la del PJ Esta situación condenó al “movimiento nacional y popular” a existir como una comunidad de tribus autónomas, que cada dos años intentaban ordenarse para enfrentar juntas los comicios de los distintos niveles.
Cuando la Casa Rosada, con Cristina Fernández de Kirchner en el poder, explicitaba sus preferencias para el distrito Córdoba, las distintas organizaciones se alineaban detrás del ungido. Esto sucedió con la candidatura a diputada de Carolina Scotto en 2013, y cuando Eduardo Accastello apostó por la Gobernación en 2015.
Sin embargo, cuando la dirigencia nacional se desentendía, las organizaciones K cordobesas encontraban difícil lograr una síntesis. En 2011, por caso, las candidaturas kirchneristas a la Gobernación se multiplicaron, incluyendo a dirigentes como Miguel Rumie Vittar (Partido Intransigente) y Eduardo González Olguín (Frente Unidad Popular y Humanista).
Este año, a pesar de la despreocupación de la conducción nacional, el kirchnerismo logró sintetizarse en Córdoba a través del Frente Córdoba Ciudadana. Intensas negociaciones dieron a luz una lista encabezada por Carro y conformada por muchos dirigentes de bajo conocimiento público.
Conseguir el 10 por ciento de los sufragios superó las expectativas del kirchnerismo. Las condiciones adversas y el “abandono” de los dirigentes nacionales hicieron que Carro y los referentes que lo impulsaban desde el primer momento se sientan ahora capaces de aglutinar al kirchnerismo para trabajar coordinadamente de cara a los comicios del 2019.
Esta ambición ha generado tensiones que se expresan en pequeñas disputas de poder que van apareciendo día a día. La semana pasada, la renovación de autoridades partidarias de Nuevo Encuentro provocó acusaciones de la juventud y de una línea interna (cercanos a Carro) contra el sector que lidera el exviceintendente Carlos Vicente.
Ahora, las tensiones se extendieron al “plenario de la militancia nacional y popular”, que aglutinó a dirigentes y organizaciones desde fines del año pasado, cuando acceder al Congreso parecía una odisea.
Carro pretendía que su nuevo liderazgo fuese legitimado por dicho espacio, pero la mesa de coordinación se ha quebrado en dos. El sector que acompaña al diputado electo convoca a la quinta edición del plenario el 25 de noviembre en la sede de Adiuc. Previamente, este viernes se convocó a las organizaciones participantes en la sede de UEPC para “para definir aspectos organizativos, metodológicos y de contenido” del encuentro.
El sector disidente desconoce esas dos convocatorias, y así lo expresaron sus miembros en un encuentro el sábado pasado. Este grupo convoca a una reunión el 20 de noviembre para decidir los pasos a seguir.
Ambos grupos comenzarán ahora una carrera por conseguir la mayor cantidad de adhesiones por parte de organizaciones y referentes, para intentar así ganar una suficiente legitimidad que les permita prevalecer sobre el otro grupo.



Dejar respuesta