Mestre sintoniza con reforma fiscal de Macri

Junto con el Presupuesto y el paquete económico para el 2018, el Ejecutivo municipal girará al Concejo Deliberante el proyecto de adhesión a Ley de Responsabilidad Fiscal y Buenas Prácticas que promueve el Gobierno nacional.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Inteligencia práctica: capacidad de decodificar contextos y utilizar el conocimiento para determinar la mejor manera de lograr objetivos concretos. El intendente Ramón Mestre ya colectó pruebas suficientes para comprender que las demostraciones de fuerza bloquean la capacidad de los hombres “amarillos” de distinguir entre aliados o enemigos.
A la constatación siguió la orden de quitar la carteleria que anticipaba su próxima jugada política, la oficialización de delegados del Comité Nacional de la UCR como pedía Mario Negri y la reanudación de las giras por influyentes despachos porteños, tan habituales en momentos donde la bonanza institucional que se vivió desde el 10 de diciembre de 2015 no era alcanzada por la cocina de la lista de candidatos a diputados de Cambiemos.
Si bien no fue recibido por la mano derecha del Presidente, Marcos Peña, como se había anunciado, el intendente cordobés mantuvo contactos con los ministros Germán Garavano (Justicia) y Guillermo Dietrich (Transporte), también con el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui. El objetivo general fue resolver las dudas por el paquete de reformas y el esquema de subsidios para servicios públicos, entre ellos el transporte. Junto a su par santafesino, José Corral, expresaron “en vivo” que trabajarán para profundizar el cambio. Al otro día, Mestre fue escoltado por el ministro de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein, quien viajó espacialmente para la inauguración de un nuevo centro de salud municipal, situado en barrio Cárcano.
A esta altura, podría asegurarse que la etapa de coqueteos continuará. La templanza parece ganarle a la efervescencia que vivieron los socios de Cambiemos, tras el aplastante triunfo la jornada del 22 de octubre.
Este miércoles, se agregará otro capítulo.
El Ejecutivo municipal enviará al Concejo Deliberante el Presupuesto 2018, el Código Tributario y la Ordenanza Tarifaria Anual. Anexará la adhesión formal de la Municipalidad de Córdoba a la modificación de la legislación que pretende limitar los excesos en el gasto público, en especial en los rubros “personal” y “gastos corrientes”.
La Secretaría de Economía está terminando de pulir el paquete económico, razón que explicaría la reserva del monto total calculado o las subas impositivas, por citar los datos más sobresalientes. “Se está evaluando que impacto va a tener sobre los recursos municipales las reformas planteadas a nivel nacional”, explicaron desde la cartera comandada por Hugo Romero.
“De todas formas, y en sintonía con la política del Gobierno Nacional, el municipio adherirá a la Ley de Responsabilidad Fiscal, con el fin de seguir profundizando la transparencia en la información pública y, sobre todo, para continuar con el trabajo permanente en la utilización de los recursos”, completaron desde la Secretaría de Modernización a cargo de Marcelo Cossar.

Guiño político
La adhesión de los municipios a la Ley de Responsabilidad Fiscal y Buenas Prácticas de Gobierno es voluntaria, situación que muestra un claro guiño político hacia los promotores de la marca Cambiemos. Esperan que el gesto sea bien valorado.
Sucede que implicará esfuerzos adicionales al Estado municipal porque el proyecto de ley que se discutirá en el Congreso establece para las provincias adherentes que los niveles de gasto no deberán superar la inflación. El municipio trabajó con una previsión inflacionaria del 13%, en sintonía con la expectativa del Banco Central, que prevén un objetivo del 10% con un desvío hacia arriba o hacia abajo de 2%.
También, se impone que la variación de la plantilla de empleados públicos permanecerá ligada al crecimiento vegetativo de la población y las jurisdicciones tendrán que mantener constante el gasto primario en términos reales y el gasto total en el caso de las deficitarias.
Desde estas páginas se señaló que la Secretaría General del municipio pretende trabajar con un promedio de 3.500 expedientes menos el año próximo, producto de vacantes generadas por jubilaciones y la depuración de los interinatos en la administración pública. En otras palabras, se desprende que el Presupuesto 2018 no contendrá un aumento de la planta de personal.



Dejar respuesta