Municipio revisa 700 contratos para otra tanda de pases

La última tanda de efectivizaciones se complementa con la regularización de las jefaturas a través de la eliminación de los interinatos. También, con intimaciones a agentes en condiciones de jubilarse.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El presidente Mauricio Macri brindó ejemplos de la desmesurada suba del empleo en el sector público. Calificó de “estafa” y de “vergüenza” que existan “recovecos” en donde funcionarios “logran ubicar a amigos, parientes y militantes de sus agrupaciones”. Se impone, para los socios de Cambiemos con responsabilidades ejecutivas, la consigna de la austeridad y mesura en el manejo de los recursos del Estados.
En ese marco, debe comprenderse los esfuerzos que realizan desde la Secretaria General de la Municipalidad de Córdoba para no aumentar los cargos en el Presupuesto que será girado al Concejo Deliberante el miércoles 15.
El intendente Ramón Mestre asegura que fue el único titular del Palacio 6 de Julio, de la última década, en bajar el número de empleados públicos. Cierto es que las privatizaciones del transporte y la recolección de residuos equilibraron ecuaciones.
Los dos últimos años de gestión radical deberán ser sinónimo de moderación. Mestre deberá entregar la Municipalidad “ordenada”, como prometió. Y un pilar fundamental de ese concepto refiere inevitablemente a la populosa planta municipal, que insume 6 de cada 10 pesos que ingresan a las arcas públicas, según la estadística oficial.
Es por esto que existe un trabajo puntilloso de revisión de contratos. El objetivo se presenta con alto grado de exigencia: el Ejecutivo municipal pretende manejar un promedio de 3.500 expedientes menos en el área de Recursos Humanos.
La alarma se encendió en el Suoem, sensibilizado por la etapa de transición que se abrió con el fin de la carrera sindical de su histórico referente, Rubén Daniele, y el triunfo electoral de su sucesora, Beatriz Biolatto. Varios delegados se hicieron eco de las versiones que apuntaban a la caída de no menos de un millar de contratos.
Desde el municipio llevan tranquilidad y niegan la versión. Anticipan que están en revisión cerca de 700 contratos (la mayoría de ellos artículo 8) para terminar con el proceso de pase a planta. Integrarán la planta permanente sólo aquellos que cumplan con los requisitos que emanan de las ordenanzas.
Cabe recordar que, hace dos años atrás, el intendente Mestre y Daniele negociaron las efectivizaciones sólo si los agentes públicos se sometían al proceso de concursos. El paladín de los municipales, luego de militar la negativa con asambleas, invitó a sus patrocinados a rendir examen.
Desde la firma tácita del trato, la gestión radical regularizó la situación laboral de 2.300 empleados, la mayoría de ellos miembros de la planta transitoria, limbo administrativo que los dota de iguales beneficios que el agente con estabilidad.
Con la tanda final, actualmente en estudio en la cartera que comenda Daniel Arzani, terminaría la histórica discusión entre gremio e intendente de turno por los empleados que ingresaron con la venia de las partes. El paquete de empleados quedará cerrado, limitando las posibilidades futuras de diseccionar los números del staff de personal para matizar el impacto del crecimiento del empleo público.
La última tanda de efectivizaciones se complementa con la regularización de las jefaturas en las reparticiones, con la eliminación de los interinatos. También con las intimaciones correspondientes a trabajadores que hayan cumplido los requisitos para tramitar su jubilación y liberar el cargo.



Dejar respuesta