Para UPC, acuerdo con Nación es una victoria política

Según los principales dirigentes del oficialismo cordobés, el gobierno nacional receptó las demandas que se hicieron en la campaña.

Por Marcos Duarte

upc-nacionHay pocas cosas más difíciles de capitalizar políticamente en nuestro país que una negociación entre adversarios. En la previa a la cumbre entre el gobierno nacional y los mandatarios provinciales, el peronismo ensaya un discurso que intenta poner en valor sus planteos de campaña.
Entre los gobernadores de todos los signos políticos hay una sola certeza sobre la etapa que viene: el entendimiento con el ejecutivo nacional es una necesidad imprescindible. Solo un par de ellos se mantienen distantes de las conversaciones que vienen teniendo lugar. Alicia Kirchner y Alberto Rodríguez Saa son los únicos que no avalaron explícitamente la convocatoria presidencial.
Para la mayoría, la constitución de una mesa Nación-provincias formaba parte de las demandas que expusieron durante la campaña electoral. El avance de la demanda que María Eugenia Vidal mantiene ante la Corte Suprema de la Nación en relación al denominado fondo del conurbano bonaerense intensificó el reclamo de una “solución política” del reparto de recursos.
Finalmente, esta instancia de diálogo fue impulsada por el propio Mauricio Macri. Como en toda negociación, las partes deberán ceder un porcentaje de sus posiciones a fin de alcanzar una fórmula que resulte conveniente a todos.
Juan Schiaretti fue uno de los primeros mandatarios enrolados en la oposición que planteó la necesidad de acuerdos políticos. Es el autor de la teoría del intercambio de gobernabilidad por la cual el peronismo del interior del país debe colaborar legislativamente con el oficialismo nacional a cambio de un replanteo de la distribución de recursos que, desde hace tiempo, favorece al área metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires.
“Planteamos nuestra decisión de garantizar a rajatabla la gobernabilidad en el país, que tiene que ser de ida y vuelta: la gobernabilidad también en las provincias. Planteamos, además, la necesidad de reorganizarnos, y los gobernadores vamos a ser actores centrales, bajo los preceptos de un peronismo democrático, republicano” afirmaba Schiaretti previo a las elecciones legislativas.
Esta idea de la “gobernabilidad de ida y vuelta”, como la definió el mandatario provincial, estuvo presente durante la campaña electoral de Unión por Córdoba. El amplio triunfo de Cambiemos a nivel local dejó en estado de shock al justicialismo local.
Ante esto, y el liderazgo que ejerce Schiaretti entre los gobernadores opositores en la negociación con la nación, es que se hacía imprescindible una lectura política que contenga al oficialismo provincial.
En los últimos días, fue el propio gobernador quien analizó que los términos iniciales del acuerdo entre el gobierno nacional y las administraciones provinciales incluyen la mayoría de los planteos que sostuvo Unión por Córdoba en la última campaña electoral.
Según sus palabras, los recursos que reclama judicialmente la gobernadora de la provincia de Buenos Aires no saldrán de las arcas provinciales. “El Fondo del Conurbano no surge de los fondos de otras provincias, sino que se hace cargo la Nación, tal cual lo venimos planteando desde Córdoba hace ya un tiempo” afirmó.
Además, el pliego que presentó Mauricio Macri en la primera reunión que mantuvo con los mandatarios provinciales integra uno de los principales reproches que venían sosteniendo estos últimos. “El presidente dejó en claro que a fines del 2019 se terminan los subsidios que hoy tienen Capital Federal y el Conurbano bonaerense”, relató Schiaretti.
El legislador Carlos Gutiérrez, líder de la bancada provincial de Unión por Córdoba, secundó al gobernador en la misma línea. “Hay una conformidad porque en definitiva se han tomado las propuestas de los cordobeses respecto de los recursos. Córdoba había planteado que era necesario poner todo sobre la mesa”, afirmó el riocuartense sobre la marcha de las conversaciones a nivel nacional.
Evidentemente, este relato político tiene como objetivo legitimar una negociación que siempre fue considerada indispensable. Pero además, busca abroquelar al peronismo cordobés en vista a lo que consideran el verdadero “partido por los puntos”: la pelea por la gobernación en el 2019.



Dejar respuesta