Massa busca recomponer el Frente Renovador y mira a UPC

Después del golpe electoral, el líder del Frente Renovador dibuja una estrategia de reconfiguración nacional. En Córdoba, sus dirigentes trabajan en el rearmado del espacio, cerca del peronismo provincial.

Por Yanina Soria
[email protected]

massa
Otros tiempos. El 2015 encontraba a Sergio Massa y a José Manuel de la Sota trabajando en el mismo espacio.

Devaluado. Así quedó políticamente el líder del Frente Renovador (FR) Sergio Massa tras los comicios legislativos de octubre donde no pudo terciar en la puja macrismo vs. cristinismo que copó la parada nacional.
El tigrense perdió capital y quedó fuera del Congreso ya que el tercer lugar en el que se ubicó le impide desembarcar en diciembre próximo en el Senado nacional. En las generales descendió la marca obtenida en las PASO; 1País no logró retener los 15 puntos en provincia de Buenos Aires y la sociedad Massa- Margarita Stolbizer debió conformarse con un 11,3%.
Ese es el preámbulo del capítulo que se abre ahora en Córdoba. Fuera del escenario del poder legislativo y con un protagonismo que, por ahora, no aparece dentro del rearmado del PJ nacional, el ex intendente se ve obligado a diagramar una nueva estrategia que le permita reconfigurar su espacio para seguir en carrera rumbo al 2019.
El ex presidenciable se entusiasma con la idea de recuperar sus chaces electorales, se jacta de no tener procesos judiciales y de contar con un sólido equipo. Ata esa expectativa a lo que pueda suceder con el justicialismo nacional y a construir poder con lo que le queda de representación en el recinto deliberativo nacional.
Y en ese mapa de restructuración del Frente Renovador en todo el país, la provincia mediterránea aparece marcada con resaltador. El massimo mira nuevamente a Córdoba y se propone recomponer un sector que, producto de acuerdos tejidos con el ex gobernador José Manuel de la Sota, había quedado inactivo territorialmente y que fue perdiendo tonicidad.
Recuerdan desde el Frente que parte del pacto nacional trabado entre los dos dirigentes peronistas años atrás fue que los representantes locales del líder renovador no moverían las piezas en Córdoba. De hecho, señalan que la alianza nacional 1Pais con la progresista Stolbizer no pudo ser replicada localmente en esta última instancia electoral porque en Córdoba el GEN fue muy crítico del oficialismo siendo que los massistas reconocen muchas coincidencias políticas con Unión por Córdoba. Aún estando al frente Juan Schiaretti quien públicamente sembró diferencias con Massa.
Lo cierto es que el fin de semana la ciudad de Córdoba fue sede de un encuentro de dirigentes locales y de otras provincias que confluyeron con el propósito de comenzar a dar las primeras señales de subsistencia política. Mientras se sigue con atención lo que suceda en Buenos Aires, la idea es fortalecer las relaciones en los distritos del interior. Ese es el mandato del tigrense.
En Córdoba, el hombre de Massa sigue siendo el ruralista Carlos Garetto quien, junto a otros dirigentes, tienen asignado el trabajo de rearmar el espacio. Pese a su ADN radical, el ex presidente de Coninagro dice mantener una buena relación con De la Sota y su pareja, la diputada Adriana Nazario.
En los planes de consolidación del FR, figura el acercamiento al peronismo provincial y la puerta de ingreso sería el delasotismo con el que los masisstas cordobeses aseguran conservar un excelente diálogo.
En su lectura, el `19 debe encontrar a todas las vertientes peronistas jugando del mismo lado si es que la voluntad política es retener el poderío provincial. Creen además que el año próximo De la Sota volverá de lleno a la arena política dispuesto a jugar fuerte, sobre todo teniendo en cuenta el avance a paso firme de la mancha amarilla en territorio cordobés.
El massismo se propone ser receptor del voto peronista desencantado que no acompañaría la propuesta de Cambiemos y comenzar a recuperar tonicidad buscando nuevos aliados provinciales.